Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando el 40º aniversario de la masacre de Sabra Shatila, Ellen Siegel y Swee Ang

Una mujer palestina y su hija sostienen pancartas en una protesta que marca el 48º aniversario de la masacre de Sabra y Shatila en 1982, en la ciudad de Gaza el 16 de septiembre de 2014. La masacre de Sabra y Shatila fue la matanza de entre 762 y 3.500 civiles, en su mayoría palestinos y chiítas libaneses, a manos del Partido Kataeb, una milicia cristiana libanesa, en el barrio de Sabra y el campo de refugiados adyacente de Shatila en Beirut, Líbano. El 15 de septiembre, 63 palestinos fueron identificados individualmente y asesinados por una unidad israelí llamada Sayeret Matkal, y el 18 de septiembre de 1982 una masacre más generalizada fue llevada a cabo por una milicia cristiana libanesa falangista. Foto de Mohammed Talatene

Hace cuarenta años, durante la semana del 12 de septiembre, estábamos trabajando en un centro de la Media Luna Roja Palestina, el Hospital de Gaza, en el campo de Sabra Shatila, en el oeste de Beirut. Como trabajadores sanitarios, intentábamos curar las heridas y reparar los cuerpos mutilados y destruidos de los heridos por la invasión israelí del Líbano en junio de 1982. Habíamos estado trabajando allí tras la evacuación de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), con la mediación del enviado estadounidense a Oriente Medio, Philip Habib. Para el acuerdo de evacuación fue crucial la protección de los civiles que quedaron tras la evacuación de la OLP, y el compromiso de Israel de no invadir y ocupar Beirut. Con la garantía de protección de la fuerza multinacional de mantenimiento de la paz, miles de civiles desplazados víctimas de la guerra regresan a Sabra Shatila para reconstruir sus hogares y sus vidas.

Sin que estas personas, que regresaron con la esperanza de recoger y arreglar sus vidas destrozadas, la fuerza multinacional de mantenimiento de la paz abandonó el oeste de Beirut el 11 de septiembre de 1982. En la noche del 14 de septiembre de 1982, nos enteramos de que el presidente electo del Líbano había sido asesinado. Al amanecer del día siguiente, 15 de septiembre, oímos aviones que volaban a baja altura en Beirut. Al cabo de unas horas, se oyó el sonido de la artillería pesada y de las ametralladoras. Continuó todo el día y pronto la periferia del campo fue atacada sin descanso. Fuimos a un piso superior del hospital donde vimos cómo se disparaban bengalas militares que iluminaban zonas del campo seguidas de disparos. A medida que pasaban las horas, recibíamos y atendíamos de forma hecatombe a los miles de residentes de los campamentos que huían hacia nosotros o que eran llevados al hospital en busca de atención médica de urgencia, seguridad y protección. El hospital se quedó sin comida, agua, medicamentos y sangre para los heridos.

LEER: Un experto en antisemitismo dice que los progresistas "tienen derecho a excluir a los sionistas"

El sábado 18 de septiembre, junto con los demás voluntarios sanitarios internacionales, los falangistas (milicia cristiana libanesa que trabaja bajo control israelí) nos ordenaron reunirnos en la parte delantera del hospital. Nos hicieron marchar, a punta de ametralladora, por la calle Sabra, la calle principal del campo, pasando entre cadáveres, cientos de mujeres y niños de los campos alineados y retenidos a punta de pistola por los soldados. Oímos el parloteo de la comunicación continua de los walkie-talkies de las milicias. Finalmente, nos entregaron al puesto de mando avanzado de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), donde los soldados israelíes observaban los campamentos con prismáticos. Los vehículos de las FDI nos sacaron de la zona.

El Dr. Swee Ang, cofundador de Medical Aid for Palestine, habla en la Palestine Expo 2019 el 7 de julio de 2019 en Londres, Reino Unido [Monitor de Oriente].

Desde allí, Ellen se dirigió a la embajada estadounidense para informar de lo que había visto y oído durante los días anteriores. Swee se dirigió al Hotel Commodore para informar a los numerosos periodistas allí apostados de lo ocurrido en el campo. En los días siguientes nos enteramos de que miles de personas indefensas y desarmadas habían sido masacradas, mientras luchábamos por salvar a los supervivientes que habían sido llevados a nuestro hospital para recibir tratamiento.

Al cabo de unas semanas, el Hospital Gaza volvió a abrir sus puertas. Volvimos al Hospital de Gaza para ejercer fielmente nuestra profesión con los que sobrevivieron, los que quedaron. Nos enteramos de que se iba a crear en Jerusalén una comisión de investigación israelí sobre la masacre. Pedimos ir a Jerusalén para dar testimonio, para testificar, para hablar por los que no podían hacerlo.

Pedimos justicia en la Comisión de Investigación israelí. Pero sabemos que hay que devolver a los palestinos una justicia universal mayor que la de la Comisión de Investigación. El objetivo de la Comisión era únicamente investigar la conducta del ejército israelí en la masacre del campo. Pero incluso esa justicia ha sido negada. Han pasado 40 años, y muchas generaciones después, los dolorosos recuerdos permanecen. Las investigaciones, los intereses y las preguntas continúan. Recientemente, Israel afirmó que los archivos relativos a las comunicaciones entre la milicia cristiana a la que culparon de la masacre, las autoridades libanesas e Israel se han perdido. Todavía hay mucho que aprender, más información que debe salir a la luz. Hay que responsabilizar directamente a Israel de esta atrocidad. El papel y la culpabilidad de Estados Unidos aún no han sido examinados en su totalidad. El hecho de no permitir que se escuchen las voces de las víctimas supervivientes de la masacre y de impedir que se realicen investigaciones justas sigue obstruyendo la búsqueda de justicia.

A los sobrevivientes, queremos que sepan que nunca los olvidaremos, a la masacre, a sus seres queridos, a sus mártires. Guardamos en nuestros corazones el recuerdo de vuestra tierra, de vuestros olivos y naranjos, de las llaves que aún tenéis de vuestros hogares en Palestina.

Os queremos,

Dr. Swee Ang, cirujano ortopédico del Hospital de Gaza

Enfermera Ellen Siegel, en el Hospital de Gaza

Septiembre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines