Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El puente de Londres ha caído

Vista general de un hombre paseando a un perro en el Puente de Londres el 24 de marzo de 2020 en Londres, Inglaterra. [Kate Green - Agencia Anadolu]

El código oficial y secreto para poner en marcha el plan de actos tras la muerte de la reina Isabel II era "El puente de Londres está caído". Esta era la señal para que la "Operación Unicornio" entrara en acción, lo que ha ocurrido desde que se anunció la muerte de la monarca el pasado jueves.

El plan abarcaba desde los anuncios de su muerte hasta su funeral y más allá. Había que preservar la imagen del reino a toda costa y seguir el protocolo real. Las banderas se bajaron a media asta en los edificios públicos; las campanas de las iglesias repicaron y se dispararon salvas de artillería en las capitales de los cuatro países constituyentes del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Los servicios normales de televisión y radio quedaron aparcados mientras se emitían hora tras hora programas y debates sobre la difunta Reina y su vida, familia, etc.

Tras la muerte de su madre, el Príncipe de Gales se convirtió inmediatamente en el Rey Carlos III: la Reina ha muerto; ¡viva el Rey! Siguieron proclamaciones y ceremonias formales, algunas de ellas vistas por primera vez en televisión. El Rey Carlos se dirigió a la nación, a la Commonwealth y al mundo, y prometió seguir los pasos de su madre y servir al pueblo del Reino Unido durante el resto de la vida que Dios le conceda. Dijo que hará todo lo posible por ser el ejemplo inspirador que fue su madre y por adherirse a los principios constitucionales del Reino Unido.

LEER: Muere la reina Isabel II a los 96 años

La reina Isabel II gobernó durante 70 años, lo que la convierte en la monarca que más tiempo ha reinado en la historia de Gran Bretaña. Superó el reinado de su tatarabuela, la reina Victoria, anterior poseedora del récord con 63 años en el trono.

La princesa Isabel no nació para ser reina. Su padre era el segundo hijo del rey Jorge V, y su hermano mayor se convirtió en el rey Eduardo VIII. Sin embargo, el amor del rey por una divorciada estadounidense no gustó al establishment británico y se consideró que ella no era apta para ser la consorte del monarca. Cuando Eduardo abdicó en 1936, su hermano menor se convirtió en el rey Jorge VI y la princesa Isabel se encontró con que era la heredera del trono y, en 1952, cuando su padre murió de cáncer, se convirtió en la reina Isabel II.

A lo largo de su reinado fue testigo de muchos acontecimientos importantes, no todos ellos con connotaciones y consecuencias positivas. Los gobiernos que actuaron en su nombre lanzaron la invasión de Egipto con la Guerra de Suez en 1956, por ejemplo, cuando Anthony Eden era primer ministro; la guerra de Irak en 2003, durante el mandato de Tony Blair; y la Guerra de las Malvinas en 1982, durante la era de la Dama de Hierro, Margaret Thatcher, en el 10 de Downing Street. El largo conflicto con los republicanos irlandeses en Irlanda del Norte - "The Troubles"- terminó con el Acuerdo de Viernes Santo de 1998.

Ahora se plantea si la difunta reina Isabel fue responsable de esas guerras y de los desastres que crearon. Como jefa de las Fuerzas Armadas británicas, ¿podría haber impedido que se involucraran?

LEER: Trabajadores de Google y Amazon protestan por un contrato multimillonario con Israel

La respuesta corta es no. El Reino Unido tiene una monarquía constitucional, lo que significa que el papel del monarca es puramente ceremonial y simbólico. Aunque el monarca puede, en teoría, negarse a firmar la legislación promulgada en su nombre, eso nunca ha ocurrido; si lo hiciera, el Parlamento puede anular la decisión en cualquier caso. La firma del monarca es una mera formalidad. Lo mismo ocurre en las dieciséis antiguas colonias británicas en las que el rey o la reina del Reino Unido es el jefe de Estado.

Este ha sido el caso en Gran Bretaña desde la Guerra Civil inglesa durante la cual el rey Carlos I fue ejecutado. Se le acusó de ser un tirano y de ostentar un poder absoluto y de despreciar los derechos y libertades del pueblo. Desde entonces, la monarquía ha estado efectivamente bajo el control del Parlamento de Westminster. El llamado "discurso de la Reina" (ahora será el discurso del Rey, por supuesto) en la apertura del parlamento es escrito por el gobierno, pero pronunciado por el monarca, que no tiene derecho a voto. Además, está mal visto que el monarca se "inmiscuya" en la política dando a conocer sus opiniones personales sobre cualquier tema del día.

Por ello, el rey Carlos ha subrayado que se ceñirá a los principios vigentes que rigen lo que el monarca puede o no puede hacer. Será interesante ver cómo se enfrenta a esto, ya que es conocido por hacer declaraciones públicas sobre, por ejemplo, el cambio climático, y otros temas, incluyendo la islamofobia. En algunos casos, sus opiniones han entrado en conflicto con las del gobierno de turno.

Esto no será posible ahora, y parece ser uno de los retos a los que se enfrentará como rey. Puede que llegue a echar de menos los "buenos tiempos", cuando era Príncipe de Gales y heredero del trono, y podía expresar sus opiniones con relativa libertad. Es posible que nunca conozcamos su opinión sobre los grandes temas que nos afectan a todos. Es un pensamiento interesante en un país que dice apoyar la democracia y la libertad de expresión.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioReino UnidoSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines