Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La necesidad de Estados Unidos de reforzar la AP es un indicio de la fuerza de la resistencia palestina

El presidente de EE.UU. Joe Biden (izq.) y el presidente palestino Mahmoud Abbas en Belén, Cisjordania, el 15 de julio de 2022 [Presidencia Palestina/Agencia Anadolu].

La preocupación de Estados Unidos por la posibilidad de que la Autoridad Palestina pierda el control de la Cisjordania ocupada por Israel ha resurgido, en un momento en el que Mahmud Abbas se mantiene firme en su intención de conseguir la plena adhesión de Palestina a la ONU, a pesar de que Washington amenaza con utilizar su veto. El mensaje es claro: Estados Unidos quiere que la AP mande, pero también quiere seguir mandando en la AP. De ahí su oposición a la candidatura en el Consejo de Seguridad de la ONU que la AP está considerando.

Los funcionarios de la AP están dando muchas esperanzas a la administración Biden cuando equiparan la condición de Estado palestino reconocido internacionalmente con el mantenimiento del compromiso de dos Estados, al menos retóricamente. Estados Unidos, especialmente desde que Joe Biden asumió el cargo, está muy interesado en renovar su compromiso del discurso de los dos estados, y necesita el cumplimiento de la AP en este asunto.

La principal preocupación de Estados Unidos es el aumento de la resistencia armada en la Cisjordania ocupada, que no contextualiza en la realidad de décadas de opresión de la AP -en colaboración con las fuerzas de seguridad de la ocupación israelí- sobre los palestinos. Su necesidad de reforzar la AP es indicativa de la fuerza de la resistencia palestina. La subsecretaria de Estado de Estados Unidos para Asuntos de Oriente Próximo, Barbara Leaf, habría dicho a altos funcionarios de la AP que la búsqueda de la plena adhesión a la ONU no actuará como elemento disuasorio contra los palestinos que participan en la resistencia.

Sin embargo, ahora no se trata sólo de los palestinos implicados en actividades de resistencia o de los afiliados a partidos políticos cuya política es completamente diferente a la de Fatah, que domina la AP. La crisis económica y la falta de fondos de la AP han contribuido a un descontento latente que puede dar paso a la ira colectiva en las calles. A Abbas le resultará difícil culpar a un grupo selecto de palestinos implicados en la resistencia cuando la mayoría de la población comparte agravios similares. Estados Unidos es igualmente consciente de este hecho y no desearía una situación en la que las masas reconocieran su propio poder frente al gobierno ilegítimo de Ramala, que sigue negándose a celebrar elecciones democráticas. De ahí la reiterada insistencia de Washington en que Israel tome medidas para estabilizar la AP.

LEER: Israel y Estados Unidos son cómplices de la ambigüedad y la impunidad

En este sentido, Estados Unidos cuenta con el apoyo de la agencia de inteligencia interna de Israel, Shin Bet, según informa Axios. El director del Shin Bet, Ronen Bar, habría dicho a Leaf: "La situación sobre el terreno es peor de lo que parece". Una reflexión acertada, pero desde un contexto erróneo, ya que el Shin Bet definitivamente no culpará a la coordinación de seguridad de la AP con Israel; su dependencia económica de Israel y de la comunidad internacional; la brutal agresión de los servicios de seguridad de la AP contra los palestinos; o la insistencia de Abbas en atar a los palestinos al paradigma de los dos estados y al proyecto humanitario de la ONU.

Cisjordania ocupada se ha percibido durante mucho tiempo como un contraste con Gaza, pero el pueblo palestino está soportando sus propias experiencias de violencia colonial israelí y la de los funcionarios y servicios de seguridad corruptos de la AP. Lo que sugiere Estados Unidos es insostenible. Ninguna cantidad de escasas concesiones funcionará si se alcanza el punto de inflexión. Hay más que suficiente repulsión entre los palestinos por la política colonial de Israel y el servilismo de la AP a cambio de aferrarse al poder. Por supuesto, Israel puede aumentar su violencia, fingir que se compromete diplomáticamente con la AP y ganar más tiempo para Abbas y su círculo íntimo, durante el cual Israel también estará aumentando su anexión de facto de lo que queda de Palestina. Sin embargo, también es muy probable que Estados Unidos sólo esté ganando tiempo antes de que los palestinos experimenten un cambio en su política interna, especialmente si la AP es incapaz de sostenerse.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines