Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Enfrentamientos en la ciudad iraquí de Basora dejan cuatro muertos tras estallar la crisis en el sur, rico en petróleo

Partidarios del clérigo iraquí Muqtada al-Sadr se enfrentan a las fuerzas de seguridad con armas pesadas en la Zona Verde después de que los partidarios de Sadr asaltaran el Palacio Presidencial en Bagdad, Irak, el 30 de agosto de 2022. [Murtadha Al-Sudani - Agencia Anadolu]

Los enfrentamientos entre militantes musulmanes chiítas rivales en la ciudad iraquí de Basora han causado la muerte de al menos cuatro personas, según informaron el jueves funcionarios de seguridad, en un momento en el que la violencia derivada del empeoramiento de la crisis política afecta al sur del país, informa Reuters.

Los disturbios comenzaron con dos días de intensos enfrentamientos callejeros en Bagdad a principios de la semana, los peores que ha visto la capital iraquí en años.

La crisis equivale a una lucha de poder entre el poderoso clérigo chiíta Moqtada Al-Sadr y los partidos chiítas y grupos paramilitares, en su mayoría alineados con Irán.

Ambas partes han intentado ejercer su control sobre la formación de un nuevo gobierno desde las elecciones de octubre. La lucha comenzó con movimientos políticos en el Parlamento y la Judicatura, salió a la calle cuando Sadr se retiró del proceso político y organizó protestas durante el verano, y luego degeneró en violencia a finales de agosto.

Esto ha dejado a Irak, que se tambalea tras años de guerra, sanciones, luchas civiles y corrupción, sin gobierno durante el periodo más largo desde la invasión estadounidense de 2003, que derrocó al dictador suní Sadam Husein.

LEER: Israel sanciona a 20 personalidades y empresas por presunto blanqueo de dinero para Hamás

La violencia se ha centrado en Bagdad y el sur, zonas dominadas por la mayoría chiíta de Irak, que gobierna el país desde que el régimen de Sadam fue barrido.

"La situación de seguridad en Basora es realmente mala, y podría intensificarse", dijo uno de los funcionarios de seguridad. Habló bajo condición de anonimato porque no está autorizado a hacer declaraciones a los medios de comunicación.

Ambos funcionarios de seguridad de Basora, el principal centro de producción de petróleo de Irak, dijeron que los enfrentamientos más mortíferos tuvieron lugar durante la noche en el centro de la ciudad. Dos de los muertos eran miembros de la milicia de las Brigadas de Paz de Sadr, dijeron.

Asalto a un depósito de armas

El jueves por la mañana, unos hombres armados atacaron edificios gubernamentales en Basora, donde se encuentran las fuerzas de seguridad y los grupos paramilitares vinculados a Irán.

Los funcionarios no pudieron identificar inmediatamente a los hombres armados que dispararon contra los edificios gubernamentales, pero dijeron que creían que eran partidarios de Sadr.

El líder de un grupo de milicias respaldado por Irán y uno de los principales rivales chiítas de Sadr, Qais Al-Khazali, dijo en un comunicado que estaba ordenando el cierre de todas las oficinas de su grupo e instando a sus partidarios a no tomar represalias si eran atacados.

Partidarios armados de Sadr han atacado en los últimos días oficinas pertenecientes a grupos alineados con Irán, según los funcionarios de seguridad.

En la ciudad sureña de Nassiriya, sus seguidores asaltaron un cuartel general local de paramilitares vinculados a Irán y se apoderaron de coches y armas, según funcionarios de seguridad sadristas y alineados con Irán en la ciudad.

En Bagdad, el lunes y el martes, partidarios armados de Sadr se enfrentaron a las fuerzas de seguridad y a pistoleros alineados con Irán en los enfrentamientos que estallaron horas después de que Sadr anunciara su retirada total de la vida política.

Tras el anuncio de Sadr, sus seguidores, que hasta entonces habían realizado una sentada pacífica en el Parlamento, comenzaron a asaltar otros edificios gubernamentales y fueron tiroteados. Sus milicianos tomaron represalias y comenzaron los enfrentamientos.

El martes, Sadr hizo un llamamiento a la calma en Bagdad, y la violencia no tardó en remitir.

Pero los obstáculos para la paz siguen existiendo. Sadr pide la disolución del Parlamento y nuevas elecciones, y algunos de sus rivales insisten en la formación de un gobierno.

Categorías
IrakNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines