Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El poder y la influencia mundial de Arabia Saudí se desperdician en un solo hombre

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman Al Saud, participa en la tradicional limpieza de la Kaaba, celebrada como ceremonia, en La Meca, Arabia Saudí, el 16 de agosto de 2022 [Corte Real de Arabia Saudí - Anadolu News Agency].

Publicar un tuit sólo lleva unos segundos, pero para una mujer de Arabia Saudí ha supuesto una condena de 45 años de prisión que ha conmocionado a los ciudadanos de a pie de todo el reino. Nourah Bint Saeed Al-Qahtani fue condenada por el Tribunal Penal Especializado de Arabia Saudí acusada de utilizar Internet para violar el orden público al enviar tuits críticos con el régimen.

La condena de Qahtani se produce poco después de la de Salma Al-Shehab, de 34 años, sobre la que escribí a principios de este mes. Expresé mi consternación por la degradación de los derechos humanos, especialmente de los derechos de las mujeres, en Arabia Saudí. Además, no me cabe duda de que estas sentencias habrán sido aprobadas por el príncipe heredero y gobernante de facto del reino, Mohammed Bin Salman.

Habiendo visitado Arabia Saudí en varias ocasiones y habiendo viajado mucho por allí, puedo decirles con cierta seguridad que estas sentencias habrán sido recibidas con indignación por una población que está cada vez más harta de que los periodistas perezosos utilicen estos veredictos para demonizar a todos los ciudadanos saudíes. Pero no se equivoquen, esto es el resultado directo de la influencia de un hombre.

Bin Salman se deleita en los titulares de conmoción en todo el mundo porque ningún líder está dispuesto a enfrentarse a él en estos días. Incluso el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que en su día prometió convertir a Arabia Saudí en un "Estado paria" tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en 2018, se mostró dispuesto a comerse sus palabras y a consentir al siempre petulante príncipe ante los medios de comunicación de todo el mundo durante una reciente visita.

Biden, el llamado hombre más poderoso del mundo, se paseó por la alfombra roja saudí como un cachorro juguetón para el príncipe y sus cortesanos en Jeddah. Fue humillante y exasperante para los votantes estadounidenses, y no cabe duda de que muchos harán cola en masa para recuperar a Donald Trump o a algún otro populista en las próximas elecciones presidenciales. Los observadores más pragmáticos dijeron que Biden estaba comiendo el pastel de la humildad en nombre de todos los líderes occidentales.

LEER: Desde los Estados Unidos y Europa hasta China, Arabia Saudí aprovecha el momento diplomático

¿Qué tiene esto que ver con las sentencias dictadas contra Nourah Bint Saeed Al-Qahtani y Salma Al-Shehab? Está claro que Bin Salman se burla del mundo occidental porque sabe que mientras el petróleo saudí siga fluyendo, él seguirá siendo todopoderoso e intocable, especialmente durante la guerra en Ucrania y con Vladimir Putin siendo un paria mundial, lo que significa que el petróleo ruso está fuera de los límites por el momento. La cruda realidad es que los derechos humanos, la paz y la estabilidad en Oriente Medio están muy por detrás del flujo de petróleo en la lista de prioridades de Occidente.

"Bajo su liderazgo [de Bin Salman] estamos siendo utilizados y atrapados en un odio monolítico hacia todo lo saudí", me ha dicho un amigo mío en el reino bajo condición de anonimato. "La mayoría de nosotros estamos horrorizados por estas sentencias de prisión por blogs, tuits y correos electrónicos críticos y no apoyamos esta forma extrema de castigo, pero no hay nada que podamos hacer". Las cárceles están llenas de críticos de Bin Salman, añadió mi amigo, y la gente tiene miedo de hablar libremente por teléfono o en los correos electrónicos y, desde luego, no en Twitter. La mayoría de los ciudadanos saudíes utilizan WhatsApp o Telegram para expresar sus preocupaciones o esperan a poder viajar al extranjero.

"Lamentablemente, en Occidente está creciendo el odio hacia todos los saudíes por las acciones de un solo hombre que se regodea en su superioridad. En nuestro país, simplemente queremos apertura y una justicia basada en la vía islámica que incluya juicios imparciales con jurado. Lo que se está haciendo actualmente en nuestro nombre como saudíes no es islámico y todos estamos siendo demonizados por periodistas incapaces de distinguir entre las acciones brutales de nuestro gobernante y los deseos del pueblo saudí".

Otro saudí que ya no vive ni trabaja en el reino me dijo que el pueblo soportó veinte años de ser atacado y vilipendiado por el 11-S a causa de las acciones de unos pocos, y ahora está ocurriendo de nuevo por estas sentencias extremas impuestas por blogs y columnas críticas.

"Sin embargo, pueden estar seguros de una cosa: lo que les ocurrió a Al-Qahtani y a Al-Shehab no tuvo nada que ver con unos cuantos tuits. Fue un mensaje enviado al resto del mundo. Cualquier cosa grande que ocurra en Arabia Saudí tiene varias capas, como una cebolla, y contiene muchos mensajes para diferentes audiencias. Bin Salman le estaba diciendo al mundo que dejara de interferir en los asuntos saudíes, que no nos diera lecciones sobre derechos humanos, y que recordara que podemos apagar el petróleo en cualquier momento, especialmente ahora que el petróleo ruso está fuera de la mesa debido a las sanciones."

Bin Salman puede ser un psicópata, continuó mi amigo en el exilio, pero no es estúpido. "Sabe que se trata de un apalancamiento y de lo que puede hacer para maximizar ese apalancamiento. Los resultados son feos y horribles y está jugando con todos nuestros miedos."

LEER: Israel está preocupado por un posible enfrentamiento con Washington por el acuerdo nuclear con Irán

Mi fuente saudí tiene miedo de revelar su identidad por las posibles repercusiones en su país. ¿Y quién no lo tendría?

Lo que los casos de Al-Qahtani y Al-Shehab demuestran a los saudíes y al mundo exterior es que Bin Salman no tolerará ninguna disidencia. Los que esperaban que la visita de Biden señalara el fin de la represión política de los disidentes estarán consternados por sus obscenas sentencias.

¿Qué hará ahora el príncipe? Es una gran preocupación. Está claro que se ha cansado de defender el tipo de reformas que permitieron que las mujeres se pusieran al volante y condujeran coches, y asumieran papeles importantes en el trabajo. Sin embargo, ahora es obvio que no podría importarle menos los presos políticos, los derechos humanos o los derechos de las mujeres, y no le preocupa lo más mínimo la demonización de su propio pueblo, al que se considera colectivamente responsable -injustamente- de los escandalosos juicios y sentencias que se dictan en los tribunales saudíes.

Bin Salman está en condiciones de hacer mucho bien en el mundo: una solución pacífica y justa para el pueblo de la Palestina ocupada, por ejemplo; justicia para la gente común que sufre a manos de los tiranos en todo Oriente Medio y el Norte de África; incluso el fin de la persecución de sus compañeros musulmanes en la India y China. Pero no lo hará. El poder y la influencia mundial de Arabia Saudí son un desperdicio para él, y él es un desperdicio de espacio. Prefiere centrarse en las mujeres que critican su régimen.

Sus allegados deberían persuadirle de que su lugar en la historia estaría asegurado si se limitara a actuar de forma positiva en la escena mundial, en lugar de enviar a mujeres jóvenes a la cárcel durante décadas simplemente por utilizar las redes sociales para decir cosas que él desaprueba. Si realmente no es estúpido, como afirmaba mi amigo, escuchará.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónOriente MedioRegión

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines