Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cuáles son las intenciones de Erdogan en Siria?

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan (C), el presidente iraní Ebrahim Raisi (R) y el presidente ruso Vladimir Putin (L) llegan para dar una conferencia de prensa tripartita conjunta tras la séptima cumbre en formato Astana en Teherán, Irán, el 19 de julio de 2022. [Mustafa Kamacı - Agencia Anadolu]

En mi artículo anterior, analicé los motivos del gobierno turco para normalizar las relaciones con el régimen criminal de Siria. ¿Me preguntaba si las declaraciones del presidente Recep Tayyip Erdogan, y antes las de su ministro de Asuntos Exteriores Mevlut Cavusoglu, eran una forma de negociar con Rusia, por la que la normalización con Damasco es a cambio de apoyar el proyecto turco de controlar Manbij y Tal Rifaat? ¿O se trata simplemente de una táctica turca y no de una estrategia que ya se ha adoptado y se está aplicando?Creo que la decisión turca ya está tomada, pero su aplicación sobre el terreno llevará mucho tiempo y no conducirá a una normalización completa. Más bien será un camino difícil y peligroso, por lo que veremos pasos graduales, tanto en lo político como en el terreno. No hay garantía de éxito, aunque los turcos son hábiles en las maniobras tácticas, aprovechando las oportunidades y empleándolas a su favor. Por ello, creo que Turquía no abandonará sus relaciones con la oposición siria, al menos por el momento, ya que son una de sus cartas más importantes en el expediente sirio y en su papel a nivel internacional y regional.

LEER: El jefe del sindicato de académicos musulmanes dimite por el conflicto del Sáhara Occidental

Sabemos que Turquía proporcionó un refugio seguro a la mayoría de las facciones de la oposición siria, ya sean políticas, como el Consejo Nacional Sirio y el Gobierno Provisional Sirio, o armadas, como el Ejército Nacional Sirio en las zonas liberadas de Siria. Esto creó un sentimiento de lealtad hacia Turquía, y trabajan de acuerdo con las instrucciones de Ankara de manera adecuada a sus relaciones exteriores con los países involucrados en la arena siria y los intereses entrelazados que comparten con dichos países.

Por lo tanto, desgraciadamente, estas facciones de la oposición están bajo el control de Turquía y están muy lejos del ánimo y los objetivos populares de la revolución siria. La violencia que ha sufrido la revolución en los últimos 11 años demuestra que las direcciones de estas facciones están divorciadas del pueblo en las calles. Hay una gran distancia entre ellos debido a que no surgieron por mandato popular. Fueron impuestas a las fuerzas revolucionarias, como lo demuestra el desastre de la vía de Astana, que Turquía impuso a las facciones militares y al consejo nacional a pesar de ser rechazado por el pueblo. Creen que es una vía engañosa y maliciosa que se desvió del camino de la revolución y cambió su brújula. El pueblo sirio no se levantó contra el asesino Bashar Al-Assad, ni sacrificó todo lo que le era valioso, ni ofreció cientos de miles de mártires por una solución política de dos enemigos, Rusia e Irán, que han destruido su país y han matado a sus familiares y amigos para mantener el régimen asesino en el poder.

La engañosa vía de Astaná enfureció y dividió a la oposición. Cuando se exigió la caída del consejo, un miembro respondió diciendo "organicen protestas y pidan nuestra dimisión; hagan lo que quieran. Fuimos nombrados para nuestros cargos por decisiones de los Estados, no de ustedes, así que serán ellos los que nos destituyan, no ustedes".

No hay duda de que el proceso de Astana, y el comité constitucional que se formó por decisión de los participantes en la Conferencia de Diálogo Nacional de Siria en Sochi en 2018, con contribuciones de Turkiye, Rusia e Irán, ha blanqueado al régimen brutal y lo ha salvado de negociar la mayoría de las disposiciones de la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, la más importante de las cuales es el órgano de gobierno transitorio. También obvió la cuestión de los detenidos y los derechos legítimos del pueblo sirio estipulados en la resolución. En cambio, limitó el debate a una parte polémica, el proceso constitucional, lo que dio al régimen una oportunidad de oro para engañar a la comunidad internacional durante años con la ilusión de entablar negociaciones sin tener nada que mostrar de los más de tres años de trabajo del Comité Constitucional.

La reunión de Astana ya no es útil, pero benefició al régimen. Acabó con la presencia de las fuerzas que rechazaban al régimen en toda Siria y, dado el declive de la oposición a nivel regional y mundial, es similar a los Acuerdos de Oslo para los palestinos, que rescataron la ocupación y eliminaron a la OLP como movimiento de liberación nacional.A pesar de que Rusia no se toma en serio el avance de la vía constitucional siria, ya que fue ella la que la desbarató al suspender la novena ronda, de vez en cuando da pasos que sugieren que apoya la vía constitucional en Siria. Por ejemplo, actualmente está dando un paso tan engañoso para mover el curso del Comité Constitucional, en línea con el ambiente de normalización que se avecina entre Turkiye y Damasco, ya que Moscú quiere mostrar que está dispuesto a apoyar la reconciliación entre el régimen y la oposición para animar a Turkiye a avanzar en dicha opción.

OPINIÓN: Israel y Turquía pasan a la siguiente fase de sus relaciones afirma el encargado de Negocios de Israel

Lo que ha hecho Turkiye desde que aceptó la entrada de Rusia en Alepo en 2016, a pesar de que Alepo era una línea roja y no se permitía que se convirtiera en una nueva Hama; y después de que Erdogan diera marcha atrás en la política de "rezaremos en la Mezquita de los Omeyas [en Damasco]", y siguiera el camino de Astana y el Comité Constitucional, y las cuatro zonas de desescalada, Turkiye ha llegado al punto de hablar de reconciliación entre el régimen y la oposición o de volver a la vía de Ginebra. Rusia lo rechazará por completo y Turkiye no podrá avanzar mucho en la normalización mientras Rusia no tenga la intención de encontrar una solución seria a la cuestión siria. La solución, mientras tanto, está a la vista de todos los cuerdos: desalojar del poder al carnicero de Damasco y derrocar su régimen formando un órgano de gobierno de transición con plenos poderes, como estipula la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónSiriaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines