Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La victoria ucraniana en Arabia Saudí

El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky habla durante una rueda de prensa en Kiev el 3 de marzo de 2022. [SERGEI SUPINSKY/AFP vía Getty Images]

El sábado pasado, el ucraniano Oleksandr Usyk se proclamó campeón del mundo de boxeo de los pesos pesados en un combate contra el británico Anthony Joshua en la Ciudad Deportiva del Rey Abdullah, en Yeddah. Entre el público se encontraba el príncipe heredero Mohammad Bin Salman. En suelo saudí, Usyk dedicó su victoria a su país, invadido por Rusia desde el pasado febrero, así como a su familia y "a todos los militares que defienden este país". El campeón lució los colores de la bandera ucraniana con los "Colores de la Libertad" escritos en su ropa.

Esto podría no haber llamado mucho la atención si no fuera por los recuerdos que nos trae, lo que suele ocurrir cuando recordamos acontecimientos para comparar y tratar de aprender de ellos. Quizá sigamos creyendo, aunque veamos que el mundo se repite en su barbarie, en las palabras del escritor saudí Abdul Rahman Munif: "Quien lee el pasado de forma equivocada verá el presente y el futuro también de forma equivocada, por lo que debemos saber lo que pasó para no volver a cometer errores. Es una tontería que una persona pague el precio de un error dos veces, para no vivir el error dos veces".

LEER: Desde los Estados Unidos y Europa hasta China, Arabia Saudí aprovecha el momento diplomático

El evento organizado por Arabia Saudí implicaba un deporte reconocido internacionalmente. El boxeo es también un deporte olímpico y, al igual que otros juegos de competición, debe mantenerse libre de interferencias políticas. El artículo 50 de la Carta Olímpica y las leyes de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA), por ejemplo, prohíben cualquier forma de expresión política o religiosa en los campos de deporte u otros recintos deportivos. Deben ser lugares en los que el público pueda disfrutar de su afición y su pasión por los juegos y expresar sus sentimientos viéndolos colectivamente sin que la política nacional e internacional se interponga. En resumen, el deporte debe ser políticamente neutral, y hay varios ejemplos en los que los deportistas han sido descalificados o castigados de otra manera por expresar posiciones políticas. Por eso me llamó la atención el combate Usyk-Joshua y los comentarios del ganador. Sorprendentemente, sus comentarios políticos fueron bien recibidos a nivel local e internacional.

Mientras tanto, a los atletas rusos se les prohíbe participar en cualquier competición deportiva internacional sólo por ser ciudadanos rusos.

Usyk es un combatiente voluntario de las fuerzas especiales ucranianas. Se han publicado en Internet fotos suyas con un arma en la mano. Su representante se jactó ante la CNN de que el trabajo de Usyk consiste en buscar a los extraños y establecer puestos de control, y asegurarse de que no pasen extraños o personas que supongan un peligro. A campeón del mundo de boxeo, por tanto, podemos añadir a los títulos de Usyk el de luchador de la resistencia, y el de defensor de su país contra la ocupación rusa.Lo que nos lleva a una pregunta importante: ¿cómo se permite a un soldado irregular cuya misión en el campo de batalla es oscura, participar en un evento deportivo mundial? ¿Se debe a que es ucraniano y a que existe un gran apoyo a Ucrania en los medios de comunicación, así como el respaldo militar y económico de los países de la OTAN? ¿Y porque Arabia Saudí necesita mejorar su imagen mundial?

LEER: La "ciudad de la vigilancia" saudí

Una vez más hemos sido testigos de la hipocresía internacional. El simple hecho de ser ucraniano hace que la resistencia sea legítima a los ojos de Occidente, mientras que la resistencia árabe y musulmana contra los invasores extranjeros es tachada de terrorismo. Lo vimos tras la invasión angloamericana de Irak en 2003, y seguimos viéndolo a diario en lo que respecta a la legítima resistencia palestina a la brutal ocupación militar de Israel. "Terrorismo" es una etiqueta de la que se hacen eco en todo el mundo aquellos que se tragan la propaganda occidental sin rechistar.

En Iraq, las autoridades de ocupación estadounidenses utilizaron etiquetas muy insultantes para degradar el valor y la humanidad de los iraquíes que se resistieron a la invasión. Estos calificativos justificaban, por un lado, la matanza de esos resistentes, mientras que, por otro, ayudaban a la propaganda estadounidense a ganar la guerra mediática y de relaciones públicas.

Los combatientes de la resistencia pasaron de ser "enfrentados" y "fascistas" a "islamistas", "suníes" y "de Al Qaeda". Mientras se anima a los voluntarios extranjeros a ir a Ucrania a luchar contra los rusos, a los voluntarios árabes que se dirigieron a Irak para defender el país contra los invasores se les llamó (y se les sigue llamando) "terroristas", "mercenarios", "apologistas de Saddam" y, en el mejor de los casos, "rebeldes".

Todo esto se empaquetó de tal manera que se difundió en la conciencia mundial a través de declaraciones oficiales de generales de cuatro estrellas y de los testimonios personales de soldados estadounidenses.

LEER: Marruecos y Túnez retiran a sus embajadores por el conflicto del Sáhara Occidental

Resulta irónico que el combate de boxeo en Arabia Saudí me recuerde el uso del título "hajj" entre las fuerzas de ocupación dirigidas por Estados Unidos, incluidas las ucranianas, que eran famosas por su ferocidad contra los iraquíes. El título "hajj" no se utilizaba para los que se dirigían a La Meca para realizar la peregrinación, sino para insultar al "enemigo", que era básicamente cualquier iraquí o persona de origen árabe, o incluso cualquier persona de piel morena. El "Hajj/Pilgrim Shield" fue una improvisación de los soldados que contrataron a iraquíes para mejorar los vehículos fijando cualquier chapa disponible en los laterales de los Humvees. "Haji Mart" o "Haji Store" era una pequeña tienda regentada por iraquíes que vendía cosas a las tropas estadounidenses. La "patrulla Hajji" eran las tropas iraquíes que acompañaban a las fuerzas estadounidenses. Desde la perspectiva militar estadounidense, la resistencia iraquí era "Alí Babá", un ladrón y criminal, mientras que el término "ángel" se utilizaba para un soldado estadounidense muerto.

En un artículo publicado por The Guardian bajo el título "La guerra en Ucrania ha acabado con el mito de la "neutralidad" del deporte", Tim Harper, director ejecutivo de Equitysport, acusó a los responsables de las federaciones deportivas internacionales de haber "desviado la mirada de la difícil situación de otros seres humanos mientras se les negaban o recortaban sus derechos, y permitido que el interés comercial se impusiera al interés común". Pero esta vez el deporte se ha visto obligado a elegir un bando, y de verdad".

LEER: El FMI y el Banco Mundial deben ayudar a los países que se encuentran al borde del abismo

Esta es una posición completamente válida y, creo, correcta. La pregunta sigue siendo: ¿se aplicará a todos los atletas de todos los países, o seguirá circulando el doble rasero en el lenguaje y en la práctica, como es la posición actual con respecto a Ucrania?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines