Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Desde los Estados Unidos y Europa hasta China, Arabia Saudí aprovecha el momento diplomático

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden (izquierda), siendo recibido por el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman (derecha), en el Palacio Real de Alsalam en Jeddah, Arabia Saudí, el 15 de julio de 2022 [Corte Real de Arabia Saudí/Agencia Anadolu].

El pasado miércoles, el presidente uzbeko, Shavkat Mirziyoyev, se convirtió en el primer líder de su país en visitar Arabia Saudí en 30 años, el último destinatario de una ofensiva diplomática saudí que ha incluido a Estados Unidos, Francia, China y otras potencias.

Cuatro años después de que el asesinato del periodista disidente saudí Jamal Khashoggi en Estambul dejara a los líderes extranjeros distanciados del mayor productor de petróleo del mundo, Arabia Saudí está aprovechando la crisis energética provocada por la guerra de Ucrania para rehabilitarse y reposicionarse ante sus socios diplomáticos.

En julio, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que prometió durante su campaña electoral convertir a su anfitrión en un paria internacional, se reunió con el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, que según las agencias de inteligencia estadounidenses fue el probable autor intelectual del asesinato de 2018.

Las imágenes de los medios de comunicación mostraron a los dos hombres chocando los puños, antes de las amplias conversaciones que incluyeron la energía, Irán y la apertura de los cielos saudíes a los aviones comerciales israelíes.

En agosto, Bin Salman se reunió con el presidente francés, Emmanuel Macron, en París, mientras que su homólogo chino, Xi Jinping, es probable que haga de Riad el destino de su primer viaje al extranjero tras la pandemia. Otros movimientos recientes incluyen reuniones con los líderes turcos y británicos, el acercamiento a su enemigo de larga data, Irán, y una candidatura conjunta a la Copa Mundial de Fútbol con Egipto.

LEER: Se prevé que el mercado de los videojuegos sobrepase los 5.000 millones de dólares en 2025 en la región MENA

Arabia Saudí sabe que tiene demanda como mayor proveedor de petróleo extranjero tanto para China como para Estados Unidos, a pesar del aumento de la autosuficiencia energética estadounidense en los últimos años. Los analistas esperan que la producción nacional de crudo de Estados Unidos disminuya en los próximos años, mientras que Pekín quiere bloquear el suministro para asegurar su crecimiento económico.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia hace seis meses -y los esfuerzos de Occidente por sancionar a Rusia y alejar a Europa de la energía rusa- han hecho que los precios del petróleo se disparen a niveles no vistos en más de una década. Los proveedores de energía de la OPEP, con Arabia Saudí a la cabeza, se empeñan en mantenerlos altos, aumentando sólo un poco la producción a pesar de los ruegos de Biden y discutiendo ahora abiertamente el recorte de la producción.

Puede que la guerra de Ucrania no dé señales de terminar, pero Arabia Saudí sabe que su ventana de oportunidad no es ilimitada. Los análisis de la consultora McKinsey y de otros especialistas sugieren que varios siglos de aumento de la demanda mundial de petróleo podrían llegar a su punto máximo en los próximos 3-5 años, debido al aumento de los vehículos eléctricos e híbridos.

Esto puede cambiar la balanza de poder hacia los productores de gas natural, vital tanto para la calefacción como para la producción de electricidad, y dar ventaja a naciones como Rusia, Canadá y el enemigo regional de Arabia Saudí, Qatar, bloqueado parcialmente por los aliados saudíes y del Golfo en 2017 por múltiples cuestiones, incluyendo su apoyo a los Hermanos Musulmanes y el supuesto "terrorismo".

Oportunidad geopolítica

El aumento de las tensiones entre Estados Unidos y China, por lo tanto, apenas podría haber llegado en mejor momento para Riad, con la administración de Biden contundente en su determinación de evitar que Arabia Saudí se desvíe demasiado hacia la esfera de influencia autocrática de Pekín.

Antes de su visita en julio, Biden se comprometió a "reorientar, no romper" las relaciones con el Reino, del que dijo que había sido un socio estratégico de Estados Unidos durante 80 años. Sin embargo, incluso antes del asesinato de Khashoggi y de la ruptura de relaciones, Arabia Saudí se había acercado diplomática y económicamente a Pekín.

Esto incluye una "asociación estratégica" en 2016 vinculada a una "cooperación energética estable y a largo plazo", y un aumento del comercio valorado en 65.200 millones de dólares en 2020, en comparación con los menos de 20.000 millones de dólares con Estados Unidos ese mismo año. Tanto China como Estados Unidos venden armas a Arabia Saudí, pero hay informes de que Pekín también está ayudando a Riad a construir sus propios misiles balísticos junto con otros acuerdos de armamento.

También los Estados europeos tienen prisa por ganarse a Arabia Saudí. El primer ministro británico, Boris Johnson, realizó una visita de alto nivel a Arabia Saudí en marzo, poco después de la invasión rusa de Ucrania, considerada como una apuesta relativamente desnuda por los suministros energéticos tanto de Riad como de los Estados cercanos del Golfo. La visita de Bin Salman a Francia se produce tras varios años de esfuerzos por parte de ambas naciones para mejorar las relaciones.

Mientras Occidente corteja a Riad, los saudíes parecen esforzarse por fortalecer sus propias relaciones regionales. En junio, Bin Salman visitó Turquía por primera vez desde el asesinato de Khashoggi, estrechando la mano del presidente turco, Tayyip Erdogan, como si éste no hubiera acusado públicamente a "los más altos niveles del gobierno saudí" del asesinato.

Construyendo puentes, vigilando a los enemigos

Al igual que con la visita del líder uzbeko, Mirziyoyev, el acercamiento en las relaciones turco-saudíes se ha visto alimentado por la necesidad mutua de tener amigos, y en parte por los cambios en los motores políticos internos de ambos países. Turquía está luchando contra una inflación superior al 80%, antes de las elecciones del próximo año.

En Uzbekistán, la visita inicial de 1991 del entonces presidente Islam Karimov a Arabia Saudí fue seguida de un dramático empeoramiento de las relaciones después de que el líder uzbeko tomara medidas contra la escuela conservadora wahabí del Islam suní, agriando drásticamente las tensiones.

Los medios de comunicación uzbekos citaron a funcionarios de ese país diciendo que Arabia Saudí también había cambiado, llamando especialmente la atención el hecho de permitir que las mujeres tuvieran permisos de conducir.

Más complejas son las relaciones de Arabia Saudí con Irán. Riad rompió sus relaciones con Teherán en 2016 después de que una turba enfurecida asaltara e incendiara la embajada saudí tras la ejecución en Arabia Saudí de un clérigo chií, y la larga guerra en el cercano Yemen agrió aún más las relaciones, ya que las fuerzas saudíes y emiratíes lucharon contra los combatientes Houthi aliados de Irán.

LEER: Aviones griegos acosan a cazas turcos en el Mar Egeo

Las relaciones se deterioraron aún más en 2019, con los ataques de drones y misiles de los Houthi contra objetivos en Arabia Saudí y los EAU. Pero desde entonces han mejorado, con Kuwait y Abu Dhabi impulsando el comercio y los vínculos en los últimos años y EAU devolviendo su embajador a Teherán este mes.

Esto ha provocado medidas similares, aunque más lentas, por parte del gobierno saudí, aunque la desconfianza sigue siendo grande. Las relaciones con Qatar siguen siendo igualmente tensas, a pesar del fin del bloqueo parcial el año pasado.

El gobierno de Biden espera que su labor diplomática pueda reducir aún más las tensiones regionales, incluyendo el rescate del acuerdo nuclear con Irán. Estados Unidos también ha invertido un considerable capital diplomático en la construcción de relaciones entre Israel y los Estados del Golfo, empezando por Bahréin y los EAU y con la apertura de los cielos saudíes a Israel considerada como un paso más.

Hasta dónde dejará llegar esto Arabia Saudí sigue siendo una cuestión abierta, aunque no hay duda de que sigue más preocupada por Teherán que por Israel. Si la historia reciente sirve para juzgar, la Arabia Saudí moderna desea mantener la libertad para hacer daño a sus enemigos tanto como desea nuevos amigos.

(Autor: Peter Apps)

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónChinaSmall SlidesUnión EuropeaUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines