Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Estamos dispuestos a pagar el precio si el Reino Unido traslada su embajada a Jerusalén?

La ministra de Asuntos Exteriores británica, Liz Truss, se reúne en Moscú, Rusia, el 10 de febrero de 2022 [Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia/Agencia Anadolu].

Hace unos días, un grupo de antiguos embajadores y cónsules británicos publicaron una carta en la que pedían a Liz Truss, actual ministra de Asuntos Exteriores y principal aspirante al liderazgo del Partido Conservador y sucesora del primer ministro Boris Johnson, que no trasladara la embajada de su país en Israel de Tel Aviv a Jerusalén para complacer al lobby sionista. La carta al director de un periódico nacional advertía de las consecuencias de este peligroso paso.

La lista de firmantes y su trayectoria revela su rica experiencia en Oriente Medio y, por tanto, su acertada lectura de la situación, que debe ser tomada en serio. Entre ellos se encuentran Sir Jeremy Greenstock, ex representante británico ante la ONU; Sir Vincent Fean, cónsul general británico en Jerusalén; Sir Andrew Green, ex embajador británico en Arabia Saudí; Sir Richard Dalton, ex embajador británico en Irán; Sir Harold Walker, ex embajador británico en Irak; Sir William Petty, ex embajador británico en Afganistán; Robin Kealy, ex embajador británico en Túnez; y Sir Edward Clay, ex comisario general británico en Kenia.

Su carta no era un análisis en profundidad ni un examen intelectual; simplemente advertía del desastre potencial de esa medida, entre otras cosas porque sugiere claramente que Gran Bretaña no ha aprendido de su propia historia y de lo que infligió al pueblo palestino y árabe en su conjunto con la Declaración Balfour de 1917 y lo que siguió. El imperio sobre el que nunca se puso el sol renunció a Palestina, lo que dio lugar a catástrofes, retrocesos y escenarios políticos aterradores, cuyos efectos continúan.

Los distinguidos firmantes se refirieron a la amarga batalla electoral por el liderazgo entre Truss y su oponente Rishi Sunak, el Ministro de Hacienda, y a los regalos gratuitos que se están repartiendo a discreción para atraer votos en su intento de suceder a Johnson. Estos regalos a los grupos de presión pro-israelíes tendrán consecuencias desastrosas, no sólo en la Palestina ocupada, sino también en términos de las relaciones de Gran Bretaña en el extranjero con aquellos que culpan a Gran Bretaña por cada gota de sangre y lágrimas derramadas por el bien de los palestinos. Este tipo de personas y Estados siguen siendo más numerosos que los que han normalizado sus relaciones con el Estado de ocupación.

LEER: Una empresa británica planea invertir 1.500 millones de dólares en energías renovables en Túnez

Los caprichos y aspiraciones de Truss y Sunak, que están dispuestos a regalar algo que no les corresponde al emular lo peor de sus predecesores coloniales, dan por perdidas naciones o pueblos enteros a cambio de poner un pie en la puerta del 10 de Downing Street. También hay una estrecha relación con el desacreditado "Acuerdo del Siglo" elaborado por Donald Trump, que acabó perdiendo las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos, por si alguien lo ha olvidado.

El traslado de la embajada a Jerusalén no es como el aumento de la ayuda militar, o el desarrollo de los lazos económicos, porque va en contra del derecho y las convenciones internacionales y de la propia posición declarada de Gran Bretaña sobre Jerusalén y las formas de resolver el conflicto basadas en las resoluciones de la ONU. Sería un cambio radical de política en línea con los deseos de la extrema derecha israelí, que trata el derecho internacional con desprecio.

La firmeza de los palestinos que siguen aferrados a su tierra y su rechazo a la ocupación israelí durante décadas confirma que los viejos ciertamente mueren, pero los jóvenes no olvidan, en contra de las predicciones y los deseos sionistas. Siguen luchando por liberarse del yugo del colonialismo israelí y exigen una compensación integral por sus derechos y vidas robadas. Hoy, Israel tiene la audacia de hacer campaña a través de sus bien financiados grupos de presión en Occidente para robar a los palestinos aún más derechos. La paz no está en la mente de Israel; sus acciones avivan el fuego del conflicto en la región y la guerra perpetua.

¿Está el mundo dispuesto a pagar el precio de las promesas hechas por los políticos británicos que compiten por el poder en un país que ha tenido una influencia tan perjudicial en Oriente Medio? ¿Está el pueblo británico dispuesto a romper con las posiciones que su gobierno mantiene desde hace tiempo sobre la ocupación de Palestina para que los políticos atraigan fondos y votos de los grupos de presión extremistas pro-israelíes? ¿Y estamos todos preparados para otro siglo en el que Gran Bretaña no se disculpará por la Declaración Balfour y en el que habrá más tragedias y contratiempos como resultado directo de esa calamitosa carta?

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 16 de agosto de 2022

LEER: Las declaraciones de Abbas sobre el Holocausto en Berlín crean una tormenta de protestas

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelPalestinaReino Unido

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines