Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La comunidad árabe e internacional debe hacer más por Gaza

Vista de la destrucción tras el ataque israelí a Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 7 de agosto de 2022 [Mohammed Asad/Middle East Monitor].

Casi se ha convertido en algo inherente a la mente de los gazatíes que los repentinos ataques israelíes o las guerras, de vez en cuando, se han convertido en parte de la monotonía de la vida, aunque no tengan tiempo suficiente para recuperar el aliento y tratar de seguir con la vida normal y la rutina. El continuo asedio israelí desde hace más de 15 años les impide tener lo que puede aportar un sabor de vida normal a los gazatíes y los detalles, incluso en sus formas abstractas.

El sofocante síndrome del asedio y las repetidas guerras han hecho que los gazatíes prevean a dónde puede llevarles el estado de marginación practicado por la comunidad internacional hacia ellos. Observan hasta qué punto les afectarán las cuentas de la región, como las elecciones israelíes, de las que se han convertido en un componente permanente, sobre todo porque la cantidad de sangre que derraman puede suponer el avance o el retroceso de un candidato o de un partido político en el frenético juego electoral, en el que los partidos políticos compiten por el alcance de su extremismo, que está inevitablemente asociado al derramamiento de sangre palestina.

En consecuencia, se determina hasta qué punto el partido político que lleva las riendas del gobierno en ese momento practica la barbarie y la criminalidad durante su guerra, ya que busca este comportamiento para demostrar su eficacia y sus capacidades al electorado extremista. Esto sólo puede entenderse en el contexto de la transformación de la sangre palestina en una subasta que los grupos políticamente rivales venden y compran, con los aspectos violentos y racistas de este cuadro desprovisto de todo valor humano, que tal vez sea totalmente desconocido para la humanidad.

La guerra llevada a cabo por la ocupación a principios de agosto tiene estas características, ya que comenzó sorprendiendo a los residentes de la exhausta Franja de Gaza debido al largo asedio, con su fuego sobre las cabezas de sus civiles inocentes y destruyendo las casas encima de sus residentes. El primer fuego de la ocupación mató a la niña Alaa Qadoum, que sólo tenía cinco años, y mató con ella sus pequeños sueños, ya que antes de ser asesinada estaba dibujando su sencillo mundo y lo que imaginaba que sería su jardín de infancia, que se preparaba para empezar pronto.

OPINIÓN: Así oprime Israel a los palestinos

Las súbitas guerras de ocupación suelen venir cargadas de los objetivos de sembrar el terror en los corazones de los inocentes, y de infligir el mayor número de víctimas, sin discriminación, aunque se dirijan a niños, ancianos y mujeres. También tiene como objetivo perturbar sectores vitales, especialmente el sector sanitario, para quebrar la moral del pueblo palestino, llevarlo a un estado de desesperación crónica y hacerle perder la esperanza en su futuro y en su derecho a la patria y a la tierra.

Las guerras desequilibradas de la ocupación contra Gaza, que lleva a cabo con armas y misiles letales, considerados como la última tecnología del mundo, y la destrucción y letalidad de algunos se están probando con los palestinos. Ha habido un gran número de víctimas palestinas durante un periodo de tiempo relativamente corto, para los estándares de las guerras, por varios factores, el más notable de los cuales es la magnitud de la destrucción causada por el moderno y avanzado arsenal de la ocupación, además del gran factor de superpoblación en la Franja de Gaza, que tiene una de las mayores densidades de población del mundo.

Las pérdidas humanas en la última agresión ascendieron a 49 mártires y 360 heridos, además de la destrucción total o parcial de 1.746 viviendas, según fuentes gubernamentales de Gaza. Esto se suma a la paralización de la capacidad del sector sanitario para absorber a los heridos y lesionados, ya que es un sector que se ha agotado en los últimos 15 años de asedio, sufriendo la escasez de materiales, equipos médicos y suministros, incluyendo muchos tipos de medicamentos. Además, los hospitales carecen del combustible necesario para hacer funcionar los generadores eléctricos, mientras los ataques continuaban durante tres días consecutivos.

La reciente guerra se sumó al recuento de casas destruidas, junto con las casas vecinas que fueron destruidas en guerras anteriores. Durante los últimos años de asedio, Gaza no experimentó un proceso de reconstrucción real, global e integrado, debido a varias razones, entre las que destaca el endurecimiento del asedio asfixiante e intensificado por parte de la ocupación, que impidió la entrada de suficientes materiales de construcción, suficientes para satisfacer la gran necesidad de reconstrucción de la destrucción masiva infligida por las guerras a las viviendas, infraestructuras y superestructuras. La ocupación también utiliza la cuestión de la reconstrucción y la entrada de los materiales necesarios para ello como carta de chantaje y regateo, con el objetivo de imponer sus condiciones a la resistencia, para someterla a su voluntad.

OPINIÓN: A pesar de que Israel utilizará a los kurdos como medio, Turkiye sigue normalizando sus relaciones

Quizás el factor de negación y marginación practicado por la comunidad internacional hacia la cuestión humanitaria en Gaza sea uno de los factores más importantes que retrasan el proceso de reconstrucción integral. Los contextos de negación comienzan con el apoyo estadounidense y británico, y de una serie de países de su órbita, que dominan la toma de decisiones políticas internacionales, cuando reclaman el "derecho a defenderse" de Israel. Esto da a Israel rienda suelta para matar y destruir, así como para negar el derecho de los gazatíes a llevar una vida normal, sin sufrir las repercusiones del inmoral e ilegal asedio. Los contextos también incluyen la marginación de la tragedia de Gaza y de la causa palestina, en general, frente a otras cuestiones, como la invasión rusa de Ucrania, que puso de manifiesto la hipocresía de las superpotencias mundiales y el grado de cumplimiento de las leyes humanitarias internacionales basadas en criterios racistas que distinguen entre unas personas y otras y entre unas zonas geográficas y otras, en función de los caprichos e intereses oportunistas de esas potencias.

Los partidos árabes y musulmanes se han subido al carro de la marginación internacional, algunos de los cuales justificaron su marginación de Gaza y de la causa palestina con la excusa de la "normalización", lo que les llevó a los límites más altos de la negación del pueblo palestino, de su causa y de sus derechos. Este nivel de negación se extiende a la historia, la civilización y la identidad de toda una nación. También hay otros que cedieron a la presión y al chantaje estadounidense de la ocupación bajo la justificación de la incapacidad de hacer frente a la tendencia sola, y a su interés en sus propios asuntos, ya sean internos o internacionales.

Las fuerzas israelíes llevan a cabo un ataque en Gaza - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Tal vez esto explique las relativamente pocas voces -gubernamentales, no necesariamente populares- que pidieron que se detuvieran los ataques y el derramamiento de sangre de los inocentes. Aunque a menudo se limitaron a declaraciones de condena que variaban de tono, el tono no era suficiente para la magnitud de la tragedia de derramar la sangre de niños inocentes en Gaza. Esto se encuentra con la posición de la ONU, que convocó a regañadientes una sesión del Consejo de Seguridad, poco después del final de la agresión, en la que el discurso del delegado de la ONU fue sorprendentemente desequilibrado al abordar la cuestión humanitaria de Gaza, y su inclinación a adoptar la narrativa del verdugo en lugar de la víctima.

Esto no impidió que muchas instituciones y organizaciones benéficas expresaran su apoyo a Gaza, ya que derivan su postura moral y valiente de su pureza y devoción a los principios fundamentales de la labor benéfica, creyendo en los objetivos de su trabajo humanitario. Esto va acompañado de su conciencia y profunda creencia en la necesidad de enfatizar los lazos de hermandad, y el vínculo entre los pueblos árabes e islámicos, además de su compromiso moral de apoyar una parte importante de la tierra de la nación, donde se encuentran algunos de sus santuarios más importantes. También es el lugar del viaje nocturno del profeta Mahoma, la paz sea con él. También apoyan el derecho del pueblo palestino a vivir una vida libre y digna en su tierra, como cualquier otra nación.

Varias instituciones y sociedades benéficas lanzaron campañas de apoyo humanitario para rescatar a los heridos y proporcionar las necesidades básicas a los afectados por la agresión. Ofrecieron a la situación humanitaria de Gaza sus esfuerzos y capacidades y la convirtieron en una prioridad, a pesar de que hay muchas otras cuestiones humanitarias y prioridades para las organizaciones benéficas en un momento difícil en el que las catástrofes humanitarias se multiplican e intensifican por varias razones, algunas de ellas causadas por el ser humano y otras por los cambios medioambientales.

En el mismo contexto, la reciente guerra en la Franja de Gaza duplicó las responsabilidades morales y humanitarias de la ONU ante un problema moral, legal, humanitario y de derechos humanos. Aunque sus deficiencias fueron evidentes en los diversos aspectos de esta cuestión, el fracaso en el aspecto humanitario plantea la necesidad de reconsiderar los mecanismos de trabajo del sistema internacional y de examinar las normas de tratamiento de las cuestiones humanitarias, especialmente porque la ONU presta atención exclusiva a las cuestiones humanitarias, en concreto a las relacionadas con las repercusiones de las guerras, lo que se considera un asunto peligroso que socava la credibilidad y la integridad del sistema de la ONU.

LEER: 500 millones de aves inician su viaje migratorio desde Europa a Palestina

Además de todo esto, sigue habiendo esperanzas de corregir la dirección de la brújula humanitaria hacia la causa palestina, ya que el pueblo palestino espera que se restablezca el impulso del interés árabe e islámico por su causa y que se restablezca su posición como causa "central". También siguen esperando que mejore el estado de "sabiduría" en la visión de la ONU y de la comunidad internacional sobre la justicia para la causa palestina. Más que eso, se mantienen las esperanzas de intentar encontrar una mayor profundidad moral que rija el sistema internacional, para que pueda mirar la causa palestina con ojos de justicia y equidad.

La herida de Gaza no ha cicatrizado durante muchos años. Sigue siendo profunda y mantener la situación igual agravará aún más la situación humanitaria. El paso de un día para la población de Gaza no es como los demás, porque el día siguiente llega cargado de interrogantes. Aquellos cuyos hogares fueron destruidos se preguntan cómo se las arreglarán al día siguiente, y aquellos cuya fuente de ingresos fue destruida por los ataques y el asedio se preguntan cómo mantendrán a sus hijos. En cuanto a los enfermos, que esperan que se les facilite la medicina, temen doblemente su muerte o el deterioro de su estado de salud por habérseles negado el tratamiento.

Los cálculos de la magnitud y las formas de sufrimiento tras el actual ataque no son como los ataques anteriores, ya que se ha intensificado al máximo nivel y hay necesidades urgentes que no pueden esperar. Actuar para satisfacer estas necesidades es muy urgente, ya que, en primer lugar, se pide a diversas organizaciones humanitarias y de caridad que contribuyan a la reconstrucción de lo destruido por la ocupación, incluidas las viviendas parcial y totalmente destruidas. También se les pide que ayuden a los que han perdido sus casas buscándoles una alternativa hasta que se reconstruya su vivienda, además de contribuir a la reparación de las infraestructuras de la Franja de Gaza.

Por otra parte, se les pide que apoyen al sector de la salud proporcionando los medicamentos perdidos, los suministros y equipos médicos, así como el combustible necesario para el funcionamiento de los hospitales. Se trata de una cuestión urgente para reducir la pérdida de vidas de los pacientes privados de tratamiento, además de patrocinar a las familias que han perdido a su principal sostén y trabajar para crear oportunidades de empleo adecuadas para quienes han perdido sus fuentes de ingresos. Gaza necesita esto como primer paso para salvarla de las consecuencias de deslizarse hacia una catástrofe humanitaria y una explosión social, lo que no es aceptable a los ojos de ninguna persona libre con conciencia. Sólo los enemigos de la nación y de la humanidad lo considerarían aceptable.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestina

El Dr. Essam Yousef es el director del Comité Popular Internacional de Apoyo a Gaza.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines