Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Irak no tiene ninguna esperanza de que el cambio político llegue a través de Irán o Estados Unidos

Los partidarios del clérigo chiíta Moqtada al-Sadr continúan la sentada de protesta en el 13º día con las tiendas de campaña que instalaron alrededor del edificio del Parlamento en la Zona Verde, Bagdad, Irak, el 11 de agosto de 2022. [Murtadha Al-Sudani - Agencia Anadolu]

Casi dos años después de las elecciones parlamentarias en Irak, el parlamento de Bagdad aún no ha podido elegir un nuevo primer ministro. Esto se debe principalmente a la rivalidad entre los partidos chiítas, especialmente los afiliados a Irán. No quieren que se les quite la alfombra bajo los pies, ya que han estado al frente de la política iraquí desde la invasión y ocupación de Irak por parte de Estados Unidos y la caída de Saddam Hussein.

Está claro que el panorama político de Irak es complejo debido a estas divisiones, a las múltiples crisis y a la influencia de la milicia de las Fuerzas de Movilización Popular, afiliada a Irán. Por ello, es probable que Irak siga sin un nuevo primer ministro que asuma el poder ejecutivo.

No cabe duda de que la victoria del movimiento sadrista en las elecciones sorprendió a todo el mundo y asustó a Irán y a sus apoderados en Irak; el movimiento dirigido por Muqtada Al-Sadr no rinde cuentas a Irán. Es lo contrario de todas las organizaciones chiítas con las que choca. Al-Sadr también se enfrentó a los estadounidenses tras la invasión de su país, y se situó a una distancia segura de Irán, a diferencia del Marco de Coordinación de Nouri Al-Maliki, que está al servicio de Teherán y ha obstruido la formación de un nuevo gobierno al mantener a sus parlamentarios alejados de las sesiones para elegir al primer ministro. De este modo, no ha sido posible alcanzar un quórum legal, por lo que el vacío persiste. Esto llevó a Al-Sadr a anunciar su retirada del parlamento; los diputados del movimiento sadrista dimitieron, y sus partidarios asaltaron el edificio del parlamento y realizaron una sentada de protesta. Ha hecho un llamamiento a sus partidarios para que organicen manifestaciones en todo Irak.

Mientras tanto, el Marco de Coordinación trató de movilizar a sus partidarios para que se manifestaran contra los sadristas cerca de la Zona Verde, como si se tratara de una guerra de manifestaciones y políticas feudales para demostrar su fuerza y sus armas. Todo esto sugiere que podría producirse un choque aterrador en Irak que podría empujar al país hacia la agitación política y de seguridad, y hacia la guerra civil.

LEER: Irán condena la publicación de un periódico saudí por una caricatura que "insulta" a Khomeini

Al-Sadr ha agravado la situación presionando al parlamento para que anuncie a finales de esta semana la fecha de unas elecciones legislativas anticipadas, mientras sus partidarios siguen asediando el edificio del parlamento. Es una jugada inteligente, ya que intenta ganarse a los partidarios del Marco y convencerlos de que se manifiesten bajo su bandera. Se dirigió a ellos utilizando un lenguaje emotivo para avivar su espíritu patriótico, diciendo que está de acuerdo con las masas sobre la omnipresencia de la corrupción en Irak, y pidiendo a los partidarios del Marco de Coordinación que ayuden a salvar al país de la ocupación, el terrorismo y la corrupción.

Al mismo tiempo, Al-Sadr envió un mensaje decisivo a Al-Maliki y a sus colegas del Marco; su lenguaje fue tanto una advertencia como una amenaza. Las manifestaciones deben ser pacíficas para preservar la paz civil, insistió. Si Al-Maliki se niega a aceptarlo, su Marco se quedará solo en la búsqueda de reformas, y los sadristas responderán a cualquier intento de enfrentarse a las masas que se manifiestan bajo la bandera de Muqtada Al-Sadr.

La convocatoria de nuevas elecciones parlamentarias probablemente haría que el Marco de Al-Maliki perdiera más escaños que el año pasado. Mientras tanto, se aferra al actual parlamento.

En sus esfuerzos por impulsar el patriotismo iraquí tras diecinueve años de ocupación estadounidense y de gobiernos que combinaban corrupción, sectarismo y criminalidad, Al-Sadr también pide el establecimiento de un nuevo sistema presidencial.

El estancamiento y las crisis actuales exigen un pensamiento racional para preservar la paz civil y los intereses del pueblo, lejos de los textos reglamentarios que no pueden producir una solución e incluso pueden agravar los problemas dado que todos están armados.

El gran dilema al que se enfrentan todas las fuerzas políticas es que no han sabido construir instituciones estatales tras la invasión estadounidense de 2003. Hoy en día son incapaces de proporcionar lo mínimo que incluso los países más débiles ofrecen a sus ciudadanos.

Sabemos por la historia que las naciones y las civilizaciones no se construyen con teorías y eslóganes vacíos que no se originan en la realidad de la vida y el sufrimiento de la gente. Son las personas activas las que creen en su causa y están dispuestas a hacer todos los sacrificios dando sus vidas y su dinero como precio a pagar por la victoria de sus principios. Por ello, el pueblo iraquí debe confiar en sí mismo y comprender su propia importancia y el papel vital que debe desempeñar para lograr el cambio deseado. Irak no tiene ninguna esperanza de un cambio político que venga a través de Irán o de Estados Unidos.

VIDEO: Recordando la caída de Kabul

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakIránSmall SlidesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines