Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La denegación de visado por parte de Israel a un becario palestino de Harvard provoca llamamientos al boicot académico del Estado del apartheid

El autor palestino Mosab Abu Toha, 9 de junio de 2022 [Mosab Abu Toha/Twitter].

Israel ha denegado el permiso de visado a uno de los aclamados poetas de Gaza y ex becario de Harvard, Mosab Abu Toha. Autor de uno de los libros preseleccionados para los Premios del Libro Palestino (PBA) de este año, Cosas que puedes encontrar escondidas en mi oreja: Poemas desde Gaza (Things You May Find Hidden in My Ear: Poems from Gaza), Toha se enfrenta ahora a la sombría posibilidad de no poder graduarse con un máster en el estudio de las bellas artes en Siracusa, Nueva York.

"Tengo que estar en Siracusa, Nueva York, el 15 de agosto e Israel me niega el permiso para asistir a la entrevista de mi visado en Jerusalén mañana", dijo Toha en Twitter el domingo. "Solicité el permiso el pasado mes de mayo. Perderé la oportunidad de terminar mi maestría en escritura creativa. #help_mosab_get_his_visa"

Ayer Toha, que también es el fundador de las Bibliotecas Edward Said, reveló más detalles sobre la solicitud. Dijo que el 10 de mayo había presentado la solicitud de permiso para ir a la embajada de Estados Unidos en Jerusalén para una entrevista de visado de estudiante prevista para el 15 de junio. Se le concedió la aprobación, dijo Toha, pero cuando entró en la sala de viajeros de Erez, los funcionarios israelíes de la cabina le ordenaron que regresara a Gaza. Aunque ha vuelto a solicitarlo para el 1 de agosto, Toha ha sido rechazado.

Tras anunciar el rechazo de su solicitud por parte de Israel, Toha recibió mensajes de solidaridad de muchos de sus seguidores, incluyendo llamamientos a imponer un boicot académico a Israel. "Esta es exactamente la razón por la que el boicot académico a Israel está justificado y es necesario", dijo el profesor, académico y autor palestino-estadounidense, Steven Salaita. En 2014, una campaña de grupos de presión pro-israelíes bloqueó el nombramiento de Salaita en la Universidad de Illinois por sus críticas al Estado del Apartheid. En ese momento, Israel estaba llevando a cabo una de sus muchas embestidas contra Gaza, que dejó 2.251 muertos, con más de 11.000 heridos.

"¿Qué razón tiene el régimen sionista para impedir que este joven adquiera un visado de estudios?", preguntó Salaita, cuestionando el motivo de la negativa de Israel a la solicitud de Toha. "Porque puede. Porque es caprichoso y despiadado. Porque dispensa derechos en función de la religión".

LEER: Revisando la Declaración de Jerusalén

Salaita apeló a PEN América, que defiende la libertad de expresión de autores y escritores en Estados Unidos y en todo el mundo. "Por favor, examinen la violación del derecho de circulación y expresión de este escritor", dijo el académico, instando al grupo estadounidense a ocuparse de la situación de Toha. "Por desgracia, es un hecho común para los palestinos que viven bajo la ocupación israelí".

El caso de Toha no es raro ni único. La dominación y el control de Israel sobre la población no judía de la Palestina histórica no sólo vulnera los derechos humanos básicos de las poblaciones autóctonas, sino que también ha impedido violentamente el crecimiento y el florecimiento de sus gentes, como Toha. Durante décadas, han estado sometidos al sistema represivo de dominación y control de Israel, que todos los principales grupos de derechos humanos han calificado de sistema de supremacía racial y apartheid.

Las restricciones draconianas de Israel a la circulación de los palestinos son citadas regularmente por los grupos de derechos humanos en sus informes, calificando al país de Estado de apartheid. El Estado de ocupación emplea un cruel sistema de control de la población palestina en Cisjordania y Gaza ocupadas. Este sistema restringe la circulación de los palestinos dentro de los territorios ocupados, entre Cisjordania y la Franja de Gaza, hacia Israel y hacia el extranjero. Sin embargo, sólo los palestinos están restringidos de esta manera, mientras que a los ciudadanos judíos, incluidos los colonos ilegales, se les permite viajar sin restricciones a través de esos territorios, a menudo en carreteras sólo para judíos que conectan los asentamientos ilegales sólo para judíos con el territorio continental israelí.

La libertad de movimiento de los palestinos queda completamente a merced del capricho de los funcionarios israelíes. Esta situación, documentada por B'Tselem, uno de los varios grupos de derechos humanos que califican a Israel de Estado de apartheid, obliga a los palestinos a vivir en una incertidumbre constante, lo que dificulta la realización de tareas sencillas y la elaboración de planes. Un palestino que sale de casa por la mañana, por ejemplo, no puede saber si va a llegar al trabajo -a tiempo, o en absoluto- o si va a acudir a una cita médica, a visitar a su familia o a cualquiera de las docenas de cosas que la gente de todo el mundo da por sentadas.

LEER: La investigación de EE.UU. sobre el asesinato de Abu Akleh muestra que la impunidad israelí es prioridad

La restricción de la circulación de los palestinos por parte de Israel es una de las características clave del sistema de dominación racial. Otras son la fragmentación territorial, la segregación y el control a través de la negación de la igualdad de nacionalidad; las leyes discriminatorias de reunificación familiar; el uso del gobierno militar y las restricciones al derecho a la participación política y a la resistencia popular; el despojo de tierras y propiedades; la supresión del desarrollo humano de los palestinos y la negación de sus derechos económicos y sociales.

El sistema racista de dominación y control no comenzó con la ocupación israelí de Cisjordania y Gaza en 1967. Al contrario, el Estado del Apartheid ha utilizado prácticas inhumanas para controlar a los palestinos desde su fundación, empleando las herramientas de represión que se han ido perfeccionando a lo largo de las décadas. Desde su creación, tras la limpieza étnica de más de la mitad de la población palestina en 1947/48, Israel se concedió a sí mismo poderes ilimitados para controlar los movimientos de los no judíos.

Entre 1948 y 1966, los palestinos que se libraron de la expulsión del territorio que pasó a formar parte del Estado de Israel, fueron sometidos a un régimen militar durante los primeros 18 años. Aunque consiguieron quedarse, muchos fueron desplazados de sus hogares a los que nunca se les ha permitido regresar. Israel introdujo normas que le otorgaban poderes ilimitados para controlar los movimientos de los residentes palestinos, confiscar sus propiedades, permitir el cierre de pueblos enteros como zonas militares, demoler sus casas y juzgarlos ante tribunales militares.

A pesar de ser ciudadanos del Estado de Israel, los palestinos necesitaban permisos para salir de sus zonas de residencia, incluso para acceder a la atención médica y al trabajo. Las instituciones estatales israelíes sometieron a los palestinos a un sistema de vigilancia y control que restringió deliberadamente sus libertades políticas, prohibiendo las protestas y deteniendo a activistas políticos por sus actividades políticas.

Aunque Israel acabó por abolir su dominio militar sobre los ciudadanos palestinos en diciembre de 1966, después de impedir con éxito que los palestinos desplazados internamente regresaran a sus hogares en pueblos vacíos destruyéndolos y sometiendo sus tierras a la forestación, Israel trasladó su régimen de dominación y control a los territorios restantes de la Palestina histórica, que pasaron a conocerse como los Territorios Ocupados. La experiencia acumulada por las autoridades israelíes durante el dominio militar sobre los ciudadanos palestinos de Israel, constituyó la base del actual régimen militar represivo.

LEER: El arraigado amor de Biden por el sionismo supera su compromiso con el derecho internacional

En la Franja de Gaza, bloqueada desde 2007, toda la población está encarcelada, ya que Israel prohíbe casi cualquier movimiento de entrada o salida, salvo, en contados casos, que define como humanitarios. Los palestinos que desean salir de Gaza o los palestinos de otras unidades que desean entrar en ella deben presentar una solicitud especial de permiso a las autoridades israelíes. Los permisos se expiden con escasez y sólo pueden obtenerse mediante un mecanismo estricto y arbitrario, o régimen de permisos, que carece de transparencia y de normas claras. Israel trata cada permiso concedido a un palestino como un acto de gracia, y no como el cumplimiento de un derecho adquirido.

El poder arbitrario que tienen los soldados israelíes sobre las vidas de los palestinos quedó poderosamente ilustrado ayer en The Guardian. El diario británico entrevistó a un soldado israelí que habló con franqueza sobre el poder burocrático del "régimen de permisos" de Israel sobre los palestinos que otorga el Coordinador de Actividades Gubernamentales en los Territorios (Cogat). "El nivel de poder y control que tenemos es asombroso", dijo el soldado israelí de 25 años que sirvió en 2020-2021 en la sede de Cogat cerca del asentamiento de Beit El, al norte de Ramallah. Describió cómo los soldados israelíes disponen de toda la información sobre un palestino con sólo pulsar un botón, y continuó lamentando su lenta toma de conciencia del impacto del extenso sistema de dominación y control de Israel sobre sus víctimas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines