Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las sanciones causan estragos en el deporte iraní

El equipo de Irán posa antes del partido de la ronda regular de amistosos de la FIFA entre Irán y Argelia en el estadio Suheim Bin Hamad el 12 de junio de 2022 en Doha, Qatar, el 12 de junio de 2022 [Amir kheirkhah - ATPImages/Getty Images].

Casi un mes después de que el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retirara a su país del histórico acuerdo nuclear con Irán en mayo de 2018, la mayor empresa de calzado del mundo, Nike, también cortó sus vínculos con la selección de fútbol de Irán.

La empresa con sede en Estados Unidos, en ese momento, dijo que las sanciones significaban que no podía proporcionar tacos a los jugadores de la selección nacional de fútbol de Irán, lo que ocurrió días antes de la participación del equipo en la Copa Mundial de la FIFA 2018 en Rusia.

Aunque la empresa insistió en que la decisión no estaba vinculada a la política, sí proporcionó tacos al 60% de los jugadores de la Copa Mundial de 32 equipos.

Como cualquier otro sector, el deporte en Irán también se ha enfrentado, directa o indirectamente, al calor de las sanciones de Estados Unidos, socavando el funcionamiento de las federaciones deportivas locales, afectando al rendimiento de los jugadores y, en algunos casos, destruyendo las carreras de jóvenes y prometedores atletas.

Hatam Shiralizadeh, un destacado periodista y comentarista deportivo iraní, afirmó que el bogey de las sanciones, iniciadas poco después de la revolución de 1979, ha afectado "gravemente" durante los últimos 43 años al deporte internacional en Irán, "especialmente en la última década".

"Basta con echar un vistazo a cómo las sanciones han afectado al deporte iraní: no podemos comprar equipamiento deportivo, no podemos inscribirnos en eventos deportivos internacionales y los patrocinadores internacionales siguen siendo reacios a cooperar con el deporte iraní", declaró a la Agencia Anadolu.

LEER: Geopolítica de minerales y el papel potencial de Turquía

Shiralizadeh se apresuró a añadir que Estados Unidos, Canadá y algunos países europeos a menudo han "creado obstáculos" al no expedir visados a los atletas y funcionarios iraníes, y los organismos deportivos nacionales han tenido problemas para pagar los salarios a los jugadores y entrenadores extranjeros.

En 2020, el fútbol iraní se enfrentó a lo que muchos denominaron su "mayor escándalo", desencadenado por la controversia sobre el impago de cuotas a un antiguo entrenador belga de la selección, Mark Wilmots.

Tras la denuncia formal de Wilmots ante la FIFA, el organismo rector del fútbol mundial, las autoridades judiciales iraníes intervinieron para resolver la crisis, para disgusto de los aficionados.

Sanciones y deporte

Irán se tambalea bajo las sanciones de Estados Unidos desde la ruptura de las relaciones diplomáticas entre ambos países tras la toma de la embajada estadounidense en Teherán en noviembre de 1979, nueve meses después de la revolución.

Aunque el impacto de las sanciones estadounidenses en la economía de Irán, en general, ha sido ampliamente documentado, el impacto general en el deporte, en particular, a menudo se pasa por alto.

Erfan Hoseiny, un joven entusiasta del deporte y escritor que cubre principalmente el fútbol iraní y asiático, está de acuerdo en que las sanciones han afectado a los deportes iraníes, "especialmente al fútbol".

"Los clubes iraníes que participan en competiciones internacionales (Liga de Campeones de la AFC) no pueden recibir el dinero de sus premios", declaró a la Agencia Anadolu, y añadió que la Confederación Asiática de Fútbol (AFC) debe "millones de dólares" al Esteghlal FC y al Persepolis FC, los dos principales clubes de fútbol de Irán.

LEER: El arraigado amor de Biden por el sionismo supera su compromiso con el derecho internacional

Hoseiny añadió que "dificulta" a los clubes iraníes el pago de los salarios de los jugadores y directivos extranjeros.

En 2019, Andrea Stramaccioni, que anteriormente entrenó a clubes de primera línea como el Inter de Milán, se vio obligado a dejar de ser el entrenador del Esteghlal FC por el impago de su salario. Su contrato de dos años con el club ascendía a unos 1,6 millones de euros (1,62 millones de dólares), que no pudieron ser pagados debido a las restricciones bancarias.

Masoud Hossein, periodista deportivo del Tehran Times, dijo que las sanciones son un "término político" que implica que hay que ser "consciente del impacto de las decisiones políticas en el deporte".

Señaló que los equipos y atletas iraníes se han visto "gravemente perjudicados" por las sanciones de los últimos años, lo que ha tenido "un enorme impacto" en la economía del país, en particular en el sector deportivo.

"Muchos atletas no han podido adquirir material deportivo debido a las sanciones y tampoco han podido organizar campos de entrenamiento en el extranjero", dijo Hossein a la Agencia Anadolu.

LEER: Los tabúes sociales, las leyes anticuadas y un poder judicial paralizado siguen fallando a las mujeres libias

Kat Khosrowyar, ex entrenador de la selección femenina de fútbol sub-19 de Irán, dijo que las sanciones han afectado al deporte iraní al "impedir que los patrocinadores internacionales firmen acuerdos con los equipos y los atletas", así como al "impedir que los principales clubes europeos entren en proyectos de academias juveniles en Irán".

La federación nacional tuvo dificultades para pagar los salarios a los entrenadores extranjeros, ya que tienen cuentas bancarias en el extranjero, lo que provoca complicaciones legales, dijo Khosrowyar a la Agencia Anadolu.

"En cuanto a los atletas iraníes, obtener un visado para el Reino Unido o Estados Unidos es una lucha. Incluso a los jugadores europeos que han viajado y jugado en Irán se les niega el visado y tienen que hacer una entrevista antes de entrar en Estados Unidos".

Denegación de visados a los atletas

En los últimos meses, a muchos atletas iraníes se les ha negado el visado para participar en competiciones internacionales, principalmente en Estados Unidos y el Reino Unido.

El equipo de lucha iraní tenía previsto enfrentarse al equipo de lucha estadounidense en Arlington (Texas) el 12 de febrero, pero la gira se canceló después de que se denegara el visado a seis miembros de la delegación, incluido el entrenador principal, Alireza Dabir.

Asimismo, los atletas iraníes de atletismo tenían previsto participar en los campeonatos mundiales de Oregón (Estados Unidos) en julio, pero se les denegó el visado en el último momento. Esto ocurrió días después de que el equipo de karate iraní se enfrentara a un rechazo similar por parte de Estados Unidos.

Gran Bretaña también retrasó y finalmente denegó el visado a Mashkat Zahra Safi, una joven iraní de 18 años que es una sensación del tenis, a principios de este mes, negándole la oportunidad de convertirse en la primera tenista de Irán en participar en el torneo junior de Wimbledon.

"En mi opinión, la política debe mantenerse al margen del deporte. Hay que separar ambas cosas. Las cuestiones políticas entre los gobiernos no tienen nada que ver con los deportistas", dijo Hossein, que ha cubierto los deportes iraníes durante muchos años.

"Estados Unidos sólo está "abusando" del poder de las sanciones para descalificar a su enemigo de las competiciones mundiales", señaló Hoseiny, añadiendo que son los atletas, y no los gobiernos, los que acaban perdiendo.

Mark Lomas, redactor de Deportes de la BBC y observador durante mucho tiempo de los deportes iraníes, señaló que "a pesar de los mejores esfuerzos de los órganos de gobierno como la FIFA y el COI", el deporte y la política están "estrechamente entrelazados".

"El deporte es un gran unificador, pero también un gran divisor, y los políticos se han convertido en expertos en utilizarlo tanto para persuadir como para provocar", declaró a la Agencia Anadolu.

"Lamentablemente, los que están atrapados en el medio son a menudo atletas cuyo principal deseo es competir y que a menudo son -como tantos ciudadanos del mundo- bastante apáticos hacia sus líderes políticos".

(Fuente: Agencia de Noticias Anadolu)

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines