Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Qué se puede esperar de la visita de Putin a Teherán

El presidente ruso Vladimir Putin (izq.) se reúne con el presidente iraní Ebrahim Raisi (der.) en Teherán el 2022 [Presidencia iraní/Anadolu News Agency].

Cada acontecimiento, tanto en el pasado como en el presente, puede abordarse desde una perspectiva diferente y situarse en diversos contextos. El viaje del presidente ruso Vladimir Putin a Irán no es una excepción. Algunas implicaciones y expectativas de esta visita son claras. Sin embargo, hay otro aspecto de la historia, y los observadores suelen pasarlo por alto: al visitar Irán, Putin o algunos otros miembros de la élite rusa podrían pensar en seguir el camino iraní. Sin embargo, esto es difícilmente posible en la Rusia actual.

Rusia se ha ido pareciendo cada vez más a Irán, al menos externamente, ya que ambos países se han quedado relativamente aislados. Es muy posible que, si no el propio presidente Putin, algunos segmentos de la élite rusa hayan pensado en imitar a Irán, que ha sobrevivido y reforzado su poder, a pesar de más de 40 años de sanciones occidentales.

Rusia como socio poco fiable de Irán

La mayoría de las élites rusas nunca han apreciado demasiado a Irán. De hecho, Moscú decidió comprometerse con Irán tras el colapso de la URSS. Sin embargo, tenía poca intención de ser un socio honesto. Según el acuerdo de 1995 entre el vicepresidente, Al Gore, y el primer ministro ruso, Viktor Chernomyrdin, Rusia no entregaría ningún arma a Irán después de 1999. Es cierto que Putin desechó este acuerdo al tomar el poder. Sin embargo, no fue un auténtico abrazo a Irán. Siguió considerándose una moneda de cambio en las relaciones con Occidente.

Hubo numerosos ejemplos. Irán compró misiles S-300 e incluso realizó un pago inicial. Sin embargo, pronto Dmitry Medvedev, que sustituyó formalmente a Putin como presidente, desechó el acuerdo a pesar de las protestas de Teherán. Los misiles sólo se entregaron tras varios años de retraso, cuando la relación de Rusia con Occidente empeoró visiblemente. Rusia también se había comprometido a construir la central nuclear de Bushehr. La construcción se había retrasado durante años.

La apelación de Teherán a la experiencia de Moscú indujo a la élite rusa a seguir a la élite occidental en una visión previsible del potencial científico y tecnológico de Irán. La élite occidental, especialmente la estadounidense, proclamaba que la ciencia y la tecnología relacionada sólo podían desarrollarse en el contexto de la "democracia" occidental y la filosofía relacionada de "diversidad", "inclusión" y "acción afirmativa", que en la vida real implicaba la importancia de una cuota de minorías raciales y mujeres. Esta teoría no se ajustaba a la realidad. La China Roja desarrolló su ciencia sin la "diversidad" y la "inclusión" obligatorias. Aun así, no tardó en alcanzar a Estados Unidos.

LEER: Los sirios en los campamentos de Idlib luchan por sobrevivir en un clima asfixiante

En el caso de Irán, el modelo era aún más sencillo: Las universidades e instituciones de investigación iraníes dejaron de existir en el discurso académico estadounidense. Las élites rusas no compartían la preocupación de Estados Unidos por la "diversidad" y la "inclusión" y se burlaban de ello con todo el marco cultural de la sociedad y la cultura estadounidenses. Por otro lado, compartían el desprecio estadounidense por Irán como "un país de fanáticos religiosos y asiáticos primitivos que no podían ofrecer nada más que gas y petróleo". Ahora, los ojos de al menos algunos miembros de la élite rusa, si no de Putin, se abrieron. Y, algunos de ellos, posiblemente de forma inconsciente, miraron a Irán, aislado durante más de 40 años, como un modelo para Rusia.

Los logros de Irán y la razón de sus esfuerzos

Putin trató muchos temas con los líderes iraníes y se alegró de su pleno apoyo a la incursión de Rusia en Ucrania como "una guerra preventiva contra el inevitable ataque de la OTAN". Entre los muchos temas tratados, Putin pidió a Irán que le entregara varios cientos de drones militares. Algunos observadores creen que algunos de ellos ya han sido entregados. Esta petición de aviones no tripulados es reveladora. Indica que Irán no es un remanso científico y tecnológico, sino un país con una ciencia muy desarrollada y moderna y una sólida base industrial, sin la cual no se podrían producir drones.

El hecho de que Irán esté avanzando probablemente hacia la creación de armas nucleares es una prueba adicional de la elevada capacidad científica y tecnológica del Estado. Se podría añadir que Irán ha desarrollado esta capacidad científica a pesar del aislamiento de las universidades y los grupos de reflexión occidentales y de los continuos asesinatos de destacados científicos nucleares iraníes, muy probablemente por parte de Israel. ¿Por qué Irán es capaz de mantener la presión? La verdadera explicación podría encontrarse en el marco socioeconómico de la sociedad iraní. El Estado controla alrededor del 60% de la economía iraní, lo que permite a la élite planificar el futuro y limitar la dependencia del país de las importaciones.

LEER: ¿Qué significa realmente la "Declaración de Jerusalén"?

En resumen, Irán, con su fuerte ethos corporativo y sus elementos de estructura "neosocialista" con ropajes islámicos neomedievales, está realmente "desoccidentalizado". O, para ser precisos, el ropaje occidentalizado, por ejemplo, la apreciación de la tecnología occidental, se coloca en un cuerpo esencialmente "postoccidental" o "no occidental". La historia es muy diferente con la Rusia de Putin.

¿Por qué Rusia no es Irán?

De hecho, con todos sus cambios, los cimientos de la vida socioeconómica de Rusia no han cambiado mucho desde principios de los años 90, la era de la "privatización". La mayoría de los magnates operan como actores independientes, y la propia noción de planificación estatal, de una u otra forma, sin decir mucho de la nacionalización, está descartada. Por esta razón, la "sustitución de importaciones", esencial para la resistencia económica y geopolítica del país, se ha estancado. La corrupción es rampante, y la desigualdad socioeconómica asociada es flagrante.

No es de extrañar que el dinero en efectivo sea la principal motivación para que los rusos de las provincias deprimidas se unan al ejército para luchar en Ucrania. Las declaraciones de la élite rusa sobre los distintos valores rusos y las diferencias de civilización son básicamente una farsa. Y, mientras que en el caso de Irán, el ropaje occidental se coloca en un cuerpo corporativo básicamente "no occidental", en el caso de Rusia, algunos segmentos de la élite quieren poner los ropajes tradicionalistas de Rusia en el cuerpo básicamente capitalista del Occidente moderno. Estos arreglos no funcionarán bien a largo plazo.

No sólo la Rusia actual no puede ser Irán, sino que una fuerte alianza con Irán está fuera de lugar, debido a los recuerdos de la historia reciente. En consecuencia, no hay que esperar muchos resultados del viaje de Putin a Teherán, ni para la evolución interna ni para la política exterior de Rusia. En consecuencia, el régimen podría ser inestable a largo plazo, a pesar de las recientes conquistas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIránOriente MedioRegiónRusiaSiriaUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines