Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La matanza israelí de palestinos en Nablus ha provocado una reacción en las fábricas de drones británicas

Activistas entraron en la fábrica de Shenstone de la empresa israelí de armamento Elbit Systems en Birmingham el 24 de julio de 2022 [VX Photo/ Vudi Xhymshiti].

Creo que la mayoría de nosotros ha oído hablar de la teoría del caos, comúnmente llamada "efecto mariposa", que afirma que si una mariposa bate sus alas en el momento justo y en el lugar adecuado puede provocar un huracán a miles de kilómetros de distancia. No estoy seguro de que sea cierto, pero ilustra cómo acontecimientos aparentemente rutinarios en un lugar pueden tener un impacto en otro.

En otras palabras, para cada acción hay una reacción, y mientras la brutal ocupación israelí de Palestina ha intentado normalizar la matanza y el asesinato de palestinos, un pequeño grupo de activistas en el Reino Unido ha decidido invocar la teoría del caos para denunciar los crímenes contra la humanidad cometidos por el Estado canalla.

Pocas horas después de que las tropas israelíes invadieran y asaltaran la ciudad ocupada de Naplusa, matando a dos palestinos e hiriendo a otros nueve, los activistas de Palestine Action se dirigieron a la fábrica de Shenstone de la empresa israelí de armamento Elbit Systems y atacaron el exterior del lugar. Además de utilizar su ya característica pintura roja, los activistas también iban armados con granadas aturdidoras y munición, lo que podría ser considerado por algunos como una alarmante escalada de las tácticas del grupo.

En un contundente mensaje a Tel Aviv, Acción Palestina emitió el domingo esta declaración: "Hoy, un mensaje a la ocupación israelí y a quienes la mantienen: ya ha pasado el día en que su violencia no será controlada, prepárense para recibir resistencia en cada paso del camino". Los activistas han pasado hoy a la acción con el fin de desmantelar una industria construida sobre la ocupación, la desposesión y la guerra en todo el mundo."

LEER: La gira de Biden por Oriente Medio hace más difícil el camino hacia la reactivación del acuerdo nuclear con Irán

Los activistas atacaron UAV Engines -una fábrica perteneciente a Elbit, que es el mayor fabricante de armas de Israel- y causaron daños por valor de miles de libras. La fábrica fabrica componentes para los drones militares de Elbit, incluidos los Hermes 450 y 900, que bien podrían haber sido utilizados en Nablus en las primeras horas del domingo. Los drones también se utilizan ampliamente en la vigilancia y los ataques militares contra los palestinos que viven en Gaza.

Palestine Action ha aparecido en los titulares de MEMO en varias ocasiones a lo largo del año pasado por apuntar a Elbit, que también fabrica el avión no tripulado Watchkeeper, basado en el Hermes 450, y que se suministra al ejército británico, a las fuerzas fronterizas y a otras agencias gubernamentales. Este dron en concreto se utiliza para vigilar a los ciudadanos británicos y controlar a los inmigrantes que intentan cruzar el Canal de la Mancha.

Un portavoz de Palestine Action dijo: "Los drones de Elbit se fabrican en Gran Bretaña, se prueban en Palestina y luego se venden al ejército británico, entre otros. El ejército británico mantiene profundos lazos con Elbit: Gran Bretaña es cómplice de una industria internacional construida sobre la ocupación, una industria en la que la tecnología no está adaptada para satisfacer las necesidades humanas, sino para fomentar la represión y el terror. Sólo podemos cortar estos lazos con la acción directa de las masas, de la gente corriente, dispuesta a hacer sacrificios para acabar con nuestra complicidad colectiva".

Los dos palestinos asesinados durante la noche en el distrito de Al-Yasmina de Nablus han sido identificados como Muhamad Azizi, de 25 años, que recibió un disparo en el pecho, y Abdul Rahman Jamal Suleiman Sobh, de 28 años, que recibió un disparo en la cabeza. Una casa fue acordonada antes de ser volada. Más de una docena de personas resultaron heridas, algunas de ellas de gravedad.

Fassino vs Albanese: ¿está Italia en el lado equivocado de la historia cuando se trata de Palestina?

El alto funcionario palestino Hussein Al-Sheikh describió la carnicería como un crimen y dijo que la ocupación israelí será responsable. "Otro crimen cometido por las fuerzas de ocupación en la ciudad vieja de #Nablus, donde han caído mártires y muchos heridos, también hubo destrucción de viviendas y quema de propiedades", tuiteó. "Condenamos enérgicamente este crimen y hacemos responsable a la ocupación de sus repercusiones".

Como es habitual, el ejército israelí restó importancia al carácter unilateral del ataque, tratando de presentar el incidente como un choque de armas igualado. Dijo que hubo intercambios de disparos entre los sospechosos armados y las tropas que terminaron con la "neutralización de los terroristas dentro de la casa y en su techo".

Las incursiones y acciones militares israelíes en la Cisjordania ocupada se han convertido en algo casi nocturno, pero los lugareños afirman que en los últimos meses han aumentado su potencia de fuego. Desde finales de marzo han muerto al menos 52 palestinos, la mayoría en la Cisjordania ocupada.

Normalmente, Tel Aviv se refiere a los muertos como combatientes armados, pero los civiles también se han visto envueltos en el fuego. El asesinato de la veterana periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh cuando cubría una incursión israelí en Yenín es un ejemplo de ello. Sus familiares y simpatizantes siguen exigiendo justicia por su asesinato y han pedido a la Corte Penal Internacional que intervenga.

Queda por ver si la CPI llevará a su asesino ante la justicia, pero de la reacción de ayer se desprende claramente que la empresa de armamento israelí Elbit Systems en el Reino Unido debe prepararse para más represalias si las brutales fuerzas de ocupación israelíes siguen matando palestinos.

Decenas de activistas propalestinos radicados en el Reino Unido, que se arriesgan a ser detenidos y a perder su libertad, están atrayendo estos días un apoyo masivo, especialmente por parte de los habitantes de la zona que desean ver el fin de una industria brutal que opera a sus puertas. Palestine Action ya ha reivindicado el cierre de dos instalaciones de Elbit en Londres y Oldham. Los activistas dicen que no pararán hasta que UAV Engines Ltd. cierre definitivamente.

LEER: En nombre de la lucha contra el antisemitismo, los laboristas ignoran la islamofobia y establecen una jerarquía del racismo

Algunos compradores utilizan los drones de Elbit para la represión violenta de la población civil, así como para la vigilancia aérea y marítima. Los drones Hermes 450/900 han sido "probados en combate" en Gaza, donde mantienen una presencia constante en los cielos, que se da a conocer por su distintivo zumbido. La amenaza de bombardeo siempre está al acecho.

Además, los aviones no tripulados de Elbit constituyen el 85% de la flota de aviones no tripulados de Israel, y se utilizan para mantener a poblaciones enteras viviendo con miedo, con una mentalidad de asedio permanente. No es de extrañar que más del 90% de los niños palestinos que viven en Gaza sufran de TEPT.

Según Palestine Action, el ataque de ayer a la fábrica de armas se hizo en nombre de los niños palestinos inocentes, "con la promesa de resistencia hasta la victoria: el fin de la complicidad británica y una Palestina libre de los horrores de la ocupación y el terror de Estado".

Los juicios por la detención de activistas en Gran Bretaña han fracasado o han sido desestimados. Es bien sabido que el grupo de Acción Palestina vería con buenos ojos un juicio completo en el que los ejecutivos de la empresa armamentística tuvieran que declarar sobre las armas que fabrican y cómo se despliegan. Dado que se trata de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad -Israel comete ambos con regularidad-, tal vez la policía estaría mejor empleada entrevistando a aquellos que son reacios a subir al estrado en un tribunal británico y a prestar declaración, en lugar de detener a los activistas de Acción Palestina.

Ahora que están intensificando su misión de cerrar Elbit armándose con granadas aturdidoras y munición, además de su pintura roja, está claro que no se detendrán mientras se cometan impunemente crímenes cada vez más graves contra el pueblo palestino por parte del Estado sionista del apartheid de Israel. Las empresas y las personas que ganan dinero con el Estado canalla pueden llegar a lamentar su desprecio por el derecho internacional.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReino UnidoSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines