Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Cuando el polvo se asiente, cómo ayudará África a la crisis energética de la UE

Una gasolinera Shell en Moscú, Rusia, el 8 de marzo de 2022 [Pavel Pavlov/Anadolu Agency].

Europa se enfrenta a una crisis energética sin precedentes. Y sus opciones son escasas. Sin embargo, África ha surgido como, quizás, la fuente de energía alternativa más viable. ¿Pero cómo ha llegado Europa hasta aquí? Comenzó con las sanciones económicas que impuso a Rusia por la aventura militar de Moscú en Ucrania. Al depender en gran medida del petróleo y el gas rusos, esto empezó a parecer rápidamente un error de cálculo. En represalia, Rusia ha ido cerrando poco a poco los grifos, además de imponer sus propias condiciones para la reanudación de los suministros. Europa se ha visto abocada a una posible ruina económica. Caminando por la cuerda floja, ha optado por explorar opciones alternativas de suministro energético. Así que África, que cuenta con algunos de los mayores proveedores de crudo del mundo, tiene el potencial de acudir al rescate. Ahora, los capitales occidentales se lanzan a por una muerte rápida para salvarse de la ruina económica, pero ¿a qué precio para África?

Según el experto en políticas energéticas de Bloomberg, Javier Blas, "es una cadena de fichas de dominó energéticas que cae". Según él, cuando se asiente la polvareda, la factura total del rescate del mercado energético europeo este invierno superará fácilmente los 200.000 millones de dólares. Esta cifra es, sin duda, una estimación aproximada de la Agencia Internacional de la Energía.

En febrero, Londres anunció un rescate de varios miles de millones de libras para amortiguar el impacto de un aumento del 54% en el tope energético minorista del país. Actualmente, el aumento de casi el 70% se anunciará a principios de agosto. Estas son las cifras del instituto gubernamental de regulación energética, OFGEM.

LEER: El futuro de las exportaciones de petróleo ruso a la India tras la invasión rusa de Ucrania

Alemania se encuentra en una situación similar. El presidente ruso, Vladimir Putin, ha cortado el suministro de gas a Alemania en un 60% aproximadamente. Uniper (empresa energética con sede en Frankfurt) está perdiendo unos 30 millones de euros cada día por tener que comprar el mismo gas en el mercado al contado, añadió Blas en su informe.

Una de las mayores empresas de banca de inversión, Goldman Sachs, informa de que los hogares europeos tendrán que pagar 470 euros al mes por la electricidad y el gas, lo que supone un aumento del 290% respecto al coste típico a mediados de 2020.

Tras el inicio de la guerra de Ucrania, los precios del gas en Europa se dispararon a máximos históricos debido a la fuerte demanda invernal y a las tensiones geopolíticas entre el principal proveedor, Rusia, y los países consumidores.

El precio del gas en Europa se disparó casi un 20%, hasta alcanzar los 175 euros por megavatio hora. La economía europea empezará a contraerse en el transcurso del segundo semestre de 2022, y la recesión continuará hasta el verano de 2023, con un descenso total del 1,7% del PIB.

Petróleo ruso - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Los países europeos que dependen del gas ruso se apresuran a encontrar suministros alternativos. La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, firmó el pasado lunes un acuerdo de suministro con Azerbaiyán. Según Financial Times, este acuerdo aumentará las entregas a Europa en un 48% este año, y pretende duplicarlas para 2025. Pero las importaciones azeríes sólo representan una parte del total de la UE. Por supuesto, el país del Cáucaso es uno de los varios, incluso africanos, que la UE está cortejando en su intento de asegurarse alternativas a los suministros rusos.

Mientras tanto, Europa y las naciones del norte de África pueden reducir significativamente las emisiones equivalentes de CO2 sin retrasar la transición energética y beneficiarse en gran medida de nuevas fuentes de ingresos para reinvertir en fuentes de energía limpia.

El año pasado, durante la COP26, los gobiernos de Sudáfrica, Francia, Alemania, el Reino Unido y los Estados Unidos de América, junto con la Unión Europea, anunciaron una nueva y ambiciosa Asociación de Transición Energética Justa a largo plazo para apoyar los esfuerzos de descarbonización de Sudáfrica.

Hoy, para el mayor proyecto energético de gas de África, el gasoducto entre Nigeria y Marruecos, el Presidente nigeriano ha pedido a Europa que ayude a financiar 25.000 millones de dólares para este gasoducto, destacando su potencial para resolver la crisis energética de Europa.

Este gasoducto tiene forma de media luna, incluyendo 11 naciones africanas. Se llama la Media Luna de Oro. Comienza en Nigeria, pasando por Ghana, Guinea, Senegal y Mauritania, y termina en Marruecos, país fronterizo de África con Europa. La financiación de este proyecto será un poderoso salvavidas para la seguridad energética europea.

LEER: La gira de Biden por Oriente Medio hace más difícil el camino hacia la reactivación del acuerdo nuclear con Irán

Italia también está a punto de impulsar el suministro desde Argelia, con la compañía energética italiana Eni y la francesa Total Energies. La semana pasada se firmó un acuerdo con la empresa argelina Sonatrach para un nuevo proyecto de desarrollo de gas por valor de 4.000 millones de dólares, que acabará por poner en marcha nuevos suministros.

En África, los expertos regionales señalan el peligro que suponen para el continente las exploraciones de petróleo y gas a gran escala por parte de las empresas europeas. Si se observan las experiencias pasadas, hay claros indicios de lo que África debe hacer para proteger a las comunidades y el medio ambiente.

En relación con esto, África tiene que mejorar su juego. Todos los países productores de petróleo y gas, así como los que tienen reservas sin explotar, deben despejar el camino para la inversión. Atrayendo inversiones verdes, África alcanzará sin duda sus objetivos de desarrollo socioeconómico. Además, África puede asociarse con aquellos países en los que hay una demanda importante.

En resumen, sería estratégicamente más prudente asociarse con países que tienen demanda de petróleo y gas más que asociarse con países que ya son productores de petróleo y gas. Con sus vastos recursos energéticos, los productores de petróleo y gas de África están bien posicionados para desempeñar un papel mediador en este conflicto mundial, en lugar de optar por convertirse en apoderados.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónRusiaSmall SlidesUcrania

Elif Selin Calik es periodista e investigadora independiente. Es colaboradora habitual de publicaciones en TRT World, Daily Sabah, Rising Powers in Global Governance y Hurriyet Daily News. Fue una de las fundadoras del Departamento de Noticias a Fondo de la Agencia de Noticias Anadolu y participó en la COP23 de las Naciones Unidas en Bonn como observadora. Tiene una maestría en Estudios Culturales de la Universidad Internacional de Sarajevo y una segunda maestría en Diplomacia Global de la SOAS, Universidad de Londres.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines