Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Antes de que Israel alegue "antisemitismo" en el extranjero, debería erradicar la plaga en casa

Deborah Lipstadt en Roma, Italia, el 17 de octubre de 2016 [Vittorio Zunino Celotto/Getty Images].

Cuando la Dra. Deborah Lipstadt se convirtió en la vigilante especial del antisemitismo de Estados Unidos, decidió embarcarse en una gira de 11 días por Oriente Medio, haciendo de Arabia Saudí la primera parada. Como se preveía, la embajadora antisemita del Departamento de Estado de EE.UU. no tardó en enfrentarse a un episodio explosivo de odio a los judíos. Sin embargo, no fue en la tierra de los lugares más sagrados del Islam donde tuvo lugar; fue en Jerusalén, y los culpables fueron sionistas extremistas.

Hombres judíos misóginos y de línea dura interrumpieron un grupo judío pro-mujeres durante las ceremonias religiosas cerca del Muro Occidental; gritaron cosas como "nazis", "cristianos" y "animales" a la congregación mixta antes de romper los libros de oraciones y ahogar las palabras de los rabinos haciendo sonar silbatos. Los disturbios fueron causados por docenas de extremistas judíos ultraortodoxos que atacaron tres ceremonias de bar y bat mitzvah cerca del muro hace unos días.

Lipstadt, que tomó posesión del cargo de embajadora en marzo, fue debidamente informada del incidente. "Profundamente preocupada por las inquietantes acciones de un grupo de extremistas la semana pasada en el Kotel", tuiteó el 30 de junio. "No nos equivoquemos, si un incidente tan odioso -una incitación de este tipo- hubiera ocurrido en cualquier otro país, no habría dudado en calificarlo de antisemitismo".

LEER: Oriente Medio puede ayudar a resolver la crisis energética de Europa con inversiones en energía sostenible

Entonces, ¿por qué no lo llama por lo que es y le dice precisamente eso al presidente estadounidense Joe Biden antes de su gira por Oriente Medio que comienza esta semana? Para eso la nombró Biden, ¿no es así? Dijo que quería tomar medidas enérgicas contra el antisemitismo flagrante, así que ¿por qué el principal defensor de Israel no toma medidas contra este repugnante y violento grupo de fanáticos religiosos?

La realidad es que esta forma de odio a los judíos ha estado presente en Israel durante muchos años entre los extremistas religiosos de la comunidad judía. Mientras que los episodios de antisemitismo han sido objeto de medidas internas en partidos políticos, universidades y otras organizaciones de todo el mundo, el gobierno israelí ha barrido su propio problema judío bajo la alfombra y ha permitido que florezca esta forma de terror antisemita de cosecha propia.

Mujeres del Muro es un grupo que ha sido objeto de muchos ataques desde su creación hace 30 años. Las fundadoras eran mujeres judías de Israel y del extranjero que exigían el derecho a llevar mantos de oración, rezar y leer la Torá colectivamente y en voz alta en el Muro Occidental (el mencionado Kotel) en la Jerusalén ocupada.

El Muro de las Lamentaciones es el lugar sagrado más importante del judaísmo y el principal símbolo del pueblo y la soberanía judía, pero las mujeres no pueden rezar libremente en él. Mujeres del Muro dice que reúne a todas las confesiones del judaísmo: Ortodoxo, Reformista, Conservador, Masortí, Renovador y Reconstruccionista. Sus reivindicaciones para rezar junto al Muro de las Lamentaciones según sus propias tradiciones en un espacio de género mixto han resultado ser una patata caliente para los dirigentes políticos de Tel Aviv. El entonces primer ministro Benjamín Netanyahu llegó a un compromiso en 2016 al designar un espacio igualitario en el lado sur del Muro de las Lamentaciones, accesible desde la puerta principal de la plaza, que sería gestionado por un consejo de representantes del judaísmo progresista.

Netanyahu no tardó en recibir presiones de sectores de los poderosos lobbies judíos ultraortodoxos, por lo que se estableció un espacio más reducido, aunque tras los estallidos violentos y el incidente del 30 de junio difícilmente puede calificarse de espacio seguro para las judías. Como le dirá cualquier palestino en la Palestina ocupada, los compromisos en el Estado sionista a menudo no valen ni el papel en el que están escritos, y parece que esto también es cierto desde la perspectiva de los judíos progresistas.

En los 74 años transcurridos desde su sangrienta creación, Israel nunca ha sido capaz de controlar a los violentos extremistas religiosos, principalmente de los asentamientos ilegales, que perturban y brutalizan rutinariamente la vida de los palestinos. Si Tel Aviv no puede ofrecer protección a las mujeres judías en el lugar más sagrado del judaísmo, ¿qué esperanza hay para los palestinos?

No es de extrañar que el tercer lugar más sagrado del Islam, del que el Muro Occidental es uno de sus límites, sea constantemente violado y atacado por extremistas judíos, así como por las brutales fuerzas de ocupación israelíes. Hacen que el culto en la mezquita de Al-Aqsa sea extremadamente difícil para los musulmanes locales y visitantes.

LEER: La justicia para Shireen Abu Akleh sólo llegará con el fin de la ocupación israelí

El primer ministro saliente, Naftali Bennett, impulsó un compromiso durante su breve mandato mientras intentaba desesperadamente no verse envuelto en una disputa política con los clérigos de línea dura y sus seguidores de los partidos ultraortodoxos. Sin embargo, como han demostrado los acontecimientos del 30 de junio, la diplomacia de guante de terciopelo no funciona con los judíos de extrema derecha, cada vez más numerosos, en el Estado de ocupación.

La Dra. Lipstadt tiene sin duda mucho trabajo por delante si se toma en serio la tarea de acabar con el inaceptable odio a los judíos que se ha tolerado durante demasiado tiempo en Israel. Lo que estos últimos episodios nos han mostrado es que la Knesset tiene miedo de los extremistas religiosos que hay en su seno y hay una reticencia a frenar sus vínculos con los grupos terroristas y el comportamiento criminal. Esta última no sólo se dirige contra los palestinos, sino también contra otros judíos.

El gobierno de Biden nombró un enviado especial con rango de embajador para abordar el antisemitismo. Es un comienzo positivo. Ahora el trabajo duro debe comenzar en lo que se está convirtiendo rápidamente en uno de los lugares más peligrosos para los judíos en el mundo: el autodeclarado estado judío de Israel. Las personas en casas de cristal no deberían tirar piedras, así que antes de que Israel grite "antisemitismo" en el extranjero, debería erradicar la plaga en casa, en el propio Estado de ocupación.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines