Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La justicia para Shireen Abu Akleh sólo llegará con el fin de la ocupación israelí

La gente se reúne para protestar por el asesinato de la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh mientras cubría una redada israelí en Cisjordania el 14 de mayo de 2022 [Raşid Necati Aslım - Agencia Anadolu].

Tras reiteradas peticiones, la Autoridad Palestina aceptó finalmente entregar la bala que mató a la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh a Estados Unidos para que realice pruebas forenses y averigüe quién efectuó el disparo mortal. El fiscal de la Autoridad Palestina, Akram Al-Khatib, declaró a la Radio Voz de Palestina que la autoridad había recibido "garantías" de Estados Unidos "de que el examen será realizado por ellos y que los israelíes no participarán". Sin embargo, según un portavoz del ejército de ocupación israelí, "el examen no será estadounidense. El examen será un examen israelí, con presencia estadounidense en todo momento".

La AP temía, con razón, que las autoridades de ocupación intentaran blanquear la matanza. Ya han rechazado los relatos de testigos presenciales y las conclusiones de varios medios de comunicación, como AP, CNN, el New York Times y el Washington Post, de que la bala que mató a Abu Akleh mientras cubría una incursión israelí en el campo de refugiados de Yenín el 11 de mayo fue disparada por un francotirador israelí.

El jefe del Movimiento de Iniciativa Palestina, Mustafa Barghouti, criticó a la AP por haber entregado la bala. "La AP traicionó la sangre de Shireen Abu Akleh al entregar a Estados Unidos la bala que la mató", dijo. "Fue una traición de la AP que ha salvado la ocupación israelí".

Barghouti calificó la medida de "traición" porque sabe que los estadounidenses y los israelíes son como uno solo. "Es imposible que el criminal investigue sus propios crímenes", añadió. "Debería haberse formado una comisión internacional que no incluya a Israel para realizar pruebas forenses sobre la bala".

LEER: Los periodistas deben tener cuidado: decir la verdad debería llevar una advertencia sanitaria 

Los temores de encubrimiento se hicieron realidad el lunes, cuando el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que probablemente Abu Akleh fue disparada desde una posición israelí, pero que no había pruebas de que el asesinato fuera intencionado. Además, no se pudo llegar a "una conclusión definitiva sobre el origen de la bala" ya que "los expertos en balística determinaron que la bala estaba muy dañada, lo que impidió llegar a una conclusión clara".

Este anuncio provocó la ira de los funcionarios palestinos, los defensores de los derechos humanos y la familia de Abu Akleh. El grupo israelí de derechos humanos B'Tselem calificó la investigación de "encubrimiento israelí respaldado por Estados Unidos", antes de añadir que "todas las investigaciones publicadas hasta ahora concluyen que Israel es responsable del asesinato de la periodista Shireen Abu Akleh".

Nabil Abu Rudeineh, portavoz del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, declaró: "Pedimos a la administración estadounidense que mantenga su credibilidad y responsabilice plenamente a Israel del asesinato de la mártir Abu Akleh, porque los hechos palestinos e internacionales confirman la responsabilidad del ejército israelí sin ninguna duda".

La secretaria general de Amnistía Internacional, Agnes Callamard, dijo que el asesinato de Abu Akleh debe ser investigado como un acto de "uso excesivo de la fuerza". Escribió en Twitter que la "posible ausencia" de intención "no absuelve a Israel de sus responsabilidades", y subrayó: "Israel debe rendir cuentas. Hay que hacer justicia. Los periodistas deben ser protegidos cuando hacen su trabajo. No un objetivo".

Israel mata a tiros a la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, durante la invasión de Yenín - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

El mismo día en que Estados Unidos anunció los resultados de su investigación, el primer ministro israelí, Yair Lapid, declaró que una investigación interna del ejército israelí "no pudo determinar quién es el responsable de la trágica muerte de la periodista Shireen Abu Akleh, pero sí pudo determinar de forma concluyente que no había intención de hacerle daño. Israel expresa su dolor por su muerte".

Después de todo esto, las facciones palestinas, la OLP y los grupos de derechos pidieron que Estados Unidos fuera objetivo, que Israel rindiera cuentas y que se viera que se hacía justicia con Abu Akleh y su familia. Sin embargo, a la luz de la absolución por parte de Israel de la responsabilidad de sus soldados, parece que la espera de justicia para Shireen continúa.

Israel tiene un historial de este tipo de injusticias. El 29 de octubre de 1956, por ejemplo, la policía fronteriza israelí (Magav) mató a 48 civiles palestinos: 19 hombres, seis mujeres y 23 niños de entre 8 y 17 años. Los policías que los mataron fueron juzgados, declarados culpables y condenados a largas penas de prisión. Sin embargo, todos fueron indultados y puestos en libertad tras un breve periodo de tiempo entre rejas. El comandante de la policía de aquel fatídico día fue multado con sólo 10 centavos israelíes. Una miseria, incluso en 1956.

LEER: Asesinando a Shireen Abu Akleh por segunda vez 

Más recientemente, Elor Azaria fue un soldado israelí que fue filmado disparando una bala en la cabeza del palestino Abdel Fattah Al-Sharif, de 21 años, mientras el joven yacía herido en una calle de la ciudad ocupada de Cisjordania, Hebrón, en 2018. Azaria se acercó a él tranquilamente, levantó su rifle y disparó. Fue condenado a sólo 18 meses de prisión y degradado, y luego liberado tras cumplir nueve meses.

El 12 de enero de 2004, el policía fronterizo israelí Taysir Hayb mató a un activista británico de derechos humanos en Gaza. Fue condenado a catorce años y medio de prisión, pero pasó menos de la mitad de ese tiempo en prisión.

En cuanto al sistema judicial de Israel y el modo en que trata a los asesinos israelíes, B'Tselem es claro: los soldados o policías de ocupación israelíes "responsables de dañar a los palestinos quedan impunes, y las víctimas no reciben ninguna compensación por el daño que sufren". En los escasos casos en los que se ha procesado a miembros de las fuerzas de seguridad israelíes, han sido "excepciones aisladas [y] sólo sirven para ampliar la ilusión de que los sistemas de aplicación de la ley en vigor funcionan correctamente".

Debemos tener esto en cuenta mientras pedimos y esperamos justicia para Shireen Abu Akleh y su familia. La justicia para los palestinos bajo la brutal ocupación israelí es una ilusión. La verdadera justicia sólo llegará cuando se ponga fin a la ocupación y la querida Palestina de Shireen sea independiente y libre.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines