Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Asesinando a Shireen Abu Akleh por segunda vez

Cientos de personas se reúnen en Bay Ridge de Brooklyn en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, el 15 de mayo de 2022 [Tayfun Coşkun - Agencia Anadolu].

Estados Unidos ha vuelto a asesinar a la mártir Shireen Abu Akleh y ha encubierto los atroces crímenes de la ocupación, protegiendo el terrorismo de Israel. La administración estadounidense no ha emitido ni una sola condena de lo ocurrido, como si viviera en otro planeta. De hecho, no ha condenado ninguna de las acciones del ejército de ocupación durante muchos años contra los territorios palestinos ocupados, incluidos los crímenes cometidos por las fuerzas de ocupación. No pueden seguir guardando silencio y engañando al mundo de nuevo invirtiendo los hechos y falsificándolos. Las partes palestinas deben asumir la responsabilidad de seguir el caso del asesinato en los tribunales internacionales, especialmente en la CPI, considerando que el Estado de ocupación es responsable de su muerte y debe asumir las consecuencias.

Nos sorprende la continua falsificación e inversión de los hechos por parte de los medios de comunicación israelíes, que informan de las noticias de forma politizada y no expresan ningún contenido moral, sino que apoyan la narrativa de la ocupación. El papel de Estados Unidos se alinea con esto, a pesar del feo crimen presenciado por el mundo, y a pesar de las investigaciones de los medios de comunicación internacionales y de la documentación de los hechos con pruebas irrefutables, que coinciden con los resultados de la investigación palestina supervisada por la fiscalía palestina. A pesar de ello, el gobierno de ocupación sigue negando su responsabilidad en el asesinato de Shireen Abu Akleh.

La partida de Shireen dejó pruebas claras y testigos de los crímenes de la ocupación para exponer la política de ejecuciones y asesinatos practicada por el gobierno de ocupación. Expone a los medios de comunicación, al poder judicial y a la corrupción moral y de seguridad de un ejército, basado en la práctica de matar e imponer su dominio por la fuerza militar y su uso exagerado contra un pueblo ocupado que exige sus derechos.

LEER: La impunidad de Israel se ve favorecida por el encubrimiento estadounidense del asesinato de Shireen Abu Akleh

A través de su atroz crimen, las fuerzas de ocupación quieren oscurecer la verdad y encubrir sus crímenes, que tienen como objetivo el pensamiento, el lenguaje y el discurso periodístico de Shireen, para asesinar la verdad y la cámara. Shireen murió, dejando tras de sí pruebas claras para procesar a la ocupación por sus crímenes y poner fin a su política de liquidación, ya que la ocupación es muy consciente del importante papel que desempeñan los medios de comunicación a la hora de transmitir la verdad al mundo y exponer las graves violaciones cometidas por las fuerzas de ocupación.

Desde todo punto de vista, y dentro de los límites de lo publicado sobre el caso del asesinato de la periodista Shireen Abu Akleh, el informe estadounidense demostró que da legitimidad a la ocupación en la continuación de la política de asesinato y persecución de periodistas palestinos. También justifica que el ejército de ocupación ataque directamente al pueblo palestino, lo que constituye un grave peligro y viola el derecho internacional y los pactos de protección de los periodistas. La administración estadounidense debe mantener su credibilidad y responsabilizar plenamente a la ocupación del crimen, porque los hechos, los acontecimientos y lo sucedido confirman su responsabilidad sin ninguna ambigüedad y sin pasar por alto la verdad.

El caso del asesinato de la periodista Shireen Abu Akleh no puede cerrarse con una disculpa superficial a través de un portavoz de los medios de comunicación israelíes, y los que cometieron el crimen deben ser procesados. Al cometer este atroz crimen, la ocupación quiere intimidar y aterrorizar a los periodistas para evitar que informen de la verdad al mundo, pensando que este plan podría minar la voluntad de los periodistas, su patriotismo y su insistencia en luchar contra el ocupante, por muy tiránicas, injustas y agresivas que sean sus prácticas.

Es necesaria una acción internacional a todos los niveles para denunciar la ocupación y trabajar para abrir una investigación internacional neutral, independiente y transparente, bajo la supervisión de la CPI, para investigar el crimen. También es necesario lanzar una campaña internacional por parte del Sindicato de Periodistas Palestinos, la Federación Internacional de Periodistas y las instituciones de derechos humanos palestinas y árabes y las organizaciones internacionales para que los criminales de guerra rindan cuentas, con el fin de evitar que los criminales de guerra escapen de la justicia.

LEER: La dimisión de Bennett revela sus fallos internos y externos

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Addustour el 6 de julio de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines