Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel pasa por gobiernos como el Manchester United pasa por directivos; ambos están en declive

Puede que Israel no venga inmediatamente a la mente cuando se piensa en el club de fútbol inglés Manchester United, sin embargo, en términos de liderazgo inconsistente, el autodeclarado estado judío parece estar siguiendo un camino que ha personificado a los Diablos Rojos desde que el legendario entrenador Sir Alex Ferguson se retiró en 2013. El club ha tenido ocho directivos desde entonces.

En Israel, la inestabilidad "directiva" empieza a ser la norma en cuanto a su política nacional tras la incapacidad del primer ministro Benjamin Netanyahu de formar una coalición el año pasado. Ferguson y Netanyahu eran los que más tiempo llevaban en sus respectivos cargos directivos, y ambos deben ver cómo sus sucesores no consiguen igualar sus logros para el club y el país, respectivamente. Los frecuentes cambios no han revertido hasta ahora esta tendencia.

Dependiendo de a quién se pregunte o qué criterio se utilice, el United es uno de los clubes de fútbol más exitosos de Inglaterra. Sin embargo, ninguno de los ocho entrenadores desde Ferguson ha tenido mucho éxito, aparte de José Mourinho, que ganó la Europa League en 2017, sólo para ser despedido en 2018 después de no haber logrado revivir al equipo.

El ex jugador Ole Gunnar Solskjær fue el que más tiempo estuvo en el cargo durante este periodo de barbecho, pero después de tres años también fue despedido y sustituido por el entrenador interino Ralf Rangnick en noviembre del año pasado; Rangnick se marchó antes del final de la temporada. El nuevo entrenador, Erik ten Hag, fue nombrado en abril y se comprometió a cambiar la suerte del equipo. Algunos hinchas escépticos ya le han apodado "Erik diez meses", porque ningún entrenador ha sobrevivido en la era post-Ferguson después de que el club no se clasificara para la Liga de Campeones. Algunos observadores ya lo han dado por perdido, y su despido es casi "inevitable".

Para que Israel funcione como Estado, depende de un liderazgo estable y fuerte, del que carece. El 1 de julio, Yair Lapid se convirtió en el decimocuarto Primer Ministro de Israel, un cargo interino antes de las quintas elecciones generales del país en sólo tres años, previstas para octubre o noviembre. Se prevé que las elecciones acaben en un punto muerto político y en una mayor incertidumbre.

El predecesor de Lapid, Naftali Bennett, de "extrema derecha", asumió el cargo en junio del año pasado, después de que el parlamento aprobara el gobierno de coalición que había formado. Destituyó así a Netanyahu, que en ese momento se enfrentaba a cargos de corrupción.

LEER: Los palestinos rechazan las imposiciones internacionales sobre ellos y su tierra 

El ex ministro de Asuntos Exteriores, Lapid, debía sustituir a Bennett en 2023 como parte de un acuerdo de rotación, destinado a mantener la coalición de mayor diversidad ideológica de Israel y a mantener a Netanyahu fuera del cargo. Sin embargo, la transición política se adelantó después de que Bennett perdiera la mayoría, disolviera el parlamento del país, la Knesset, y convocara elecciones anticipadas.

Esta "difícil" decisión, dijo Bennett, se tomó en gran medida para salvaguardar los intereses de los colonos judíos ilegales en la Cisjordania ocupada, después de que varios miembros árabes de la Knesset de la coalición se negaran a respaldar un proyecto de ley destinado a renovar y mantener el estatus legal de los colonos, lo que hizo que no se convirtiera en ley. El proyecto de ley se consideró una prueba importante para el frágil gobierno. Por encima de todo, se informó de la tensión entre Bennett y Lapid, que amenazaba la estabilidad del gobierno y planteaba dudas sobre si Bennett dimitiría en favor de Lapid cuando llegara el momento.

Reconociendo el impacto que otras elecciones tendrían en un Estado que se tambalea al borde del colapso, Bennett advirtió el mes pasado que el país se enfrentaba a "una verdadera prueba", que tenía el potencial de "dividir nuestra tierra". Esta admisión de que existía un verdadero temor sobre la continuidad del Estado de ocupación colonial siguió a una preocupación más grave expresada por el ex primer ministro Ehud Barak, que habló de la "maldición de la octava década".

OPINIÓN: Si la detención de un soldado israelí es un crimen de guerra, ¿qué pasa con los miles de civiles palestinos? 

"A lo largo de la historia judía, los judíos no tuvieron un Estado durante más de 80 años, excepto en dos períodos en los que esos Estados comenzaron a desmoronarse durante su octava década", explicó Barak. "El actual Estado judío está ahora en su octava década, por lo que temo que esta maldición caiga sobre él como lo ha hecho sobre esos estados anteriores".

A pesar de los esfuerzos de sus rivales, Netanyahu sigue siendo un importante líder de la oposición, pero su regreso al poder "no es en absoluto una conclusión inevitable", según el columnista de Haaretz Anshel Pfeffer. Su historial de no conseguir la mayoría en cuatro elecciones consecutivas suscita dudas razonables sobre su capacidad para sacar al país del estancamiento.

Sin embargo, Netanyahu cuenta con puntos fuertes que sus oponentes no tienen: sus conexiones de larga data en Washington, por ejemplo, a pesar de sus tensas relaciones con la Casa Blanca en los años de Obama; su participación en los históricos Acuerdos de Abraham, que vieron a Israel normalizar los lazos con cuatro estados árabes; y su postura de halcón contra Irán y sus ambiciones nucleares, especialmente cuando las conversaciones de Viena y las más recientes de Doha parecen estar avanzando a favor de Teherán con un posible acuerdo al alcance.

Según las últimas encuestas, el Likud de Netanyahu obtendrá 34 escaños en las próximas elecciones, mientras que el Yesh Atid de Lapid obtendrá 22. Por lo tanto, parece que otras elecciones no serán concluyentes, preparando el terreno para una mayor incertidumbre.

El liderazgo a corto plazo y el cambio constante están dañando tanto al Manchester United como al Estado de ocupación de Israel. Ambos están en declive, exponiendo problemas sistemáticos y estructurales más profundos en el camino, y ninguno parece tener un camino fácil por delante.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReino UnidoSmall Slides

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines