Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Es poco probable que Biden consiga que Arabia Saudí baje los precios del petróleo

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ofrece una rueda de prensa en el último día de la Cumbre de la OTAN en el Centro de Convenciones de IFEMA, en Madrid, España, el 30 de junio de 2022. [Burak Akbulut - Agencia Anadolu]

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha pedido a Arabia Saudí y a otros productores del Golfo que aumenten su producción de petróleo para ayudar a estabilizar los precios, que se han disparado como consecuencia de un fuerte repunte del consumo tras la pandemia y ahora de las sanciones a Rusia, informa Reuters.

Pero Arabia Saudí y los demás miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) probablemente no tengan mucha capacidad de reserva para aumentar la producción en una cantidad significativa durante más de unos meses.

Los anteriores llamamientos a Arabia Saudí para que aumentara la producción y bajara los precios, realizados en 2008 por el presidente George W. Bush y en 2000 por el presidente Bill Clinton, fueron básicamente infructuosos; es poco probable que Biden tenga más éxito.

Las misiones en Oriente Medio son un buen teatro diplomático y político, pero no han hecho bajar los precios del petróleo ("La política del petróleo - una historia del petróleo", Parra, 2010).

En el marco del acuerdo de producción de la OPEP+, Arabia Saudí ya tiene previsto aumentar su producción a 11,0 millones de barriles diarios (bpd) en agosto.

LEER: Los palestinos rechazan las imposiciones internacionales sobre ellos y su tierra

Esta sería la tercera cantidad mensual más alta que el país ha producido desde al menos 2002, según las cifras del gobierno presentadas a la Iniciativa de Datos de Organizaciones Conjuntas (JODI).

Saudi Aramco dice que tiene una capacidad máxima sostenible de 12 millones de bpd y tiene planes para elevarla a 13 millones de bpd en 2027 ("Aramco to complete 1 million bpd oil capacity expansion by 2027", Reuters, 4 de octubre de 2021).

Pero la máxima producción demostrada del país en un mes hasta ahora ha sido de 12,0 millones de barriles en abril de 2020 y en tres meses de 10,8 millones entre octubre y diciembre de 2018 ("World oil database", JODI, 2022).

La producción máxima demostrada por Arabia Saudí en un año completo ha sido de 10,5 millones de bpd en 2016 ("Annual Statistical Bulletin", OPEP, 2022).

El Reino siempre ha sido reservado en cuanto a los detalles de sus reservas y producción, por lo que es imposible saber con certeza cuánta capacidad sobrante tiene.

Pero no hay pruebas de que pueda aumentar la producción en 1 millón de bpd más desde el nivel de agosto y mantenerla durante 6-12 meses o más para bajar los precios del petróleo o compensar la pérdida de petróleo de Rusia afectada por las sanciones.

El Reino podría ser capaz de mantener la producción a este nivel, pero no lo sabemos, porque nunca lo ha hecho antes.

Los palestinos no son animales en un zoológico: sobre Kanafani y la necesidad de redefinir el papel de " víctima intelectual"

Flexibilidad

El país podría aumentar el volumen suministrado (en lugar de producido) descargando el crudo de las reservas que controla en el Reino y en los parques de tanques cercanos a los clientes de Europa y Asia.

A corto plazo, el país también podría aumentar la producción abriendo los estranguladores de los pozos existentes y volviendo a poner en marcha los antiguos pozos que se han cerrado para descansar los campos y preservar la presión.

A más largo plazo, podría aumentar la producción perforando más pozos en los yacimientos existentes y acelerando el desarrollo de nuevas reservas.

Pero, hasta ahora, los máximos dirigentes de Arabia Saudí han reiterado su compromiso con el acuerdo de producción OPEP+ con Rusia.

Implicar a Rusia y a otros grandes productores no pertenecientes a la OPEP en los límites de producción ha sido una piedra angular de la estrategia del Reino desde la década de 1990.

No hay ningún indicio de que el país esté dispuesto a sacrificar su larga relación con Rusia por los beneficios diplomáticos a corto plazo de ser visto como una respuesta a la petición del Presidente de EE.UU. de más petróleo.

Incluso si los dirigentes del Reino estuvieran dispuestos a arriesgarse a romper sus relaciones con Rusia, probablemente no podrán compensar una pérdida significativa de las exportaciones rusas hasta bien entrado el año 2023 o 2024, como muy pronto.

Si el gobierno de Biden espera que su actividad diplomática en Oriente Medio se traduzca en un aumento sustancial de la producción y en una bajada de los precios, es probable que se vea decepcionado.

Los precios del petróleo caerán si, y sólo si, se relajan las sanciones a Rusia, Irán o Venezuela, o si la economía mundial entra en desaceleración y el crecimiento del consumo de petróleo se ralentiza.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines