Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos rechazan las imposiciones internacionales sobre ellos y su tierra

Protestas en apoyo a Palestina el 16 de mayo de 2021 [Cristina Szucinski/Anadolu Agency].

Una reciente encuesta del Centro Palestino de Investigación de Políticas y Encuestas mostró que existe una importante desilusión con la política palestina. Lo más notable es la oposición a la toma de decisiones del líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, un mayor deterioro de su popularidad como líder y, lo que es más importante, una disminución del apoyo al compromiso de dos estados e incluso al marco de un solo estado.

Está claro que la AP es coherente en hacerse impopular entre los palestinos. El 59% de los palestinos la considera "una carga para el pueblo palestino", mientras que el 86% ve a la AP como una entidad corrupta. Los resultados de la encuesta exponen lo que la comunidad internacional ha hecho por Palestina, y lo que la AP ha logrado en su colaboración con sus donantes. No es de extrañar, por tanto, que los palestinos estén a favor de volver a la resistencia armada -aunque esto es más evidente en Gaza que en la Cisjordania ocupada- y que den la espalda a un compromiso diplomático inútil. Los palestinos tienen sobradas pruebas de que la diplomacia internacional y de la AP les ha llevado a una realidad de apartheid como consecuencia del proceso de colonización de Israel.

Aparentemente, sólo el 28% de los palestinos apoya el compromiso de los dos Estados, mientras que el 23% está a favor de "abandonar la solución de los dos Estados en favor de la solución de un Estado". Las estadísticas deben quedar claras para la comunidad internacional, en particular para el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, como prueba de lo inaceptable de su insistencia en que "no hay un plan B". Si el 77% de los palestinos cree que el compromiso de dos Estados es sencillamente inviable, y hay hechos sobre el terreno que demuestran la postura palestina, ¿por qué la ONU rechazaría una alternativa, si no es por su inversión en el proyecto colonial de Israel? Del mismo modo, ¿por qué la ONU sería tan indulgente con el hecho de que los palestinos no tengan líderes legítimos y elegidos democráticamente, si la AP no formara parte del plan de la comunidad internacional para alejar al pueblo de la solución tangible que tanto se empeña en no considerar?

El marco de un Estado, del que los palestinos también dudan ahora según la encuesta, no funcionará sin la descolonización. Israel está creando una realidad de un solo Estado mediante el apartheid y no hay ningún esfuerzo internacional para detener la invasión colonial y la violencia sobre la tierra de Palestina y su pueblo.

Por el contrario, los Acuerdos de Abraham -el legado de despedida del ex presidente estadounidense Donald Trump- impulsaron a la comunidad internacional a normalizar la creciente marginación de Palestina y los palestinos. ¿Cómo? Porque normalizar las relaciones con Israel es el equivalente a lo que ha hecho el resto del mundo, y lo que también ha logrado la AP al abogar por el compromiso de dos Estados y mantener la coordinación de seguridad con Israel.

La opción de un Estado se ha convertido en una posible realidad futura determinada únicamente por Israel. Por supuesto, los palestinos rechazarían esa idea y optarían por aumentar la resistencia armada, que es un derecho legítimo de la población colonizada según el derecho internacional. Los palestinos han experimentado de primera mano décadas de fracaso diplomático, no sólo en la historia reciente, sino incluso antes de la existencia de Israel, cuando el proyecto colonial sionista se vendía a nivel internacional. El Plan B existe, y debe derivarse directamente de los derechos políticos del pueblo palestino. Lo único que debería hacer la ONU es dar a los palestinos su espacio y tomar un papel marginal en la historia palestina por una vez. Los palestinos rechazan todo lo que se interpone en su camino hacia la autonomía política; será una violación internacional colectiva de esos derechos si la ONU persiste en obligar a los palestinos a adaptarse a su narrativa.

LEER: Los palestinos no son animales en un zoológico: sobre Kanafani y la necesidad de redefinir el papel de " víctima intelectual"

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines