Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Túnez - Saied se prepara para obtener más poder, pero la economía se desmorona

El presidente tunecino Kais Saied en Túnez, el 21 de julio de 2022 [Yassine Gaidi/Anadolu Agency].

El presidente Kais Saied parece estar en camino de reforzar su control sobre Túnez mediante un referéndum constitucional en julio, pero podría resultar un regalo envenenado a medida que la economía se hunde más en la crisis y se amplía la oposición a su gobierno.

Casi un año después de que Saied comenzara a acumular poder, se espera que el referéndum del 25 de julio refuerce su autoridad, en lo que los críticos ven como una marcha hacia un gobierno unipersonal que ha deshecho los logros democráticos del levantamiento de la "Primavera Árabe" de Túnez en 2011.

Para Saied, la revisión de la Constitución de 2014 es un correctivo a la disfunción política que había afligido a Túnez desde el derrocamiento del autócrata Zine Al-Abidine Ben Ali. Saied, elegido en 2019, promete proteger las libertades y dice que no es un dictador, a pesar de disolver el Parlamento y gobernar por decreto.

Pero temiendo lo peor, sus opositores boicotearán la votación, una protesta que hace más probable que el referéndum sea aprobado. Esperan que se tomen medidas para reforzar la presidencia y debilitar aún más el parlamento y el poder judicial.

Aunque Saied ha centrado gran parte de sus esfuerzos en rehacer la política tunecina, los críticos dicen que el antiguo profesor de derecho no ha abordado un problema más acuciante: la economía.

El enfado por el malestar económico y las disputas políticas llevó a muchos tunecinos a acoger su llegada al poder el año pasado.

Pero las dificultades se han agravado desde entonces, con una quinta parte de la población activa en paro y una pobreza mayor que antes de la Primavera Árabe.

Los retrasos en los sueldos del sector público y las dificultades para pagar los envíos de trigo han puesto de manifiesto la presión sobre las finanzas del Estado.

La inflación ha alcanzado un récord del 7,8%.

"La crisis está creciendo y, si continúa, la explosión es inminente", dijo a Reuters Nejib Chebbi, que encabeza la principal coalición anti-Saied, e instó al diálogo nacional para evitar el "colapso inminente".

LEER: Saied desmenuza democracia tunecina de la "primavera árabe"

La oficina de Saied no respondió a un mensaje en busca de comentarios para este artículo. En anteriores ocasiones ha dicho que está tratando de salvar la economía, ha culpado a la corrupción del declive y ha prometido recuperar los fondos que, según él, han sido robados por las élites, declaraciones que los opositores tachan de retórica populista.

Una catástrofe inminente

A pesar de las presiones sobre Saied, Tarek Megerisi, del grupo de expertos del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, dijo que esperaba que el referéndum siguiera adelante y que la Constitución fuera aprobada, señalando que no había un mínimo de participación requerido.

Saied "se enfrentará entonces a una catástrofe económica inminente. No tiene el apoyo ni la gobernanza para construir un nuevo sistema político, y cuando la economía se derrumbe, no tendrá un sistema político que pueda salvarla".

A falta de unas semanas, hay pocos indicios del gran momento político que se avecina. No hay vallas publicitarias que anuncien el referéndum. La propuesta de Constitución debería publicarse el jueves, según el calendario establecido por Saied.

Omar Boutara, de 20 años, que vende ropa usada en una zona pobre de la capital, dijo que ni siquiera sabía del referéndum. "Los jóvenes están perdidos aquí", dijo.

Marwen El Marweni, de 28 años y desempleado, dijo que apenas puede permitirse comer y quiere emigrar a Europa. "La pobreza se nos pega" y nada cambiará con la Constitución de Saied, dijo.

LEER: Kais Saied y el amor prohibido

La economía ha sufrido varios golpes. La pandemia afectó al turismo, antes de que la guerra de Ucrania hiciera subir los precios de los combustibles y los alimentos, empeorando las presiones financieras.

El desempleo se situó en torno al 18% el año pasado.

El gobierno espera conseguir un préstamo de 4.000 millones de dólares en las conversaciones con el FMI, que comenzarán en unas semanas, a cambio de reformas que incluyan la congelación de los salarios. Si no se llevan a cabo las reformas, el Ministro de Finanzas afirma que Túnez podría ser incapaz de pagar sus deudas.

Pero el plan de rescate se ha topado con la oposición del poderoso sindicato UGTT, que rechaza las reformas, paralizó Túnez con una huelga el 16 de junio y promete nuevas acciones. La UGTT aún no se ha pronunciado sobre el referéndum.

No hay democracia

Los movimientos de Saied han provocado la preocupación de Occidente, que veía a Túnez como el único éxito de la Primavera Árabe que en otros lugares acabó en conflicto y en una nueva represión.

Para sus opositores, entre los que se encuentra el partido islamista Ennahda, el referéndum parece suponer un nuevo golpe. Desde el año pasado han estado a la defensiva, denunciando las acciones de Saied como un golpe de estado, pero luchando para contrarrestarlo.

Además de las especulaciones, la nueva Constitución cortará las alas al Parlamento y al Poder Judicial, ya que Saied ha dicho que definirá los "puestos" en lugar de los "poderes", lo que sugiere una disminución de la posición de ambos.

También ha señalado cambios en el lenguaje sobre el islam, con una frase que los islamistas han sostenido durante mucho tiempo que define al islam como la religión del Estado, que será sustituida por otra que diga que el islam es la religión de la "umma", una referencia al mundo musulmán.

Prohibida bajo el mandato de Ben Ali, Ennahda pasó al centro del poder después de 2011. Pero ahora ve los primeros signos de una represión, algo que los opositores de Saied temían desde hace tiempo pero que no se ha materializado de forma importante.

El ex primer ministro Hamadi Jebali, en su día miembro de Ennahda, fue detenido durante cuatro días en junio, por lo que su abogado dijo que eran acusaciones de blanqueo de dinero, y una medida que Jebali dijo que estaba motivada políticamente.

El Ministerio del Interior se ha negado a comentar su detención.

Los jueces han denunciado igualmente como política el despido por parte de Saied de docenas de jueces acusados de corrupción y de proteger a presuntos terroristas.

Ali Laryeadh, otro ex primer ministro de Ennahda, dijo que Túnez estaba en crisis el año pasado, pero con la "ausencia de democracia" y el empeoramiento de la pobreza, "ahora estamos en un desastre".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónTúnez

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines