Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Irán rechaza la declaración del G7 por considerarla "sin fundamento e injusta"

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, el primer ministro italiano, Mario Draghi, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el presidente francés, Emmanuel Macron, el canciller alemán, Olaf Scholz, el presidente estadounidense, Joe Biden, el primer ministro británico, Boris Johnson, el primer ministro japonés, Fumio Kishida, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, posan para una foto de familia durante la cumbre del G7 en el castillo de Elmau, en Kruen, Alemania, el 26 de junio de 2022 [Abdulhamid Hoşbaş/Anadolu Agency]

Irán ha rechazado como "infundada, unilateral e injusta" una declaración emitida por el Grupo de los Siete (G7) tras su cumbre en Alemania, informa la Agencia de Noticias Anadolu.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Nasser Kanani, dijo que la declaración del G7 estaba en línea con "los hábitos erróneos de los países que la emitieron" y muestra "su insistencia en las políticas fallidas que han obstruido la aplicación del acuerdo nuclear y el levantamiento de las sanciones a Irán".

El portavoz también culpó a los países del G7 de "fomentar la inseguridad" en la región del Golfo Pérsico. En su declaración conjunta del martes, los líderes del G7 dijeron que Irán "nunca debe desarrollar un arma nuclear", al tiempo que afirmaron que el país "no ha aprovechado la oportunidad de concluir el acuerdo (nuclear)" a pesar de lo que llamó "intensos esfuerzos diplomáticos."

"El G7 se compromete a trabajar conjuntamente, y con otros socios internacionales, para hacer frente a la amenaza que supone para la seguridad internacional la escalada nuclear de Irán", rezaba la declaración.

Una solución diplomática, añadió, sigue siendo la "mejor manera de restringir el programa nuclear de Irán", e instó a Teherán a "cooperar sustancialmente con el OIEA" y a "cumplir sus obligaciones legales proporcionando información técnicamente creíble" al organismo de control de la ONU.

La declaración condenaba además lo que denominaba "la continua actividad desestabilizadora de Irán en la región", e instaba a Teherán a "poner fin a todas las actividades relacionadas con los misiles balísticos y la proliferación, incompatibles con la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y otras resoluciones del mismo".

La declaración de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, que se publicó el pasado mes de marzo, decía que la estabilidad regional se veía "perjudicada" por las "amenazas a la seguridad marítima" de Irán y expresaba su preocupación por lo que denominaba "continuas violaciones de los derechos humanos" en Irán.

Irán se opuso enérgicamente a la declaración del G7 e indicó que ésta "ignora deliberadamente la flagrante violación del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) y de la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU por parte de Estados Unidos mediante la imposición de las máximas sanciones ilegales" a Irán.

"Ignoran deliberadamente la insistencia de la República Islámica de Irán en el embargo de armas nucleares, y al tener el mayor arsenal de armas nucleares, hacen falsas acusaciones contra Irán", dijo Kanani.

La declaración del G7 se produjo el día en que Irán y Estados Unidos reanudaron las conversaciones indirectas con la mediación de la Unión Europea en Doha, poniendo fin a un estancamiento de tres meses en la reactivación del acuerdo nuclear de 2015.

LEER: Turquía desiste en su oposición a la expansión de la OTAN

El portavoz iraní denunció a los líderes del G7 por sus "posiciones y comportamientos irresponsables y provocadores", afirmando que suponen "la mayor amenaza para la seguridad internacional."

"Ellos son los que, para compensar las políticas erróneas del pasado, deberían utilizar las oportunidades significativas que ofrece la República Islámica de Irán para las negociaciones, y llevar la calma al resultado de las mismas recurriendo a la diplomacia, con el levantamiento completo de las sanciones", añadió Kanani.

Sobre las críticas de los líderes del G7 al programa de misiles balísticos de Irán, el portavoz calificó el programa de "legítimo" y "no negociable".

También fustigó a los líderes del G7 por el "uso selectivo de los derechos humanos" y por "hacer la vista gorda ante la flagrante violación de los derechos de más de 80 millones de iraníes al imponer sanciones ilegales y matar al pueblo indefenso de Palestina y Yemen".

Subrayó la política de "vecindad primero" del gobierno iraní, cuyo objetivo, según él, es "promover la estabilidad regional sin intervención ni presencia extranjera".

Categorías
G7IránNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines