Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El mundo sigue haciendo la vista gorda ante las víctimas palestinas de tortura

El palestino Ahmed Manasra es visto durante su audiencia en Be'er Sheva, Israel, el 13 de abril de 2022 [Mostafa Alkharouf - Anadolu News Agency].

Cada año, el 26 de junio, el mundo celebra el Día Internacional en Apoyo a las Víctimas de la Tortura, pero hace la vista gorda ante la tortura y los malos tratos sistemáticos que sufren los palestinos en las cárceles israelíes.

A pesar de la adhesión de Israel a la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, las prácticas de tortura y trato degradante son habituales en el sistema penitenciario israelí. Dentro de las cárceles israelíes, los presos palestinos, especialmente los niños, se enfrentan a condiciones atroces e inhumanas y son expuestos intencionadamente a tratos degradantes con el objetivo de reprimirlos y humillarlos.

En 2015, las autoridades israelíes detuvieron a Ahmed Manasra, que en ese momento tenía 13 años. Fue interrogado duramente sin la presencia de su abogado y luego fue amenazado. Desde entonces ha estado en prisión, y en régimen de aislamiento desde principios de noviembre de 2021. A Ahmed se le diagnosticó esquizofrenia, sufre fantasías psicóticas y una grave depresión acompañada de pensamientos suicidas. Recientemente, fue trasladado al hospital de la prisión de Ramle, en el centro de Israel, debido al deterioro de su estado mental.

"Ahmad Manasra ha sido objeto de un catálogo de injusticias por parte de las autoridades israelíes, entre ellas los efectos nocivos del encarcelamiento en su desarrollo y el prolongado aislamiento", ha declarado Heba Morayef, directora regional de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África. "Soportó malos tratos durante los interrogatorios, que se llevaron a cabo sin la presencia de sus padres o abogados, y se le negó el derecho a un juicio justo. Debería haber sido liberado hace mucho tiempo, pero sigue sufriendo innecesariamente en las cárceles israelíes".

Esperando el día en que pueda volver a abrazar a su hijo, la madre de Ahmad dijo: "Mi hijo recibió una fuerte paliza, incluida una fractura en el cráneo, que le provocó un hematoma en el interior. Como resultado de la tortura física y el maltrato psicológico, sufrió y sigue sufriendo fuertes dolores de cabeza y dolores crónicos y agudos."

El 7 de noviembre de 2016, tras más de un año de detención, el tribunal de ocupación israelí condenó a Ahmed a 12 años de prisión y le impuso una multa de 47.000 dólares.

El periódico israelí Ha'aretz reveló recientemente algunos de los brutales métodos de tortura empleados por las fuerzas de seguridad israelíes para extraer confesiones de los prisioneros palestinos durante los interrogatorios. Según los testimonios de dos presos palestinos, los interrogatorios "tienen lugar en las salas de interrogatorio de la agencia de inteligencia Shin Bet, donde la agencia sigue utilizando métodos prohibidos que pueden equivaler a tortura".

Ha'aretz informó de que Yazan Rajabi, de 21 años, y su primo, Muhammad Rajabi, de 19, ambos palestinos de la Jerusalén ocupada, fueron detenidos bajo la sospecha de haber lanzado piedras a las fuerzas de ocupación. Luego fueron obligados a confesar como resultado de "una serie de prácticas prohibidas por la ley, que no pueden ser aceptadas". Yazan describió su experiencia "infernal", e incluso confirmó que los interrogadores lo ataron a una silla en la que lo obligaron a permanecer durante dos días, sin permitirle el acceso a un retrete, agua potable o comida.

LEER: Los palestinos han sido divididos temporal y geográficamente, pero ¿quién es el responsable?

Los métodos de tortura que Israel utiliza contra los palestinos, según la Asociación de Apoyo a los Prisioneros y Derechos Humanos Addameer, incluyen, entre otros, duras palizas, privación del sueño, confinamiento en solitario, posiciones de estrés, negación de las necesidades higiénicas, acoso sexual, amenazas y tortura psicológica intensiva que incluye el uso de miembros de la familia y/o de otros detenidos. El uso de amenazas incluye amenazas de violación, tortura y revocación de la residencia. Desde el comienzo de la ocupación en 1967, 73 detenidos palestinos han sido asesinados durante los interrogatorios israelíes.

En una entrevista, el detenido recién liberado Mu'awiyyah Alqam reveló las condiciones draconianas que experimentó desde el principio de su detención. Alqam sólo tenía 13 años y medio cuando fue detenido por primera vez. "Desde el primer día, me amenazaron con matarme si no les decía que tenía la intención de apuñalar al soldado israelí", me cuenta. "Me agredieron y me gritaron palabras soeces en la cara". A pesar de tener sólo 13 años, Alqam no fue enviado a un centro de detención de jóvenes delincuentes. "No diferenciaron entre mí y otros detenidos adultos. Me sometieron a las mismas torturas", añadió. "Me golpearon y me impidieron dormir o descansar durante largas horas". Le privaron de todos sus derechos básicos como niño.

En un comunicado de prensa, el Club de Prisioneros Palestinos dijo: "Desde 1967, la ocupación ha matado a (73) presos después de haberlos torturado. El prisionero Arafat Jaradat murió en 2013 en las celdas de la prisión de Megiddo cinco días después de su detención como resultado de ser torturado, y en 2014 las fuerzas israelíes de Nahshon mataron al prisionero Raed Al-Jabari después de torturarlo físicamente, y en 2018, las fuerzas de ocupación mataron al detenido Yassin al-Sardeh después de torturarlo y dispararle. Y en el mismo año, las fuerzas de Nahshon mataron al preso Aziz Owaisat después de torturarlo en las celdas de la prisión de Eshel, tras lo cual fue trasladado a un hospital.... En septiembre del mismo año, las fuerzas de ocupación mataron al detenido Muhammad Al-Khatib (Al-Rimawi) después de torturarlo. Owaisat y Nassar Taqatqa se encuentran entre los prisioneros martirizados cuyos cuerpos siguen retenidos".

Según el Estatuto de Roma, la tortura es un crimen de guerra y, si se comete de forma sistemática y a gran escala, equivale a un crimen contra la humanidad. Sin embargo, las autoridades de ocupación siguen envalentonadas y continúan atormentando a los detenidos palestinos, al tiempo que invocan la seguridad como justificación de sus crímenes. Actúan con total impunidad, creyendo que ni la comunidad internacional ni el cómplice sistema jurídico israelí les exigirán responsabilidades.

LEER: El espectáculo de Abbas de mendigar menos

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines