Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El "factor árabe" en la caída del Gobierno israelí

Mansour Abbas, líder de la Lista Árabe Unida (Ra'am) es visto durante una entrevista exclusiva en Jerusalén, el 31 de marzo de 2021 [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu].

Israel se encuentra en medio de un estancamiento político. El gobierno de centro-derecha de Bennett ha dimitido y se celebrarán nuevas elecciones a finales de octubre o principios de noviembre. No importa realmente quién gane; ciertamente, en términos de los ciudadanos palestinos de Israel son los palestinos colonizados de los Territorios Ocupados. Ellos, al igual que la izquierda (es decir, la izquierda sionista, el Partido Laborista y Meretz, felices socios del gobierno de Bennett), son irrelevantes. La corta distancia -y los grandes solapamientos- entre la derecha leal a Netanyahu y el centro-derecha anti-Bibi marcan el alcance de la política israelí. Así que los resultados de las próximas elecciones no producirán más que una variación de las actuales, con o sin Netanyahu, y desde luego ningún cambio en la política hacia la Ocupación, es decir, gestionarla y marginarla como un "no tema" político.

Una nueva realidad política que complica la posibilidad de formar un gobierno estable en Israel: dado el empate electoral entre las fuerzas Netanyahu/anti-Netanyahu, se hace imposible establecer un gobierno sin un partido árabe. En el gobierno actual, Ra'am, el Partido Islámico que representa principalmente a la población beduina del Néguev, está desempeñando ese papel. Como partido islámico perteneciente a la Hermandad Musulmana (al igual que Hamás, aunque ambos grupos son antagónicos entre sí), el programa de Ra'am consiste en promover los valores religiosos conservadores (se oponen a los derechos del colectivo LGBTQ, por ejemplo) y proporcionar viviendas y servicios muy necesarios al sector árabe.

Debido a su conservadurismo religioso, Ra'am preferiría sentarse en un gobierno liderado por Netanyahu que incluyera a sus aliados naturales, los partidos judíos ultraortodoxos, antes que en un gobierno de centro-derecha con liberales seculares. Dado que Ra'am podría ser el voto decisivo que determine qué bloque de derechas formará el próximo gobierno, cabría esperar que Netanyahu lo cortejara. Pero Netanyahu, en parte para desacreditar al gobierno de Bennett y hacerlo caer, sólo ha atacado y deslegitimado a Ra'am, calificándolo de "partido antisionista de terroristas de la Hermandad Musulmana". Ha prometido que Ra'am nunca formará parte de un gobierno liderado por el Likud, aunque el propio Ra'am estaría muy cómodo con ello.

LEER: Los palestinos han sido divididos temporal y geográficamente, pero ¿quién es el responsable?

Los otros tres partidos árabes de la Lista Árabe Conjunta nunca se unirían a una coalición de gobierno del Likud, pero podrían considerar una coalición ligeramente menos derechista liderada por Yair Lapid, actual ministro de Asuntos Exteriores del partido yuppie de centro-derecha Yesh Atid. Lo que todo esto significa es que Netanyahu y el Likud tendrán que improvisar una coalición de gobierno de 61 escaños basada únicamente en los partidos judíos de derecha, algunos de los cuales le desprecian, sin el posible apoyo de Ra'am, una tarea nada fácil. (El Likud tiene actualmente 30 escaños de los 120 de la Knesset, lo que significa que tendría que encontrar otros 31 de partidos dispares que tienen 6, 7 u 8 escaños cada uno para formar un gobierno). Una coalición liderada por Lapid (el sucesor de Bennett, ya que no será reelegido) tiene la ventaja del apoyo de Ra'am (4 escaños) y potencialmente de la Lista Árabe Conjunta (otros 6 escaños), pero al traerlos se corre el riesgo de alienar a otros partidos de derecha que Lapid también necesitaría, por lo que otro difícil acto de malabarismo, y que no promete un gobierno estable.

Esto establece una cruel ironía política. La izquierda sionista, cuya única esperanza de tener alguna influencia será unirse al gobierno de Lapid como lo hicieron con el de Bennett, aunque eso signifique ignorar la cuestión palestina, está presionando a los votantes árabes para que acudan en masa a "salvar a Israel". (Netanyahu hace lo contrario: en las pasadas elecciones ha intentado asustar a los judíos israelíes para que voten al Likud porque "los árabes acuden en masa a las urnas"). Ni que decir tiene que la exigencia de "salvar a Israel" desconcierta -en realidad cabrea- a los "árabes". (De hecho, se les llama con el término genérico "árabes" porque el mismo Israel que ahora se les pide que "salven", niega su identidad nacional). De hecho, muchos, quizás la mayoría, no votan en absoluto, ya que encuentran poco beneficio en ello, su apoyo simplemente se utiliza para apuntalar gobiernos que los discriminan y oprimen activamente. Aunque los ciudadanos palestinos de Israel representan el 21% de la población, los cuatro partidos árabes obtienen menos del 10% de los votos.

El gobierno de Bennett intentó mantenerse en el poder tomando la decisión consciente de ignorar por completo la divisiva cuestión palestina, para centrarse únicamente en los asuntos internos. Pero no pudo aislarse ni de la resistencia palestina a la brutal represión militar en los Territorios Ocupados ni de las demandas -resistidas por sus "socios" judíos de la coalición- de una inversión significativa en la comunidad palestina dentro de Israel. Poco se hizo para aliviar la pobreza, el elevado desempleo, la falta de infraestructuras y la escasa educación de la población árabe, como intentó hacer Ra'am. Y el gobierno de Bennett incluso aprobó el establecimiento de cuatro asentamientos judíos en tierras beduinas del Néguev.

Por el contrario, los partidos de derechas y de centro, incluido el propio partido de Bennett, Yemina ("Derecha"), no podían soportar lo que consideraban la débil respuesta de su propio gobierno al "terror árabe": falta de represión tras los atentados en las ciudades israelíes (a pesar de la invasión del ejército israelí en el campo de refugiados de Yenín que provocó la muerte de la periodista palestina Shireen Abu Akleh; falta de represión tras los "disturbios" del Ramadán, a pesar de la invasión de la policía en la mezquita de Al Aqsa; demasiadas dudas a la hora de aprobar la fascistoide "Marcha de las Banderas [israelíes]" de los colonos violentos a través del barrio musulmán de la Ciudad Vieja de Jerusalén; junto con las críticas internas de que los asentamientos no se estaban construyendo con suficiente rapidez en Cisjordania (a pesar de que el gobierno anunció que se habían aprobado más de 4.000 nuevas unidades de asentamiento) o de que las FDI estaban siendo "demasiado duras" en su respuesta [ineficaz] a la violencia de los colonos contra los palestinos.

Al final, hay un estancamiento político mayor. Israel es incapaz de suprimir la resistencia palestina a la ocupación, pero es incapaz de ir más allá del apartheid, convirtiendo "el conflicto" y toda la inestabilidad que provoca en un hecho permanente. No está dispuesto a atender las necesidades sociales y económicas básicas de su propia población árabe, pero no puede establecer un gobierno que funcione sin ellas. Es el peor de los escenarios: una inestabilidad endémica en el gobierno israelí que no hace sino ahondar en la incapacidad de Israel para abordar la cuestión palestina y su compromiso con el apartheid a nivel interno, así como en los Territorios Ocupados. Una incapacidad causada en gran medida por la opresión de los palestinos, pero sin la suficiente inestabilidad como para hacer que Israel reevalúe sus políticas, y desde luego no para poner fin a su ocupación. Un Estado colonial de colonos enarbolado en su propia petarda, que no tiene otro camino que el apartheid y la represión contra sus propios ciudadanos [palestinos], así como contra los que gobiernan como señores coloniales. Un país desesperado por la "normalidad", que insiste patéticamente en su pretensión de ser "la única democracia de Oriente Medio", pero atrapado en el colonialismo que él mismo ha creado.

Es una trampa de oro, por supuesto. Los israelíes pueden permitirse ignorar a los palestinos porque han creado una economía de nivel europeo aislada de la brutalidad que genera. La inestabilidad gubernamental para los judíos israelíes no es más que un espectáculo secundario de políticos fracasados. Mientras no amenace su nivel de vida y su sensación de seguridad personal -que no lo ha hecho- a nadie le importa, en particular. Nadie echará de menos al gobierno de Bennett. Y el próximo gobierno será prácticamente indistinto, con o sin Ra'am.

LEER: Es hora de apoyar a Gaza la inflación golpea duramente al territorio asediado

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

Jeff Halper es un conocido antropólogo israelí y ex director del Comité Israelí contra las Demoliciones de Casas (ICAHD). Ha ejercido como trabajador comunitario para el municipio de Jerusalén en los barrios de judíos mizrahim, provenientes de Oriente Medio. Habiendo cursado su investigación académicas entre los judíos de Etiopía en los años 60, trabajó también como presidente del Comité Israelí para los Judíos Etíopes. Jeff fue también Director del Middle East Center for Friends World College, un colegio internacional, y ha enseñado en universidades de Israel, Estados Unidos, América Latina y África. Además de sus muchos escritos académicos y políticos, es autor de "Un Israelí en Palestina" (Londres: Prensa de Plutón, 2008) sobre su trabajo contra la Ocupación, y recientemente "Guerra Entre el Pueblo: Israel, los Palestinos y Pacificación Global ", Ed. Plutón, 2015), que fue seleccionado para el Premio Libro de Palestina 2016. Jeff Halper participó en el primer (y exitoso) intento del Movimiento Libre de Gaza de romper el sitio israelí navegando hacia Gaza. Es miembro del Comité Internacional de Apoyo del Tribunal Bertrand Russell sobre Palestina y fue nominado por el Comité Americano de Servicios Amigos del Premio Nobel de la Paz 2006, junto con el activista y activista palestino Ghassan Andoni. Jeff está actualmente involucrado en The People Yes! (TPYN), que busca una mejor coordinación y estrategia entre la izquierda. Puede ser contactado en la dirección [email protected]

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines