Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cuándo dejará el Consejo de Seguridad de la ONU de ser injusto?

Reunión del Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, el 28 de febrero de 2022 [Tayfun Coşkun/Anadolu Agency].

La mayoría de los organismos palestinos, regionales e internacionales han marcado el 15º aniversario del asfixiante bloqueo israelí impuesto a la Franja de Gaza -suponiendo que el bloqueo comenzó a mediados de junio de 2007-, cuando el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina, Hamás, empezó a gobernar el enclave costero.

Sin embargo, el bloqueo israelí comenzó en realidad cuando la Comisión Electoral Central dio a conocer los resultados definitivos de las elecciones parlamentarias palestinas el domingo 29 de enero de 2006 y anunció que el partido Cambio y Reforma de Hamás había logrado una mayoría abrumadora de los escaños parlamentarios.

Tras este anuncio, la mayoría de las facciones palestinas, incluida Al Fatah, rival de Hamás, Israel, los Estados árabes y la comunidad internacional decidieron inmediatamente boicotear a Hamás, que había sido elegido libremente para asumir el control de la Autoridad Palestina (AP).

Todos los países dejaron de pagar su parte de las donaciones al presupuesto de la AP, Israel suspendió las transferencias de los impuestos que recauda en nombre de la AP, al presupuesto de la AP y Fatah evacuó los ministerios y otras instituciones de la AP, incluidos los hospitales y las escuelas, dejando muy pocos funcionarios para ofrecer servicios al público.

Bajo un estricto bloqueo terrestre, marítimo y aéreo por parte de Israel y Egipto, respaldado internacionalmente, Gaza se convirtió en la mayor prisión al aire libre para dos millones de personas en el mundo. Israel controla el espacio aéreo y las aguas territoriales de Gaza, así como dos de los tres pasos fronterizos; el tercero está controlado por Egipto.

LEER: Colombia elige al primer presidente de izquierdas de su historia: un gran defensor de Palestina

Israel ha restringido la entrada y salida de bienes y personas de la Franja de Gaza, provocando condiciones humanitarias muy graves, negando a los jóvenes oportunidades de educación en el extranjero e impidiendo que los pacientes reciban una atención sanitaria adecuada en los bien equipados hospitales palestinos de Cisjordania y Jerusalén ocupadas, así como en Israel y Egipto. Más tarde, el bloqueo se suavizó ligeramente, pero las restricciones se han mantenido.

Bajo el férreo asedio egipcio-israelí, cerca del 56% de los habitantes de Gaza empezaron a padecer pobreza, según la Oficina Central de Estadística de Palestina en 2020, y el desempleo juvenil se situó en el 63%.

Grupos locales, regionales e internacionales de derechos humanos, así como organismos internacionales oficiales, incluidas todas las instituciones de la ONU, han afirmado que el bloqueo israelí contraviene el artículo 33 de la Cuarta Convención de Ginebra, que prohíbe los castigos colectivos que impiden la realización de una amplia gama de derechos humanos.

Durante el bloqueo, la Franja de Gaza ha sido objeto de varias ofensivas militares israelíes y de intensos bombardeos que han paralizado la mayoría de las instituciones que ofrecen servicios básicos a la población, como hospitales y escuelas. Durante estas campañas militares, Israel ha matado a unos 4.000 palestinos y ha herido a más de 20.000, entre ellos niños, mujeres y ancianos.

Decenas de familias enteras fueron borradas del registro civil cuando la ocupación israelí bombardeó sus casas sin previo aviso, dejando a todos los miembros de la familia aplastados bajo los escombros de sus hogares.

No hay derechos humanos en Gaza: caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

El 8 de enero de 2009, en medio de los intensos bombardeos israelíes sobre la Franja de Gaza bloqueada, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió, emitió y adoptó su resolución número 1.860, en la que expresaba su "grave preocupación" por la situación en Gaza y las "numerosas víctimas civiles".

También expresó "grave preocupación por el agravamiento de la crisis humanitaria en Gaza, haciendo hincapié en la necesidad de garantizar un flujo sostenido y regular de bienes y personas a través de los cruces de Gaza... pidiendo un alto el fuego inmediato, duradero y plenamente respetado". También pedía "el suministro y la distribución sin trabas en toda Gaza de asistencia humanitaria, incluidos alimentos, combustible y tratamiento médico".

La resolución del Consejo de Seguridad de la ONU también pedía que se garantizara "la reapertura sostenida de los pasos fronterizos" y solicitaba "esfuerzos renovados y urgentes por parte de las partes y de la comunidad internacional para lograr una paz integral basada en la visión de una región en la que dos Estados democráticos, Israel y Palestina, convivan en paz con fronteras seguras y reconocidas".

A principios de esta semana, Stéphane Dujarric, portavoz del Secretario General de la ONU, António Guterres, pidió la eliminación total del bloqueo israelí a Gaza, recordando la resolución 1.860 del CSNU de 2009. "Hoy es el 15º aniversario del comienzo del bloqueo en la Franja de Gaza", dijo Dujarric, y añadió: "Debido a la pobreza, el elevado desempleo y otros factores causados por el bloqueo, cerca del 80% de la población de Gaza depende de la ayuda humanitaria".

Dujarric señaló la falta de apoyo internacional a la asediada Franja de Gaza, afirmando que esto ha provocado una grave escasez de necesidades básicas para los residentes de Gaza que viven bajo el duro bloqueo. "Este año se necesitan 510 millones de dólares para proporcionar alimentos, agua, saneamiento y atención sanitaria a 1,6 millones de personas, y ahora sólo tenemos el 25% de esa cantidad", dijo Dujarric.

Han pasado ya 13 años desde que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó la resolución sobre el cese de la ofensiva israelí contra Gaza y el fin del asedio para garantizar un flujo sostenido y regular de bienes y personas a través de los pasos fronterizos de Gaza; sin embargo, nada ha cambiado. Incluso el apoyo internacional, junto con el de la UNRWA, a Gaza ha disminuido drásticamente a pesar de lo que estipulaba la resolución: que el apoyo humanitario a Gaza debía aumentar.

La cuestión es por qué el Consejo de Seguridad de la ONU no ha utilizado su poder, consagrado en su Carta, para aplicar la resolución. Según la Carta de la ONU, "al firmar y ratificar la Carta, los países aceptan estar legalmente obligados por las resoluciones aprobadas por órganos de la ONU como la Asamblea General y el Consejo de Seguridad". Así, las resoluciones de la ONU son legalmente vinculantes para los Estados miembros de la ONU".

Mientras tanto, el CSNU, en virtud del Capítulo VII, "puede tomar medidas para hacer cumplir sus decisiones y garantizar el cumplimiento de los mandatos". Puede utilizar varias herramientas para llevar a cabo su misión. "Puede imponer sanciones económicas u ordenar un embargo de armas". El CSNU puede autorizar a los Estados miembros de la ONU "a utilizar "todos los medios necesarios", incluida la acción militar colectiva, para que se cumplan sus decisiones".

LEER: El espectáculo de Abbas de mendigar menos

Sin embargo, el Consejo de Seguridad de la ONU no ha utilizado ninguna de sus herramientas para garantizar la aplicación de su resolución relativa al fin del asedio israelí impuesto a Gaza. Es fácil imponer sanciones a Israel, ordenar el embargo de armas o emprender acciones militares contra él.

Lamentablemente, estas medidas se han tomado contra Estados y entidades no muy lejanas a Israel. En lugar de ello, muchos de los Estados miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas han duplicado su apoyo a Israel, a pesar de mantener su bloqueo sobre Gaza y de bombardearla con fuertes campañas. Al mismo tiempo, aumentaron su apoyo a Israel y obligaron a los países vecinos a establecer vínculos con él.

Esta no fue la primera ni la última resolución que el CSNU adoptó en relación con el conflicto palestino-israelí. Algunas de las resoluciones exigían la adopción de medidas inmediatas contra Israel, pero este país continúa con sus flagrantes violaciones contra los palestinos porque se siente seguro y recibe el apoyo de la mayoría de los Estados miembros del CSNU.

Ante una comunidad internacional tan parcial e injusta, los palestinos seguirán soportando más sufrimiento y dolor. Cuando el CSNU comience a respetarse a sí mismo y a sus resoluciones, y cuando se vuelva justo, el sufrimiento y el dolor de los palestinos terminarán.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines