Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué los libios siguen sin resolver sus diferencias?

La Representante Especial Adjunta del Secretario General de la ONU para Asuntos Políticos en Libia, Stephanie Williams, el 26 de marzo de 2022 [FETHI BELAID/AFP via Getty Images].

En un comunicado emitido en las primeras horas del 20 de junio, Stephanie Williams, asesora especial de las Naciones Unidas para Libia, echó el telón a las conversaciones de El Cairo entre los rivales libios, al no llegar a un acuerdo sobre el marco constitucional para las futuras elecciones. La declaración decía que "persisten las diferencias sobre las medidas que regirán el periodo de transición que conducirá a las elecciones". Terminaba pidiendo a los presidentes del Parlamento libio (HoR) y del Consejo Superior de Estado (HCS) de Trípoli que se reunieran en un plazo de diez días para resolver el impasse. Hasta ahora no hay noticias de si los dos hombres, Aguila Saleh del HoR y Khaled Mishri del HCS, se reunirán realmente.

Las conversaciones maratonianas de El Cairo, bajo los auspicios de Williams, entre la HoR, con sede en la región oriental de Libia, y la HCS, con sede en Trípoli, duraron toda una semana, pero no produjeron nada. Williams esperaba que los representantes de las dos instituciones se pusieran de acuerdo sobre algunos artículos controvertidos del proyecto de constitución de Libia para poner fin al interminable periodo de transición organizando elecciones en el país "lo antes posible".

A estas alturas, se suponía que los libios debían haber elegido a su presidente y al nuevo legislativo, pero las elecciones previstas para el 24 de diciembre de 2021 se cancelaron en el último minuto debido a las diferencias entre la Cámara de Representantes y la Cámara de Comercio e Industria sobre cuestiones como la elegibilidad de los candidatos a la presidencia, entre otros detalles triviales.

Ningún observador realista de Libia, incluidos los diplomáticos extranjeros, esperaba que las conversaciones de El Cairo tuvieran éxito, ya que la Cámara de Representantes y el HCS no apoyan la celebración de elecciones en un futuro próximo porque significa el fin de sus carreras políticas.

LEER: La enviada de la ONU insta a los rivales libios a poner fin a sus diferencias "en una semana"

Ambas instituciones han sobrepasado sus mandatos: La HoR fue elegida en 2014 para un mandato de cuatro años, mientras que la HCS fue creada en 2015 como un compromiso político y se le dio un dudoso papel legislativo en el Acuerdo Político Libio de ese año, firmado en diciembre de 2015. Desde entonces, hasta hoy, ambos bandos han fracasado estrepitosamente y, en un momento dado, fueron descartados por Stephanie Williams, de la ONU, que creó un comité de diálogo de 75 personas en 2020. La idea era que un grupo más pequeño es fácil de manejar para lograr un proceso político que conduzca a las elecciones.

Ese comité pareció tener éxito al principio, ya que consiguió elegir a Abdul Hamid Dbeibeh como Primer Ministro y un Consejo Presidencial fuerte de tres miembros con la aprobación de la Cámara de Representantes y la HCS. Sin embargo, el gobierno de Dbeibeh no logró su principal objetivo: la celebración de elecciones presidenciales y legislativas nacionales en diciembre de 2021. Ahora también está sobrepasando su mandato.

El mandato del gobierno de Dbeibeh, según el acuerdo de Ginebra firmado en febrero de 2021, terminó hace dos días. Incluso antes de eso, la Cámara de Representantes eligió a Fathi Bashaga como nuevo primer ministro tras despojar a Dbeibeh de la confianza parlamentaria en septiembre de 2021. Pero Dbeibeh se negó a entregar el poder, prometiendo hacerlo sólo a un gobierno elegido. Pero cuándo será eso, nadie lo sabe realmente.

Esto trajo de vuelta las divisiones de 2014, ya que Libia hoy, como entonces, tiene dos administraciones separadas. Ahora el gobierno de Bashaga se ha instalado en Sirte, mientras que Dbeibeh sigue en Trípoli.

Durante el último año, los políticos libios y los diplomáticos extranjeros han repetido una sola frase: "elecciones en Libia lo antes posible", sin que nadie haya dado ninguna fecha concreta de cuándo podrían celebrarse esas mágicas y esquivas elecciones. Este "tan pronto como sea posible" parece ser eterno.

El fracaso en El Cairo de la semana pasada no fue nada nuevo, y la mayoría de los libios hace tiempo que perdieron toda esperanza de que algo bueno viniera de los actuales líderes políticos y facciosos que ahora están en el poder. Las mediaciones de la ONU, a lo largo de los años, parecen haber perdido credibilidad e impulso, especialmente en los últimos tiempos, ya que no ha conseguido hacer cumplir ningún acuerdo que haya facilitado entre los diferentes protagonistas.

Mientras tanto, la intromisión extranjera en los asuntos internos del país sigue empeorando las cosas, ya que los distintos países tienen sus propios apoderados libios capaces de desbaratar cualquier acuerdo que no sea de su agrado. Mientras que los enfrentamientos armados, similares a los de la guerra de 2019-2020, son una solución muy improbable y una fecha firme para las elecciones parece, también, una idea descabellada en este momento, ninguno de los políticos está interesado.

LEER: Turquía amplía el periodo del mandato de las tropas desplegadas en Libia

Las potencias extranjeras más influyentes que apoyan a los distintos bandos libios, como Turquía, Rusia y Egipto, están ahora ocupadas con sus propias prioridades, mientras que Estados Unidos y toda la ONU están consumidos por la guerra en Ucrania, dejando a Libia en un segundo plano.

Incluso si las conversaciones de El Cairo llegan a un acuerdo sobre un marco constitucional para las elecciones, será difícil de aplicar. Las conversaciones no se centraron en la redacción de un nuevo documento legal para gobernar y organizar las elecciones, sino en el debate de algunos artículos controvertidos del proyecto de constitución de Libia. La ironía aquí es que el proyecto de constitución, redactado hace años, fue obra de una asamblea constitucional elegida. Esto significa que cualquier enmienda debería ser realizada por el mismo órgano elegido y aprobada por los libios en un referéndum.

Esto no ha ocurrido en lo que parece ser un patrón de repetidos fracasos de la ONU, en los que se pone el carro delante de los bueyes. Desde la guerra de 2011 en Libia, ni una sola de las iniciativas de mediación de la ONU ha tenido un plan B para resolver las deficiencias no previstas. Esto ocurrió en 2011, cuando la OTAN destruyó el gobierno de Gadafi, sin ninguna idea de cómo proceder después. Se repitió en el primer gran acuerdo político entre diferentes facciones en el Acuerdo Político de Libia de 2015 y, de nuevo, en el acuerdo de 2021 calificado como "momento histórico" por la ONU.

En 2020, la ONU perdió eficacia al perder la iniciativa frente a las potencias regionales e internacionales, que trabajaban con sus apoderados locales libios al servicio de sus propios intereses y no necesariamente del pueblo libio. A estas alturas, lo que podría haber sido una disputa política interna solucionable que ocurre en todos los países, se ha convertido en un conflicto internacional y regional impulsado por potencias extranjeras a expensas de los libios.

Aunque es poco probable que se produzca una guerra total e incluso si el Sr. Saleh y el Sr. Mishri se reúnen, es muy poco probable que encuentren una solución, no por falta de ella, sino sencillamente porque no quieren, ya que cualquier compromiso que conduzca a unas elecciones significa el fin de sus vidas políticas y la de casi todos sus colegas.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegión

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines