Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía ha hecho su parte en la crisis de los refugiados; ahora le toca a Occidente

Refugiados sirios pasan por la puerta de la frontera de Oncupinar para llegar a sus ciudades de origen antes del Eid al-Adha en Kilis, Turquía, el 29 de agosto de 2017 [Ensar Özdemi/Anadolu Agency].

A nivel mundial, las migraciones masivas y los problemas de los refugiados suponen un importante reto para los países y las organizaciones internacionales. Por otro lado, se elogia a Turquía por su capacidad de acoger a la mayor comunidad de refugiados del mundo en la actualidad, así como por su capacidad de recuperación y de gestión de los flujos de refugiados procedentes de sus vecinos y de las regiones en conflicto.

Para Turquía, la migración masiva y los refugiados en masa no son un fenómeno nuevo; el país lleva mucho tiempo acogiendo a varios desplazados de los Balcanes, Oriente Medio, África y más allá. Una combinación de factores explica el cambio paradigmático que ha experimentado Turquía. En comparación con sus inestables vecinos, Turquía ha mantenido su estabilidad política y su crecimiento económico contra viento y marea. Gracias a su candidatura a la UE y a su creciente protagonismo en la política mundial bajo el actual gobierno, ha llevado a cabo reformas legislativas que implican la aceptación y el alojamiento de los refugiados. Estos rasgos, junto con otras características geográficas y culturales, hacen del país una opción obvia para las personas que huyen de la muerte y la persecución, así como para las que buscan una vida mejor.

Turquía aplica una política de puertas abiertas

En la actualidad, Turquía acoge a 3,7 millones de refugiados sirios, además de los más de 200.000 sirios que obtuvieron la ciudadanía turca después de 2012. En 2012, Turquía aplicó una política de puertas abiertas y aceptó a todos los sirios, independientemente de su etnia y religión, cuando el régimen de Assad no hizo caso a las demandas de reforma de los grupos de la oposición y comenzó a masacrarlos con la ayuda de la milicia iraní y los aviones rusos.

Cuando el gobierno de Obama declaró que era una "fantasía" que los combatientes de la oposición siria ganaran la guerra con la artillería estadounidense, significó la apertura de la temporada para el régimen y sus protectores. El "estancamiento estratégico" -en palabras del enviado especial de la ONU para Siria, Geir Pedersen- se ha creado y prolongado a través de organizaciones proxy, primero el Daesh y luego el PYD, afiliado al PKK, y su rama YPG, lo que ha provocado la mayor crisis de desplazados del mundo. Mientras que el primero causó muertes, lesiones y calamidades a los árabes, kurdos, yezidíes y turcomanos sirios, así como la destrucción de ciudades sirias, el segundo nunca luchó contra el régimen, suprimió todos los partidos políticos kurdos y mató a todos los disidentes, incluidos conocidos actores políticos kurdos como Mashaal Temmo.

LEER: Además de Gran Bretaña, ¿qué países envían refugiados al extranjero?

Millones de sirios escaparon de las atrocidades del régimen y de estos grupos terroristas. Para erradicar las amenazas de estos grupos terroristas y reforzar su seguridad fronteriza, Turquía levantó un muro de 4 metros de altura a lo largo del 98% de su frontera terrestre con Siria y creó zonas seguras en el norte de Siria tras 4 exitosas operaciones militares.

Los países europeos nunca cumplieron sus promesas

Tanto el régimen de Assad como Rusia obligaron estratégicamente a los sirios a reubicarse dentro y fuera de la nación, de forma similar a lo que Rusia ha estado haciendo en Ucrania desde febrero de 2022. La respuesta de Turquía a esta presión coercitiva abriendo sus fronteras salvó millones de vidas y potencialmente el futuro de Siria. Casi medio millón de bebés sirios han nacido en Turquía desde 2011, y el enfoque humanitario y responsable de Turkiye ante la migración forzada alivió la situación. Enmarcando la afluencia de sirios como una "crisis", sobre todo en 2014 y 2015, los países europeos han rehuido su responsabilidad de proteger aceptando compartir la carga de Turkiye, pero nunca han cumplido sus promesas.

Los refugiados sirios y la UE [Caricatura/Arabi21]

En las primeras etapas del éxodo masivo de sirios, Turquía estableció centros de alojamiento temporal a lo largo de la frontera y dentro del país, la mayoría de los cuales han sido cerrados gradualmente. En la actualidad, sólo 50.043 refugiados sirios residen en centros de alojamiento temporal, y el resto de los refugiados sirios viven en el centro de las ciudades. Las ciudades turcas acogen hoy a los refugiados sirios en proporciones variables, siendo Estambul y las ciudades del sureste las que albergan el mayor número. Kilis, una ciudad del sureste de Turquía en la frontera turco-siria, tiene una proporción de refugiados sirios por población local del 38,4%, algo inimaginable en la mayoría de las ciudades europeas.

Facilidades para los sirios en Turquía

Todos los refugiados sirios registrados en Turquía gozan de protección temporal en virtud de la Ley 6458 y tienen acceso a asistencia sanitaria gratuita. Además, 185 centros de salud para refugiados financiados por la UE atienden a los refugiados sirios en 29 ciudades turcas para superar las barreras lingüísticas. En estos centros trabajan casi 4.000 empleados sanitarios sirios.

Para satisfacer las necesidades básicas de los refugiados sirios, la Media Luna Roja turca, junto con Halkbank, creó el concepto de tarjeta de la Media Luna Roja para proporcionar las cantidades de ayuda asignadas a las personas necesitadas, ahorrando tiempo y evitando actividades logísticas. Los titulares de la tarjeta pueden realizar sus compras sin utilizar dinero en efectivo transfiriendo el dinero especificado por la Media Luna Roja Turca a sus propias cuentas de la Tarjeta de la Media Luna Roja.

La matriculación en la enseñanza primaria alcanzó el 65%, gracias a una legislación favorable y a iniciativas excepcionales. En enero de 2022 había 730.086 alumnos sirios matriculados en las escuelas turcas, de los cuales 40.547 asistían a la enseñanza preescolar, 313.695 a la primaria, 268.753 a la secundaria y 107.812 a la secundaria. Casi 1,5 millones de sirios han asistido a cursos gratuitos, principalmente destinados a la enseñanza de la lengua turca y a la formación profesional, en centros educativos públicos entre 2014 y 2021.

Integración de los sirios

Durante las etapas iniciales de la migración masiva, Turkiye aceptó y garantizó la integración sin problemas de los estudiantes universitarios sirios en el sistema de educación superior del país, aprobando su certificado y declaración cuando no había otra documentación disponible. Con el tiempo, los estudiantes universitarios sirios bajo protección temporal inscritos en las universidades turcas para el año académico 2020-21 ascendieron a 47.482, es decir, el 21%, lo que los convierte en el grupo más numeroso de estudiantes internacionales en Turkiye. Esto significa que el 9,5% de los 500.000 refugiados sirios de entre 19 y 24 años estaban matriculados en centros de enseñanza superior turcos, lo que supera la tasa global de matriculación de refugiados, que es del 5%.

LEER: Un refugiado sirio lleva a Gaza el sabor de su hogar

En 2019, los refugiados sirios pusieron en marcha 15.159 negocios, empleando a más de diez mil trabajadores sirios. Los artistas sirios en Estambul, en particular, se han beneficiado y han contribuido a la vida artística y cultural de Turquía.

Retorno voluntario

En general, Turquía tiene la frontera terrestre más larga con Siria y ha sido la más afectada por la catástrofe en desarrollo y la migración forzada. Turquía ha hecho su parte en la crisis de los refugiados; ahora le toca a Occidente y al resto del mundo. Al principio, Ankara adoptó una "política de puertas abiertas" hacia los sirios que huían del conflicto y de los ataques terroristas y realizó enormes esfuerzos para persuadir a la Coalición, formada bajo el liderazgo de Estados Unidos, de que detuviera la masacre de sirios por parte del régimen de Assad y eliminara la amenaza que suponía primero Daesh y, más tarde, el PYD/YPG, y estableciera una "zona segura" en el norte de Siria para facilitar el retorno voluntario. Sin embargo, estos esfuerzos fueron en vano.

Haciendo uso de su derecho a la autodefensa, reconocido en el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas y en el derecho internacional consuetudinario, y para asegurar su frontera meridional y detener una mayor afluencia de refugiados, Turquía se sintió obligada a lanzar operaciones militares en el norte de Siria en cooperación con el Ejército Nacional Sirio. Las zonas seguras disminuyen la necesidad de acercarse a la frontera turca y actúan como una barrera vital contra nuevos flujos migratorios al proporcionar un santuario seguro para la población civil y facilitar el retorno voluntario de los sirios a las zonas donde la vida ha vuelto a la normalidad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines