Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La ciudad egipcia de Sharm El-Sheikh se tambalea por el éxodo ucraniano y ruso

Una imagen tomada el 29 de septiembre de 2021 muestra a turistas rusos en la localidad egipcia de Sharm el-Sheikh, en el Mar Rojo. [KHALED DESOUKI/AFP vía Getty Images]

En las playas de arena de Sharm el-Sheikh, muchas de las tumbonas están vacías. En el paseo marítimo central, repleto de tiendas, cafés y discotecas, la afluencia de público es menor de lo habitual.

El complejo turístico situado en el extremo sur de la península egipcia del Sinaí se tambalea por el impacto de la guerra en Ucrania, que ha hecho que los ucranianos y los rusos -que antes estaban entre los principales visitantes de la ciudad- prácticamente desaparezcan, según los trabajadores del sector turístico.

Su ausencia ha supuesto la última de una serie de impactos en un sector que representa hasta el 15% del producto interior bruto y genera unas divisas muy necesarias.

"Hace meses, estábamos recuperando el aliento tras el golpe del coronavirus y la actividad empezaba a recuperarse, pero hemos salido de la sartén para caer en el fuego", dijo el propietario de una pequeña tienda de recuerdos en el paseo principal de la bahía de Naama de Sharm El-Sheikh, que dio su nombre como Ashraf, añadiendo que había perdido unos dos tercios de su negocio.

Los ingresos del turismo egipcio cayeron bruscamente durante la pandemia del COVID-19, recuperándose hasta casi 12.000 millones de dólares en 2021, según datos del Banco Central.

El sector había recibido un impulso cuando Rusia reanudó los vuelos directos a Sharm El-Sheikh y al otro centro turístico del Mar Rojo, Hurghada, en agosto de 2021, seis años después de que el accidente de un avión de pasajeros que transportaba turistas rusos provocara su suspensión.

Aunque no se dispone de datos actualizados para este año, un informe del gabinete del mes pasado advertía de un importante golpe a los ingresos en divisas procedentes del turismo.

El gobierno, que también está luchando con el aumento de las facturas de importación de trigo y petróleo, revisó recientemente su previsión de crecimiento para el año fiscal que termina este mes a la baja, al 5,5%, y para 2022-23 al 4,5%.

El Ministerio de Turismo de Egipto no respondió a las solicitudes de comentarios.

LEER: Turquía ha hecho su parte en la crisis de los refugiados; ahora le toca a Occidente

Carteles en ruso

En Sharm El-Sheikh, que acogerá la conferencia sobre el clima COP27 en noviembre, las señales están escritas en ruso además de en inglés, y parte del personal de los hoteles está formado en ambos idiomas.

Es una indicación de la importancia del mercado: los visitantes rusos y ucranianos representaron el 31% del número de turistas en Egipto el año pasado, según el gobierno, muchos de los cuales vinieron en paquetes turísticos a Sharm El-Sheikh y Hurghada.

En los últimos seis meses del año pasado, más de 1,1 millones de rusos y unos 794.000 ucranianos visitaron Egipto, según datos del gobierno.

Desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero, las visitas rusas a Sharm El-Sheikh se han reducido a una fracción de sus niveles anteriores, según afirmaron dos operadores turísticos y dos guías de la ciudad. Casi todos los 20.000 ucranianos que se encontraban en los balnearios egipcios al estallar la guerra han salido en avión.

"Hemos perdido cerca del 70% de la ocupación después de la guerra", dijo el gerente de un gran hotel, que declinó ser nombrado por no estar autorizado a hablar con los medios de comunicación.

"Hay un ligero aumento de las cifras procedentes de Armenia y Rumanía, pero ninguna de estas cifras puede compararse con las de Ucrania y Rusia antes de la guerra".

Apenas han llegado entre 1.500 y 2.000 rusos a la semana, según Adel Hosny, director de contratación en el sur del Sinaí del operador turístico Pegas Touristik, con sede en Rusia.

La demanda se redujo cuando las sanciones occidentales aumentaron los tiempos y costes de los viajes desde Rusia, al obligar a las compañías a cambiar las rutas, y las tarjetas de crédito MasterCard y Visa emitidas en Rusia dejaron de funcionar en el extranjero.

Se espera que los vuelos diarios desde Rusia se reanuden a partir de principios de julio.

¿Llenar el vacío?

El gasto de los rusos que siguen viniendo a Sharm El-Sheikh ha disminuido porque tenían un acceso limitado a los dólares, dijo Ahmed Akrab, un guía turístico.

La introducción de Mir, un sistema de pagos ruso creado después de una ronda anterior de sanciones occidentales en 2015, que los medios de comunicación egipcios han informado que está en marcha, podría ayudar a fomentar un repunte, dijo.

Egipto también ha estado presionando para atraer a más turistas de Europa Occidental y el Golfo a través de campañas de marketing desde el inicio de la guerra de Ucrania, y el vecino Israel recientemente comenzó a realizar vuelos directos a Sharm El-Sheikh después de reducir su advertencia de seguridad para el sur del Sinaí.

Pero mientras que el turismo procedente de Europa Occidental y otros mercados es estacional, con menos visitantes en los meses más calurosos del verano, los rusos y ucranianos solían venir para disfrutar de unas vacaciones de playa de bajo coste durante todo el año, dijo Hosny, quien, al igual que otros trabajadores del sector turístico, no tenía esperanzas de llenar el vacío dejado en el mercado.

"Veo muy improbable que algún mercado sustituya al ruso y al ucraniano en un futuro próximo", dijo, y añadió que cerca del 90% de su plantilla estaba ociosa.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEuropa y RusiaRegiónRusiaUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines