Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La economía de Sudán se hunde mientras los dirigentes postgolpistas buscan apoyos

Unas personas marchan durante una manifestación contra el gobierno militar en la zona de Bashdar del distrito de el-Diam de la capital sudanesa, Jartum, el 16 de junio de 202 [AFP vía Getty Images].

Una acelerada interrupción de los servicios, incluidos los suministros de agua y electricidad, ha hecho que los ciudadanos sudaneses cuenten el coste del estancamiento político tras la toma del poder por los militares el pasado mes de octubre, informa Reuters.

El deterioro de las condiciones de vida se produce después de que el golpe de Estado provocara la suspensión de miles de millones de dólares de financiación internacional, y en un momento en el que la guerra en Ucrania ha elevado el coste de las importaciones clave.

Ello ha alimentado las manifestaciones antimilitares que se celebran al menos una vez a la semana desde hace ocho meses, al tiempo que ha aumentado la presión para que los militares y los grupos civiles lleguen a un acuerdo político.

No se ha nombrado ningún primer ministro desde el golpe; los ministros actúan en funciones y los intentos de mediación dirigidos por las Naciones Unidas y la Unión Africana aún no han dado resultados.

Las autoridades afirman que siguen adelante con las reformas económicas que un gobierno dirigido por civiles inició bajo la supervisión del Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2020, con el fin de reducir las subvenciones consideradas inflacionistas, pero el gasto público se ha disparado.

LEER: Mientras el Grupo Wagner estrecha su relación con los dirigentes sudaneses, Al-Burhan lo niega todo

"Seguimos con el programa de reforma económica y reducimos los subsidios gradualmente de forma que los ciudadanos puedan gestionarlos", dijo a Reuters el ministro de Finanzas, Jibril Ibrahim, en una entrevista.

El gobierno se ha abstenido de imprimir dinero para financiar el déficit, y los ingresos mensuales del Estado han aumentado en dos tercios en los últimos seis meses, hasta alcanzar los 150.000 millones de libras sudanesas (264 millones de dólares), dijo.

Sudán firmó recientemente un acuerdo con los Emiratos Árabes Unidos para un proyecto portuario y agrícola, dijo, lo que podría suponer mayores ingresos.

Pero la inflación hace que el gasto crezca aún más rápido. Sólo la factura mensual de los salarios del sector público asciende a 180.000 millones de libras, frente a los 54.000 millones de libras de principios de año, además del aumento de los costes del combustible, el trigo y otras importaciones, añadió.

Cortes de agua

En Al-Shigla, al otro lado del Nilo Blanco de la capital, Jartum, los residentes que se agolpan alrededor de los camiones cisterna privados que venden agua dijeron que el suministro local de agua ha estado seco durante semanas.

"Desde abril no sale agua por las tuberías de mi cocina, y el Nilo está a un kilómetro de distancia", dijo el ama de casa Zahra Sharif.

Las calles del barrio estaban salpicadas de charcos de agua estancada y verde y de basura sin recoger. Varios residentes describieron su vida como un infierno.

"No podemos comprar agua porque es muy cara", dijo Ayoub Siddig, empleado de una panadería de 36 años.

La inflación ha disminuido ligeramente, pero sigue siendo del 192%, según las cifras oficiales. La semana pasada, el Programa Mundial de Alimentos advirtió que 15 millones de personas, aproximadamente un tercio de la población, se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria.

LEER: Argelia reforzará su cooperación en materia industrial con Rusia

En Jartum, los principales cruces se atascan a menudo porque los semáforos se quedan sin energía.

Los funcionarios de la autoridad del agua de Jartum culpan a la falta de fondos del gobierno para mantener las estaciones de agua o las tuberías para una población creciente. Los frecuentes cortes de electricidad inutilizan las bombas de agua, dijeron.

El gobierno subvenciona la electricidad, pero existe un déficit de suministro que las autoridades esperan cubrir con inversiones extranjeras y energías renovables, dijo Ibrahim.

"Lo que ocurrió en octubre tuvo un impacto significativo en la economía", dijo, citando la suspensión de unos 4.000 millones de dólares de ayuda occidental prevista para 2022-23.

"Teníamos grandes proyectos en electricidad, riego y desarrollo rural, y todo esto se detuvo".

Reuniones con los generales

El ex líder del grupo rebelde, Ibrahim, respaldó la toma de posesión, que los líderes militares dicen que era necesaria debido a la parálisis política en la transición que siguió al derrocamiento en 2019 del líder autocrático durante mucho tiempo, Omar Al-Bashir.

Los donantes occidentales afirman que la ayuda económica suspendida sólo volverá tras el nombramiento de un gobierno civil creíble. Los analistas afirman que, incluso si se cumpliera esa condición, sería más difícil que Sudán movilizara apoyos después de que el golpe de Estado desbaratara el compromiso con los prestamistas internacionales.

Este mes, la coalición civil que compartía el poder con los militares antes del golpe, comenzó a reunirse con los generales en un intento de salir del estancamiento político, en un esfuerzo respaldado por Estados Unidos y Arabia Saudí.

Pero los líderes de las protestas siguen negándose a negociar con los militares y muchos manifestantes culpan a las fuerzas armadas de sus problemas económicos.

"En Sudán, siempre hemos sido gobernados por hombres del ejército. ¿Qué saben ellos de economía?", dijo un estudiante universitario de 20 años que protestaba en Jartum.

Categorías
NoticiasSmall SlidesSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines