Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El principal traficante de armas de Israel huye ante la presión

Activistas de #ShutElbitDown el 9 de junio de 2021 [Pal_action/Twitter]

Debe ser bastante humillante afirmar que eres un líder mundial en sistemas de seguridad y vigilancia, pero que tu propia sede sea asaltada con frecuencia por un grupo dispar de ciudadanos enfadados, armados con nada más que pintura roja e ideas innovadoras sobre la resistencia pacífica a una brutal ocupación militar posibilitada por los productos de tu empresa. Este es el dilema al que se enfrenta Elbit Systems UK, el mayor fabricante y distribuidor privado de armas de Israel, que se ha visto obligado a abandonar su prestigiosa sede de Londres para instalarse en la ciudad de Bristol, en el suroeste de Inglaterra. El principal traficante de armas de Israel huye despavorido.

La retirada de la capital británica es realmente humillante, y es otra gran victoria para Acción Palestina, que afirma estar detrás del cierre de la fábrica de Elbit en Oldham en enero. Elbit Systems UK anunció que había vendido la empresa Ferranti Technologies Power and Control (Ferranti P&C), con sede en Waterhead, a la empresa británica TT Electronics por 9 millones de libras. Los activistas de la AP habían atacado las instalaciones de Ferranti Technologies durante 18 meses, haciendo inviable la continuidad de Elbit en Oldham.

A pesar de estas dos victorias, los activistas de Palestine Action -muchos de los cuales ya se enfrentan a juicios en los tribunales de la Corona de toda Inglaterra por cargos de daños criminales- dicen que no pararán hasta que se cierren definitivamente todas las fábricas de la muerte de Elbit.

Elbit es una empresa internacional de electrónica de defensa de propiedad israelí que "participa en una amplia gama de programas comerciales y de seguridad nacional en todo el mundo". De eso se jacta en su sitio web y en las ferias de armas, pero la fea realidad es que muchas de sus armas han sido probadas en combate contra civiles palestinos en la asediada Franja de Gaza y en otros lugares de la Palestina ocupada.

Como escribí en MEMO en marzo, uno de los crímenes más atroces que Israel ha llevado a cabo en los últimos años tuvo lugar en Gaza cuando cuatro primos escolares de diez y once años fueron asesinados mientras jugaban al fútbol en la playa en 2014. El crimen de guerra -¿cómo se puede llamar si no a un ataque con misiles contra niños que juegan en la arena? - se desarrolló ante los representantes de los medios de comunicación de todo el mundo, que fueron testigos de la matanza de los niños de la familia Bakr.

Ahora sabemos que los niños fueron asesinados por misiles lanzados desde un dron armado; posiblemente incluso un dron que contenía piezas fabricadas en Gran Bretaña. Esta es sólo una de las razones por las que los activistas pertenecientes a Acción Palestina apuntan a las fábricas de drones en Gran Bretaña, propiedad de Elbit.

LEER: Además de Gran Bretaña, ¿qué países envían refugiados al extranjero?

He intentado ponerme en contacto con Elbit para obtener un comentario, pero la empresa no lo pone fácil ya que no hay ningún número de teléfono que encontrar. No obstante, dejé una educada solicitud a los medios de comunicación que, en el momento de escribir este artículo, no había recibido respuesta. Pregunté por qué Elbit ha renunciado a su sede en Londres y actualmente anuncia puestos de trabajo en su página web diciendo: "Todos los puestos se cubrirán a tiempo completo o con un acuerdo flexible alternativo desde nuestras oficinas en Bristol o desde casa (cuando el trabajo lo permita)".

Es difícil saber si Elbit abandonó su oficina del centro de Londres voluntariamente o si el propietario le dijo que se fuera tras las quejas de otros inquilinos del bloque de oficinas de Kingsway. La gota que colmó el vaso puede haber llegado a principios de este mes, cuando los activistas pro palestinos lanzaron el séptimo ataque contra la sede en menos de cuatro semanas. Mientras atacaban la sede londinense, se lanzaron alrededor de una docena de otras operaciones de "pintura roja" en todo el país en el mismo periodo.

La policía ha detenido a los activistas en numerosas ocasiones, pero mientras algunos juicios han sido abandonados, otros acusados han sido absueltos con el argumento de que cometieron un crimen para evitar otro mayor: la matanza de inocentes en Palestina. Los ejecutivos de Elbit parecen reacios a impulsar los juicios; ¿podría deberse a que se les exigiría declarar bajo juramento sobre las armas que fabrican y sobre cómo se han utilizado y se siguen utilizando?

Se cree que hay otras 20 causas penales en trámite derivadas de la acción directa pero pacífica de los miembros del grupo pro palestino. Comprensiblemente, los activistas dicen que les gustaría tener su día en el tribunal para explicar por qué han dañado la propiedad de Elbit.

Palestine Action ha dejado muy claro que el vandalismo dirigido por la conciencia de sus miembros no se detendrá hasta que termine la opresión de Palestina respaldada por el Reino Unido. Tengo que admitir que hay algo bastante agradable en la acción directa del grupo y en el uso efectivo de la pintura de color rojo sangre.

Sin embargo, ¿no es hora de que la policía deje de actuar como ejecutora del traficante de armas israelí y empiece a hacer preguntas más directas sobre por qué estos activistas están dispuestos a arriesgar su libertad para impedir que se fabriquen estas armas?

No cabe duda de que se están cometiendo crímenes, pero no por parte de Acción Palestina. El valor inspirado e inspirador de los activistas me recuerda a mi juventud en los turbulentos y rebeldes años 70, cuando la icónica banda de rock The Clash, símbolo de la protesta inteligente y la insurrección con estilo, tuvo un éxito con la canción "I fought the law and the law won". Tal vez merezca la pena volver a escuchar la letra de la canción como homenaje a la Acción Palestina. ¿Qué tal si...? "Luchamos contra la ley y ganamos".

Pero, en serio, ¿se le ha ocurrido a la policía que Elbit Systems es reacia a acudir a los tribunales y a declarar contra los activistas por si sus abogados empiezan a hacer preguntas incómodas? Es cegadoramente obvio que Elbit tiene algo que ocultar, y sin embargo se esconde a la vista de todos: sus productos son utilizados por un estado de apartheid; el apartheid es algo parecido a un crimen contra la humanidad. Además, Israel está cometiendo crímenes de guerra a diario en los territorios palestinos ocupados.

Sherlock Holmes bien podría haber observado sobre Elbit que "tiene un gran don para el silencio", pero eso no es suficiente. Todo el peso de la ley no debería centrarse en los activistas de Acción Palestina, sino dirigirse a quienes arman y permiten a Israel llevar a cabo su brutal ocupación militar. Elbit debería estar en el banquillo de los acusados, no los activistas de Palestine Action.

LEER: El regreso de Arabia Saudí y los EAU a los brazos de Estados Unidos es inevitable

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioRegiónReino Unido

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines