Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Debemos ser realistas sobre el cambio climático y la guerra en Ucrania

La guerra entre Rusia y Ucrania ha durado cuatro meses y pico. Ha planteado diversas cuestiones sobre nuevas oleadas de refugiados, recursos energéticos, precios de los alimentos y la revisión de las políticas de seguridad nacional en todo el mundo.

La semana siguiente a la invasión rusa, en febrero, el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prohibió las importaciones de petróleo de Rusia; Gran Bretaña no tardó en hacer lo mismo. Otros países europeos también impusieron severas sanciones a Rusia. Los líderes políticos están motivados principalmente por la idea de que la continua dependencia energética de Rusia es otra forma de financiar un hegemón beligerante. En efecto, Moscú ha financiado su guerra a través de sus exportaciones de combustibles fósiles, y la sangrienta guerra del Presidente Vladimir Putin también ha creado la mayor crisis de refugiados de Europa desde la Segunda Guerra Mundial, ha desplazado a un tercio de la población ucraniana y ha provocado una escasez mundial de alimentos.

Por ello, muchos líderes europeos están buscando alternativas para reducir su dependencia energética y alimentaria de Rusia. Estos cambios radicales en las políticas energéticas han despertado la esperanza de una mitigación más eficaz del cambio climático. El grado de transición a las fuentes de energía renovables determinará si estas esperanzas están bien fundadas o no.

Dada la guerra en curso, algunos pueden considerar que el cambio climático es una cuestión de importancia secundaria para la comunidad internacional. Sin embargo, incluso desde un punto de vista realista, existe una gran oportunidad para pasar de los combustibles fósiles a las fuentes de energía renovables. Existe una nueva voluntad política en muchos gobiernos de todo el mundo, por lo que los países podrían avanzar hacia la mitigación del cambio climático global. En otras palabras, la guerra en Ucrania tiene el potencial de producir algunas consecuencias imprevistas para el futuro de todos nosotros, al hacer que los países inviertan en áreas donde se cruzan las consideraciones realistas y los problemas del cambio climático.

La prohibición de Estados Unidos a las importaciones de petróleo ruso y la búsqueda de alternativas por parte de Europa son una forma eficaz de contener a Rusia, dado que el 53,8% de las exportaciones de Moscú están relacionadas con el combustible y la energía. La única opción de Rusia frente a las sanciones parece ser desviar sus exportaciones de petróleo y gas de Europa a China e India. Es probable que estos países se encuentren en una posición ventajosa al poder comprar petróleo a un precio rebajado.

LEER: El regreso de Arabia Saudí y los EAU a los brazos de Estados Unidos es inevitable

Del mismo modo, Europa busca nuevos socios comerciales en materia de energía. Alemania ha firmado un acuerdo con Qatar para comprar gas natural licuado. Italia, por su parte, ha firmado un nuevo acuerdo de suministro de gas con Argelia, aumentando sus importaciones de gas en un 40% aproximadamente.

Aunque la idea subyacente a las sanciones a gran escala, incluida la prohibición de las importaciones de energía, se presenta dentro de un contexto moral, la guerra entre Rusia y Ucrania puede verse como el fin de la dependencia energética existente y el comienzo de una nueva política de contención de Rusia. Aunque sea demasiado pronto para cantar victoria en la mitigación del cambio climático, hay muchos indicios de que ha comenzado la transición a una nueva era. Esto no puede llegar demasiado pronto. "La crisis energética exacerbada por la guerra de Ucrania ha provocado una peligrosa duplicación de los combustibles fósiles por parte de las principales economías", ha advertido el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres.

Sin embargo, es un reto que la guerra sea un punto de inflexión en la lucha contra el cambio climático cuando los gobiernos buscan combustibles fósiles no rusos en lugar de cambiar a las energías renovables.

Por lo tanto, en el contexto de la guerra, se pueden hacer dos observaciones sobre la cuestión del cambio climático desde un punto de vista realista. Para empezar, la aplicabilidad de las políticas y estrategias previstas por el régimen de cambio climático es directamente proporcional a los intereses económicos de los países. Por ejemplo, una de las referencias normativas del régimen de cambio climático desde la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) ha sido la prioridad de pasar de los combustibles fósiles a las fuentes de energía renovables. Este paso tiene como objetivo mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2°C por encima de los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5°C por encima de dichos niveles. Sin embargo, la dependencia de los combustibles fósiles de los países en desarrollo está estrechamente relacionada con sus trayectorias de desarrollo económico. Para los países desarrollados, la transición a las energías renovables mediante el abandono total de los combustibles fósiles es un proyecto costoso que requiere un mayor esfuerzo. Por ello, el cortoplacismo de los países genera un bajo rendimiento a la hora de realizar ajustes ecológicos en sus políticas energéticas.

Además, las negociaciones internacionales reflejan las estructuras de poder subyacentes en el mundo. De ahí que la trayectoria futura de la mitigación del cambio climático dependa de cómo los países desarrollados articulen la necesidad de las energías renovables durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP27, que se celebrará en Sharm El Sheikh, Egipto, en noviembre. La determinación de Estados Unidos es un ejemplo de ello. Las anteriores administraciones americanas se desmarcaron durante las negociaciones de Kioto y París. Sin embargo, la administración Biden ha cambiado de rumbo y se ha reintegrado al régimen del cambio climático. Además, también se pondrá a prueba la determinación de los países europeos de minimizar su dependencia energética de Rusia. Es importante no pasar por alto el factor China, ya que Pekín es uno de los principales ganadores de la invasión rusa de Ucrania. Se ha asegurado el acceso al petróleo ruso barato y ha proporcionado un refugio seguro para la potencialmente agotada economía rusa tras las sanciones.

La guerra ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad energética de numerosos países. Si los europeos hubieran acelerado las inversiones en energías renovables optando por enfoques ecológicos a largo plazo en lugar de por el cortoplacismo, no estarían en una situación tan grave. Una transición radical de las fuentes de energía no es algo que vaya a ocurrir rápidamente, por supuesto. Sin embargo, se ve que Europa ha dado pasos decisivos en este sentido. REPowerEU, por ejemplo, fue desarrollado por la Comisión Europea en respuesta a la invasión rusa de Ucrania para acabar con la dependencia de los combustibles fósiles rusos antes de 2030.

El futuro de nuestro planeta está en una encrucijada. Aunque los países han empezado a minimizar su dependencia de la energía rusa de forma gradual, la pregunta decisiva que hay que hacerse es hasta qué punto se logrará una transición energética a gran escala hacia las energías renovables. Las consideraciones realistas son importantes a la hora de marcar los límites de las decisiones económicas. Si los países aprenden de forma adecuada la necesidad de sustituir los combustibles fósiles por energías renovables, las fragilidades futuras no paralizarán la demanda energética. Sin embargo, a menos que los Estados Unidos y los países europeos desarrollen prioridades en materia de energías renovables con objetivos concretos y mecanismos financieros, será difícil avanzar en la mitigación del cambio climático global. Las próximas conversaciones de la COP27 serán un importante indicador de si el mundo está preparado para adoptar nuevas estrategias en materia de fuentes de energía y cambio climático.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaRegiónRusiaUcrania

Burak Elmalı es investigador adjunto en el Centro de Investigación de TRT World.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines