Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El regreso de Arabia Saudí y los EAU a los brazos de Estados Unidos es inevitable

Un cartel del príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman en Riad, el 15 de noviembre de 2017 [FAYEZ NURELDINE/AFP/Getty Images].

Desde que Rusia invadió Ucrania en febrero, muchos analistas políticos, especialmente en el mundo árabe, han pronosticado la desaparición del mundo unipolar y el comienzo de un entorno político multipolar en cuyo centro se encontrarán Estados Unidos, Rusia, China e India. Creo que este análisis es demasiado precipitado antes de que la propia guerra haya terminado.

Los dirigentes de Arabia Saudí, los EAU y Bahréin no quieren perder a Rusia, por lo que intentan mantener un pie en cada campo, Washington y Moscú. Los EAU se abstuvieron de condenar la invasión rusa en el Consejo de Seguridad de la ONU, pero aceptaron hacerlo en la Asamblea General tras la presión de Estados Unidos y Occidente.

Arabia Saudí se ha negado a aumentar su producción de petróleo a petición de Estados Unidos como alternativa al gas y al petróleo rusos. El gobernante de facto del reino, el príncipe heredero Mohammed Bin Salman, desafió aún más a Washington cuando, al parecer, se negó a aceptar una llamada del presidente estadounidense Joe Biden cuando la Casa Blanca trató de concertar conversaciones telefónicas entre Biden y los líderes de Arabia Saudí y los EAU. El Wall Street Journal informó de que Bin Salman gritó al asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., Jake Sullivan, durante una reunión porque no quería seguir discutiendo el caso del periodista asesinado Jamal Khashoggi; en su lugar, pidió a EE.UU. que olvidara su petición de duplicar la producción de petróleo saudí.

Los medios de comunicación saudíes y emiratíes se están alineando completamente con los medios rusos; sus informes no hacen referencia a una invasión, sino a "operaciones militares", siguiendo el ejemplo de Moscú. La realidad, sin embargo, es que la crisis entre Arabia Saudí y Estados Unidos no comenzó con la invasión de Ucrania. Tiene su origen en las críticas de Estados Unidos a la guerra en Yemen y en el asesinato de Khashoggi. El presidente Biden prometió durante su campaña electoral castigar a Bin Salman, a quien las agencias de inteligencia estadounidenses acusaron de estar implicado en el asesinato al dar órdenes a sus ayudantes de asesinar al periodista del Washington Post. Una vez en la Casa Blanca, Biden evitó deliberadamente el contacto con el príncipe, aparte de una llamada en la que Biden estipuló que no habrá contacto entre ellos y que retiraría al grupo hutí de la lista de terroristas de Estados Unidos, lo que enfureció a Bin Salman.

LEER: La visita de Biden expondrá la debilidad de la AP

El primer ministro británico, Borsi Johnson, visitó Arabia Saudí tras la invasión rusa en un esfuerzo por mejorar las relaciones con Estados Unidos e intentar que Riad se retractara de su negativa a aumentar la producción de petróleo y presionara a la OPEP para que no subiera los precios, entre otras cosas porque los países europeos dependen en gran medida del suministro de combustible ruso. Este esfuerzo fracasó, aparentemente; el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, fue a Arabia Saudí para agradecer a Bin Salman su apoyo a la posición rusa.

Creo que la visita de Lavrov a Arabia Saudí y su reunión con el príncipe, así como su encuentro con los ministros de Asuntos Exteriores del Consejo de Cooperación del Golfo, tenían como objetivo adelantarse a la próxima gira de Biden por la región, a la luz de lo que consideran que es el enfrentamiento entre Rusia y Occidente que llega a Oriente Medio. Podríamos llamar a esto el "eje de resistencia del petróleo", liderado por Rusia, Arabia Saudí y los EAU, creado en Abu Dhabi y Moscú en una relación frágil y abierta. Los EAU no pueden abandonar a sus aliados occidentales, ni quieren hacerlo. Occidente está impresionado por los EAU y los elogia por su normalización con Israel, arrastrando a Arabia Saudí en su estela. Esto quedó claro cuando Egipto transfirió la soberanía de Tirán y Sanafir a Arabia Saudí, lo que debió ser aprobado por Israel, y para sustituir las fuerzas de mantenimiento de la paz en las islas de importancia estratégica por fuerzas conjuntas saudíes e israelíes. Además, Rusia ya no está en condiciones de volver al sistema capitalista bajo el que resurgió.

Por ello, creo que la política de tener un pie en los dos campos empleada por Arabia Saudí y los EAU no continuará durante mucho tiempo. Puede que hayan conseguido superar a Estados Unidos hasta cierto punto, pero ya no tienen la resistencia ni el poder para jugar a este juego. Volverán al abrazo estadounidense; la visita propuesta por Joe Biden a Arabia Saudí el mes que viene y su reunión con los líderes del Golfo, junto con el rey de Jordania y el presidente egipcio, así lo demuestran. Todos los países de la región siguen bajo el pulgar de Washington, por mucho que se rebelen de vez en cuando. Es inevitable que estén con EE.UU. porque, siendo realistas, no tienen otro sitio al que ir; la casa rusa es más débil que una tela de araña y no puede ofrecer ni vida ni seguridad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEEUUEmiratos Árabes UnidosOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines