Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué los países "normalizadores" árabes nunca buscan la aprobación de sus pueblos para establecer vínculos con Israel?

Las banderas de (I-D) los EE.UU., los Emiratos Árabes Unidos, Israel y Bahrein, en la ciudad turística de Netanya en el centro de Israel, el 13 de septiembre de 2020 [JACK GUEZ/AFP vía Getty Images].

¿Qué hay detrás de la repentina prisa de cuatro Estados árabes por normalizar las relaciones con Israel tras décadas de animosidad, y qué esperan conseguir países como los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Marruecos y Sudán al abrazar al Estado sionista? De hecho, ¿cuáles son los objetivos inmediatos y a largo plazo de Israel al buscar vínculos con estos países? Al fin y al cabo, no son fronterizos ni se han enfrentado militarmente a él como avanzada colonial.

La historia reciente ofrece algunas respuestas.

Cuando el difunto Anwar Sadat visitó Israel en 1977, rompiendo la resolución de la Liga de Estados Árabes adoptada tras la Cumbre de Jartum de 1967, conocida como los "Tres Noes": No a la paz con Israel, no al reconocimiento de Israel, no a las negociaciones con Israel", quería liberar las tierras egipcias ocupadas por Israel en la guerra de 1967. Israel, entonces, marginado por todos los países árabes, se enfrentaba a tiempos difíciles para tener relaciones diplomáticas normales con muchos otros países, incluyendo la mayoría de los estados africanos y latinoamericanos. La solidaridad árabe consiguió, desde el punto de vista diplomático, aislar a los sionistas, exponiéndolos como opresores del pueblo palestino y ocupantes de tierras árabes en Palestina y más allá.

El principal objetivo de Israel, por tanto, era romper este aislamiento y llegar al mayor número de países posible, y la mejor manera de hacerlo era manteniendo relaciones con cualquier país árabe, por no hablar de Egipto, el país árabe más grande y fuerte que libró cuatro guerras contra el Estado sionista.

Tener la paz con Egipto significaba eliminar cualquier nueva guerra con él. Los responsables de la política israelí sabían también que el resto del mundo árabe, menos Egipto, sería demasiado débil para amenazarlo a largo plazo mientras estuviera financiado por Estados Unidos.

Sin embargo, la paz entre El Cairo y Tel Aviv siguió siendo una "paz fría" y lo sigue siendo, incluso hoy. No logró avanzar hasta convertirse en una cuestión de base, discutida abiertamente, y mucho menos abrazada, por los egipcios. Una ínfima minoría de los más de 100 millones de egipcios celebra el reconocimiento de Israel, simplemente porque su solidaridad con sus hermanos palestinos y las cuatro guerras contra Israel siguen siendo motivo de orgullo para cada uno de ellos, incluida la generación más joven nacida después de la última guerra de 1973.

LEER: ¿Creen los israelíes que han perdido el apoyo de Estados Unidos?

Un buen ejemplo de este rechazo público a Israel es el caso de Mohamed Ramadan, actor y rapero, y cómo fue despreciado y condenado por aparecer con una cantante israelí en una foto compartida en las redes sociales. Esto ocurrió en 2020, 41 años después del tratado de paz entre Egipto e Israel, firmado por primera vez en Camp David. Las élites egipcias y los ciudadanos de a pie se indignaron y pidieron que se sancionara al Ramadán, lo que indica el profundo resentimiento de los egipcios hacia Israel. De hecho, hoy en día Egipto tiene más vínculos económicos y comerciales con Israel, pero eso es un asunto del gobierno, que tiene poco impacto en la mente de los egipcios de a pie.

En una encuesta realizada en 2019-2020, el 85% de los egipcios dijeron que se oponen a cualquier relación diplomática con Israel, lo que explica por qué el Ramadán fue recibido con desprecio e ira por esa imagen. Para la abrumadora mayoría de los árabes en Egipto y más allá, Israel sigue siendo el enemigo amenazante y debe ser boicoteado por los estados árabes.

Este rechazo público está directamente relacionado con el sufrimiento del pueblo palestino a manos del apartheid israelí. Por otra parte, Israel sigue cometiendo todas las atrocidades imaginables contra los palestinos, lo que hace aún más remota cualquier posibilidad, ya de por sí remota, de que el público árabe lo acepte.

Esta es una de las principales razones por las que el Israel sionista está buscando un tipo de paz diferente con otros países árabes como EAU, Bahréin, Sudán y Marruecos.

El objetivo de Israel, ahora, no es la paz, sino la guerra, como lo fue cuando firmó el Tratado de Paz con Egipto. Su comportamiento en las dos últimas décadas indica que no quiere la paz en este sentido.

En cambio, Israel está tratando de vaciar la narrativa histórica de todo el conflicto en Palestina y sustituirla gradualmente por su propia narrativa que dice que Palestina es, de hecho, la tierra prometida del pueblo judío y que los palestinos nunca existieron como nación. Esto se basa en la antigua creencia sionista de que Palestina era, en efecto, una tierra sin pueblo para un pueblo (la diáspora judía) sin tierra. Para que esto se mantenga, debe seguir siendo un Estado judío puro y en continua expansión, no necesariamente ocupando más tierras árabes, sino afianzándose en sus mentes mediante la tergiversación de la historia. Para Israel la paz, ahora, significa la normalización a cualquier precio a expensas de los palestinos.

Dado que es casi imposible vender esa idea entre los árabes, esta nueva narrativa tiene que encontrar el lugar adecuado donde las conexiones emocionales, religiosas, históricas y sociales con Palestina son más débiles. Países como los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, que nunca han librado una guerra con Israel y que están muy lejos de Palestina, son el punto de partida perfecto

Si las guerras israelíes de los años sesenta y setenta tenían que ver con la superioridad militar, ahora la guerra consiste en reescribir la propia historia y ganar las mentes árabes mediante la falacia.

La mejor manera de hacerlo es a través de iniciativas privadas que tratan de vincular a las empresas de Israel con el mundo árabe, en particular los EAU y Bahrein. Esto explica, en parte, la rapidez con que muchos empresarios y millonarios de los EAU, alentados por su gobierno, están haciendo su "peregrinaje" a Israel como la tierra prometida de los negocios. Al fin y al cabo, el beneficio, sin condiciones, es lo que buscan muchas empresas.

LEER: Hamás y Fatah luchan por Gaza tras la aplastante victoria electoral de Hamás

También hay otros dos factores en juego: uno, la idea de que Irán, y no Israel, es el nuevo enemigo. Esto convierte a Israel en un aliado natural de países como los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, que no pueden protegerse a sí mismos, dada su proximidad a Irán. Y, dos, la idea, apoyada por Arabia Saudí y fabricada por Estados Unidos, que dice que la amenaza chiíta procedente de Irán, de mayoría chiíta, es una amenaza más seria contra la que los aliados deberían alinearse, basándose en su enemigo compartido; es decir, Irán.

Esto, de hecho, forma parte de la política regional de Estados Unidos e Israel, que en su mayor parte no tiene nada que ver con la Arabia Saudí wahabí ni con los EAU y Bahréin suníes. De hecho, la política de Irán no siempre es amistosa, pero esto es normal en la política internacional y no está necesariamente motivada por la religión. Sin embargo, la historia ha demostrado que Irán, a diferencia de Israel, no es una amenaza constante para sus vecinos.

Los nuevos amigos árabes de Israel creen que obtienen más favores de Washington al abrazar al ocupante israelí. Esto explica por qué Sudán y Marruecos están normalizando los lazos con Israel -de hecho, el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo de la normalización con Israel una condición para el acercamiento entre Washington y Jartum-.

Ante el enorme rechazo de la opinión pública, ninguno de los nuevos "normalizadores" buscará jamás que sus pueblos aprueben los lazos con Israel a través de un referéndum, por ejemplo.

Esto no hace más que reforzar el hecho de que la mayoría de los árabes de todos los países nunca aceptarán ninguna paz con el Israel del apartheid, a menos que sus hermanos palestinos disfruten de sus derechos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónBahréinIsraelMarruecosOriente MedioPalestinaRegiónSmall SlidesSudán

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines