Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué los Estados que no nos gustan son "regímenes" y los Estados amigos tienen "gobiernos"?

El lunes, la recién nombrada secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, al mencionar el viaje previsto del presidente estadounidense Joe Biden a Riad (que ahora está programado para el mes que viene) estuvo a punto de referirse al "régimen saudí", antes de corregirse abruptamente, utilizando en su lugar la palabra más aséptica "gobierno". La transcripción oficial de la Casa Blanca, que suele ser bastante precisa, no menciona este casi desliz.

Como estamos tan acostumbrados a escuchar la palabra con "R" para describir estados adversos u hostiles a Estados Unidos y al Occidente colectivo, especialmente aquellos que necesitan un "cambio de régimen", esto podría haber arrojado una oscura sombra, si no otra tormenta diplomática, antes de la reunión de Biden con el príncipe heredero Mohammed Bin Salman, destinada a mejorar las ya tensas relaciones en una época tan crítica. Pero si régimen puede significar esencialmente un gobierno, entonces ¿por qué Jean-Pierre sintió la necesidad de rectificar su lenguaje? ¿Por qué se utiliza régimen casi exclusivamente para referirse a los malos de turno?

La palabra régimen puede referirse a un "sistema de gobierno o regla" y procede del francés régime, derivado a su vez del latín regimen, que significa simplemente "gobernar".

Aunque el término puede aplicarse técnicamente a la forma de gobierno de cualquier país, en su uso moderno se ha politizado mucho, adquiriendo generalmente una connotación negativa al utilizarse para describir gobiernos autoritarios y represivos.

El fin del "laissez-faire": El intento de Rusia de remodelar la economía mundial

Esta aplicación ha llegado incluso a los diccionarios. Una de las definiciones, según el Macmillan Dictionary, puede ser "un gobierno que controla un país, especialmente de forma estricta o injusta", mientras que el Oxford Learners Dictionary afirma: "un método o sistema de gobierno, especialmente uno que no ha sido elegido de forma justa" y The Oxford English Dictionary (OED), define un régimen como "un gobierno, especialmente uno autoritario".

No está claro cuándo se produjo exactamente esta evolución, pero "regime" entró por primera vez en el léxico inglés en el siglo XVIII, donde pasó a significar un "método de sistema de gobierno, gobernación o control", antes de adoptar un sentido negativo a principios del siglo XX, refiriéndose a gobiernos autoritarios en una época que presenció el auge del fascismo y el comunismo. Según la Antropología Política, esta clara connotación negativa "se utiliza fuera de la antropología para referirse a gobiernos o administraciones con el fin de marcarlos como "no democráticos"".

Sin embargo, el problema surge cuando el término no se aplica de forma justa o coherente, normalmente debido a intereses o agendas políticas. Por esta razón, con la excepción del uso de citas, personalmente evito utilizar el término en mis escritos, ya que reconozco que se utiliza selectivamente para alimentar una narrativa particular. Esto incluye los artículos de MEMO, siendo un ejemplo reciente un artículo de opinión titulado "¿Va a derrotar la oposición siria a Assad mientras Rusia está atada en Ucrania?", donde la palabra "régimen" aparecía 10 veces en referencia al gobierno sirio, al que no se refería ni una sola vez como tal.

En lo que respecta a los medios de comunicación occidentales, cabe preguntarse si esto se aplica con la misma frecuencia, por ejemplo, a las monarquías absolutas del Golfo, que no son precisamente conocidas por su historial de derechos humanos ni por sus inclinaciones democráticas y, en caso contrario, por qué.

Demolición de casas de manifestantes musulmanes: La India sigue el ejemplo de Israel

Una respuesta plausible a esto fue expuesta en un artículo de 2018 en Salon por el profesor Greg Shupak, especializado en estudios literarios, titulado "¿Qué es un "régimen"? Aparentemente, es cualquier gobierno que se oponga a la política de Estados Unidos", lo que, como se da a entender, sugiere que el término se utiliza de forma selectiva, principalmente contra aquellos estados que actúan en oposición a los intereses de Washington. Me vienen a la mente los sospechosos habituales de Irán, Cuba, Venezuela y Corea del Norte.

Shupak señala que "llamar a un gobierno "régimen" sugiere una falta de legitimidad, con la implicación de que su derrocamiento (por cualquier medio) serviría a fines humanitarios y democráticos", como se supone que hemos visto en Afganistán e Irak.

En el momento de redactar el artículo, el autor descubrió que, desde el estallido de la guerra civil en Siria en 2011, "régimen sirio" se había utilizado 5.355 veces, "régimen de Assad" 7.853 veces, "régimen de Siria" 836 veces y "régimen de Damasco" 282 veces en el New York Times, Wall Street Journal y Washington Post. Durante el mismo período de tiempo, estos mismos periódicos utilizaron colectivamente la frase "régimen saudí" 145 veces.

Mientras que la palabra régimen se utiliza con más libertad en los medios de comunicación, y en el caso de Arabia Saudí, más tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, los políticos son más reacios a utilizar el término con tanta amplitud, dependiendo de si el Estado autoritario en cuestión es amigo o enemigo.

Por otro lado, a lo largo de los años los propios "regímenes" han democratizado el término por así decirlo, al referirse a otros estados como tales. Por ejemplo, los políticos y los medios de comunicación iraníes se refieren con frecuencia a Israel como el "régimen sionista" y, durante su entrevista de 2019 con la emisora italiana Rai24, el presidente sirio Bashar Al-Assad acusó al "régimen francés" de enviar armamento muy al principio del conflicto. En abril, fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores sirio fueron citadas por el diario Al-Watan que "Damasco no puede considerar ningún diálogo con el régimen de Erdogan a menos que primero retire las fuerzas turcas presentes ilegalmente en suelo sirio", y ponga fin a su apoyo a las fuerzas de la oposición.

Esto nos ilustra que el término cargado en su sentido político moderno es casi redundante debido al doble rasero y la selectividad en juego. La aplicación de la palabra se reduce, en última instancia, a si uno se opone al gobierno de un determinado país; si es así, entonces se trata de un "régimen". Debido a su alineación con Occidente, es poco probable que Arabia Saudí sea designada oficialmente como un régimen, a pesar de tener todas las características aparentes de uno. El profesor Shupak afirmó en su artículo: "Los líderes saudíes pueden estar seguros de que es improbable que sus nombres se asocien con la dirección de un "régimen", lo que casi ocurrió esta semana, y podría seguir ocurriendo, si no se mantiene la "larga e histórica relación", en el futuro.

OPINIÓN: ¿Creen los israelíes que han perdido el apoyo de Estados Unidos?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEEUUOriente MedioRegión

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines