Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía queda atrapada entre la OTAN y Rusia

El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu (derecha), y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (izquierda), ofrecen una rueda de prensa conjunta tras su reunión en el edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores en Ankara, Turquía, el 5 de octubre de 2020. [Fatih Aktaş - Agencia Anadolu]

En respuesta a la tensión existente en el seno de la OTAN después de que Suecia y Finlandia solicitaran su ingreso en la alianza, el secretario general Jens Stoltenberg ha declarado que es importante tener en cuenta que ningún otro Estado miembro de la OTAN ha sufrido más ataques terroristas que Turquía; y que las fronteras de la OTAN con Rusia se duplicarán de la noche a la mañana con la adhesión de ambos países.

Suecia y Finlandia solicitaron su ingreso en la OTAN el mes pasado en respuesta a la invasión rusa de Ucrania, pero sus solicitudes cuentan con la oposición de Turquía, que les ha acusado de apoyar a grupos terroristas. ¿Cuáles son las preocupaciones de Turquía mientras el Mar Báltico se convierte en una vía navegable patrullada por la OTAN?

Turquía es miembro de la OTAN desde hace más de 70 años. Exige que los dos países nórdicos pongan fin a su apoyo a los grupos kurdos designados como "terroristas" por Ankara y otros países, y que levanten sus prohibiciones de venta de armas a Turquía. Ankara insiste en que esa prohibición de vender armas a un aliado es inapropiada para los futuros miembros de la OTAN.

Fue después de la incursión de Turquía en Siria contra el YPG kurdo sirio para proteger su frontera del terrorismo que Suecia y Finlandia impusieron una prohibición de venta de armas. Ankara considera al YPG como la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), con sede en Turquía, que es considerado un grupo terrorista por Ankara la UE y Estados Unidos. En 2019, Ankara recibió poco respaldo internacional a su plan de establecer una zona segura en el norte de Siria para el reasentamiento de un millón de sirios en un área que Turkiye y sus aliados de la oposición siria arrebataron al YPG. Ahora Turkiye pretende aprovechar la oportunidad para conseguir el apoyo de la OTAN para sus operaciones en Siria.

LEER: Turquía es un "aliado vital" con legítimas preocupaciones de seguridad, señala el jefe de la OTAN

"Somos uno de los países que más apoyo presta a las actividades de la alianza, pero eso no significa que vayamos a decir "sí" sin rechistar a todas las propuestas que se nos presenten", dijo el presidente Recep Tayyip Erdogan a los miembros de su partido político en Ankara el mes pasado. "La expansión de la OTAN tiene sentido para nosotros, en proporción al respeto que se muestra a nuestras sensibilidades".

Erdogan señaló así la preocupación de su país por la aplicación del artículo 5 de la Carta de la OTAN relativo a la defensa colectiva. En un claro intento de convertir el artículo 5 en su propio beneficio, Turkiye ha invitado a los miembros de la OTAN a mantenerlo de manera que un ataque a un miembro sea tratado como un ataque a todos.

Una vista de la Escuela de Defensa de la OTAN, en Roma, Italia, el 2 de marzo de 2022. [Barış Seçkin - Agencia Anadolu ]

A nivel interno, las actuales demandas de Turquía en la OTAN podrían servir a las necesidades políticas de Erdogan. Con el apoyo de la población en general en su lucha con Europa y Estados Unidos, como ocurrió tras el intento de golpe de Estado de 2016, Erdogan quiere ganar algo de capital para las elecciones de 2023.

Además, la guerra de Ucrania ha dejado al descubierto el sentimiento antioccidental de los ciudadanos turcos. Desde los conservadores hasta los liberales, pasando por los políticamente islamistas y los laicos, la mayoría de los turcos han tolerado incluso la invasión de Rusia en Ucrania simplemente por su actitud antioccidental. Sin embargo, Ankara anunció que nada puede legitimar la invasión de Rusia, y que las exigencias de Turkiye no son contra los civiles ucranianos. La pertenencia plena de Turquía a la OTAN y su firma en todas las decisiones tomadas por la alianza, tanto relativamente buenas como malas, ha sido ignorada. Es obvio, por tanto, que Erdogan ha decidido utilizar con fines electorales el sentimiento que ha surgido en Turkiye.

No es la primera vez que los gobiernos del Partido AK intentan obtener concesiones de la OTAN. Erdogan ya ha negociado públicamente con los aliados de Turquía; por ejemplo, durante la operación de la OTAN contra Libia en 2011, y en el nombramiento del ex primer ministro danés Anders Fogh Rasmussen como secretario general de la OTAN.

Sin embargo, los resultados de estas "negociaciones" ante el mundo entero no se desarrollaron como Ankara quería. Poco después de que Erdogan preguntara qué estaba haciendo la OTAN en Libia, Turquía se unió discretamente a la misión e incluso asumió su mando. En la cuestión de Rasmussen, el presidente turco no obtuvo más que promesas sin sentido en materia de lucha contra el terrorismo.

Por desgracia, es evidente que se están cometiendo errores en el proceso de negociación. Para empezar, las relaciones que mantiene Turkiye con Suecia y Finlandia, respectivamente, no son las mismas. Finlandia apoyó mucho los esfuerzos de Turquía para ingresar en la UE. Además, la forma en que cada Estado nórdico trata a las organizaciones terroristas es diferente. Por eso el propio Erdogan dijo en una llamada telefónica con su homólogo finlandés, antes de que se hiciera oficial el proceso de adhesión a la OTAN, que "Ankara da la bienvenida a la adhesión de Finlandia a la OTAN". Si Ankara quiere realmente negociar con Suecia sobre el apoyo al terrorismo, sólo haría más difícil incluir a Finlandia en la discusión.

LEER: ¿Qué gana Turquía regalando un dron a Lituania?

El segundo error, en mi opinión, ha sido la decisión de Turquía de negociar en público, a menudo a través de los medios de comunicación. La diplomacia es más eficaz cuando se lleva a cabo a puerta cerrada. La confidencialidad impide que el público sea testigo de los compromisos y los giros en la mesa de negociaciones.

El término medio es más fácil de encontrar, y a menudo permite que ambas partes "ganen". Sin embargo, cuando el acuerdo se anuncia en voz alta, las actitudes de las partes tienden a endurecerse, y la diferencia entre el "ganador" y el "perdedor" se convierte en una fuente de vergüenza. De hecho, los pasos atrás dados por los gobiernos del Partido AK en la mesa de negociaciones, tanto respecto a Libia como a la salida del antiguo Secretario General de la OTAN, siguen siendo analizados y criticados en los medios de comunicación mundiales.

Además, mientras Turquía se oponía a las solicitudes de ingreso en la OTAN de Suecia y Finlandia, las declaraciones de Rusia, la principal "amenaza" para la alianza, complicaron aún más la situación del gobierno del Partido AK. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, declaró que el ingreso de Finlandia y Suecia en la OTAN "no supondrá una gran diferencia" y que Moscú no reaccionaría con dureza ante esta ampliación de la alianza. De este modo, parecía que Turkiye era el único obstáculo para el paso, que incluso Moscú dijo que podría ser "posible". Peor aún, existía la percepción de que Rusia, que no quiere realmente que Suecia y Finlandia se unan a la OTAN, está intentando conseguir su objetivo a través de Turkiye, sin que Moscú se ensucie las manos. Esto ya ha sido utilizado por los países que intentan presionar a Ankara.

Erdogan también ha provocado tensiones en el Congreso de Estados Unidos y el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, le ha dicho a Estados Unidos que no venda aviones F-16 a Turquía, país miembro de la OTAN.

Erdogan se encuentra ahora en medio de una batalla entre la OTAN y Rusia, mientras prepara su candidatura presidencial del año que viene. La cuestión que se plantea ahora es si el "líder mundial" es capaz de mantenerse firme o si se verá obligado a ceder públicamente a concesiones que pongan en entredicho su condición de hombre fuerte.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOrganizaciones InternacionalesOriente MedioOTANRegiónRusiaTurquíaUcrania

Elif Selin Calik es periodista e investigadora independiente. Es colaboradora habitual de publicaciones en TRT World, Daily Sabah, Rising Powers in Global Governance y Hurriyet Daily News. Fue una de las fundadoras del Departamento de Noticias a Fondo de la Agencia de Noticias Anadolu y participó en la COP23 de las Naciones Unidas en Bonn como observadora. Tiene una maestría en Estudios Culturales de la Universidad Internacional de Sarajevo y una segunda maestría en Diplomacia Global de la SOAS, Universidad de Londres.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines