Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sadr de Irak: de proscrito a político de prestigio

El clérigo chiíta iraquí Muqtada Al-Sadr en Nayaf, Irak, el 18 de noviembre de 2021 [Karar Essa/Anadolu Agency].

El clérigo chiíta populista iraquí Muqtada Al-Sadr pasó de ser un proscrito mercurial al que se buscaba vivo o muerto durante la ocupación estadounidense, a convertirse en un artífice de la política antes de transformarse en la figura más poderosa del país.

Pero incluso con su inigualable influencia, Sadr se mostró incapaz de poner fin a un prolongado estancamiento en la formación de un gobierno y, por ello, el domingo, los legisladores de su bloque sadrista en el Parlamento dimitieron después de que él les pidiera que dimitieran.

Sadr, un populista que se ha posicionado como un acérrimo opositor tanto de Irán como de Estados Unidos, dijo que tomaba la medida como "un sacrificio mío por el país y el pueblo para librarlos del destino desconocido".

A pesar de la retirada, Sadr sigue teniendo una gran influencia, con cientos de miles de seguidores que pueden organizar protestas, y su movimiento eleva considerablemente las apuestas en la lucha por el poder dentro de la mayoría chiíta de Irak.

Sadr era prácticamente desconocido fuera de Irak antes de la invasión liderada por Estados Unidos en 2003. Pero pronto se convirtió en un símbolo de la resistencia a la ocupación, derivando gran parte de su autoridad de su familia.

LEER: El Profeta del Islam da una lección a los gobernantes musulmanes sobre la fuerza de la unidad 

Sadr es hijo del venerado Gran Ayatolá Mohammed Sadeq Al-Sadr, asesinado en 1999 tras criticar abiertamente al entonces dictador Sadam Husein. El primo de su padre, Mohammed Baqir, también fue asesinado por Saddam, en 1980.

"Sin el legado de su familia, no creo que pudiera estar donde está hoy", dijo Randa Slim, miembro del Instituto de Oriente Medio.

A pesar de los riesgos, Sadr nunca huyó de Irak, a diferencia de otras figuras destacadas de los gobiernos posteriores a Sadam, que regresaron del exilio en Irán y Occidente tras la invasión.

Saddam se burla del nombre del clérigo

Cuando el propio Saddam fue ejecutado en 2006, condenado por la matanza de 148 personas en una ciudad mayoritariamente musulmana chiíta un cuarto de siglo antes, los testigos se burlaron de él coreando el nombre de Muqtada mientras era conducido a la horca, según mostraron las imágenes filtradas.

Sadr fue el primero en formar una milicia chiíta que luchó contra las tropas estadounidenses. Encabezó dos revueltas antiestadounidenses, lo que llevó al Pentágono a calificar a su milicia del Ejército del Mehdi como la mayor amenaza para la seguridad de Irak.

En 2004, la autoridad de ocupación estadounidense emitió una orden de detención contra Sadr y dijo que lo mataría o capturaría en relación con el asesinato en 2003 del líder chiíta moderado Abdul Majid Al-Khoei, que los estadounidenses habían introducido en la ciudad santa chiíta de Nayaf durante la invasión.

Sadr negó cualquier papel en el asesinato de Khoei y nunca fue acusado.

LEER: Irak continúa el diálogo para formar un nuevo gobierno 

Sadr ha sobrevivido a la agitación en los 19 años transcurridos desde que su Ejército del Mehdi se enfrentó a los estadounidenses con rifles de asalto y granadas propulsadas por cohetes en callejones y calles de Bagdad y ciudades del sur.

Sus seguidores también lucharon contra el ejército iraquí, los militantes del Daesh y las milicias chiítas rivales.

En la guerra civil sectaria de 2006-2008 en Irak, el Ejército del Mehdi fue acusado de formar escuadrones de la muerte que secuestraban y mataban a musulmanes suníes. Sadr ha renegado de la violencia contra sus compatriotas iraquíes.

En 2008, el primer ministro Nuri Al-Maliki, chiíta y viejo rival de Sadr, ordenó una gran ofensiva que aplastó al Ejército del Mehdi en la ciudad sureña de Basora.

Ese mismo año, Sadr ordenó el cese de las operaciones armadas y declaró que el Ejército del Mehdi se transformaría en una organización cultural y social y pasaría a llamarse Brigadas de la Paz.

Sadr se ha reinventado

Más tarde decidió competir en la bizantina política iraquí, y ganó aún más popularidad en el camino al prometer acabar con la corrupción estatal rampante.

Con su característico turbante, el autoproclamado campeón de los desposeídos podía movilizar a cientos de miles de seguidores en las calles a voluntad.

En 2016, los partidarios de Sadr irrumpieron en el Parlamento, dentro de la fortificada Zona Verde de Bagdad, después de que denunciara la falta de reforma de un sistema de cuotas políticas al que se achaca la corrupción desenfrenada porque los líderes políticos lo utilizaban para nombrar a sus partidarios en puestos clave.

Sadr lanzó un ultimátum.

Si los corruptos (funcionarios) y las cuotas se mantienen, todo el gobierno caerá y nadie quedará exento.

Ordenó a sus fieles que pusieran fin a su sentada a las puertas de la Zona Verde después de que el primer ministro Haider Al-Abadi presentara una nueva alineación del gabinete destinada a luchar contra la corrupción.

Sadr se reafirmó antes de las elecciones parlamentarias de 2018, formando una alianza con comunistas y laicos.

Después de haber sido marginado durante años por rivales chiítas respaldados por Irán, salió victorioso en un notable regreso, obteniendo el control de ministerios y puestos de la administración pública.

Sadr había aprovechado el resentimiento público con su antiguo aliado, Irán, y la élite política que, según los iraquíes, lo apoya.

Era el único líder chiíta que desafiaba tanto a Teherán como a Washington, un cálculo que parecía haberle hecho popular entre millones de personas que sentían que no se habían beneficiado de los estrechos vínculos de su gobierno con Irán o Estados Unidos.

Sadr pidió la salida de los 2.500 soldados estadounidenses restantes y dijo a Teherán que "no dejaría a Irak en sus manos".

Irak ha sido un campo de batalla por delegación entre Estados Unidos e Irán desde la invasión liderada por Estados Unidos, que derrocó a Saddam y creó una vía de poder para una mayoría chiíta, liderada por figuras cortejadas durante décadas por Teherán.

La mayor parte de la clase política chiíta de Irak sigue desconfiando, o incluso siendo hostil, a Sadr. Aun así, la organización política de Sadr, el movimiento sadrista, ha llegado a dominar el aparato del Estado iraquí desde los comicios de 2018, ocupando altos cargos en los ministerios del Interior, Defensa y Comunicaciones.

El movimiento del ex insurgente arrasó en las elecciones parlamentarias de 2021, quedando en primer lugar y aumentando el número de escaños que tiene en el parlamento de 329 plazas a 73 desde 54.

La victoria supuso un duro golpe para los grupos chiíes proiraníes, cuya representación parlamentaria se desplomó.

Sadr proclamó el resultado como una "victoria del pueblo sobre... las milicias". Sus partidarios estaban eufóricos.

Al menos un comandante de las milicias proiraníes dijo que los grupos armados estaban dispuestos a utilizar la violencia, si era necesario, para asegurarse de no perder influencia tras lo que consideraban unos comicios fraudulentos.

El político sadrista Hussein Al-Aqabi dijo que la política de Sadr de no depender de Estados Unidos ni de Irán dio sus frutos, en contraste con los partidos dependientes de las potencias regionales que "acabaron casi en la sombra".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines