Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando la retirada israelí del sur del Líbano

Las fuerzas israelíes se retiraron del Líbano el 13 de junio de 1978 [Wikipedia].

Un día como hoy, en 1978, las fuerzas militares israelíes se retiraron finalmente del Líbano tres meses después de su invasión del sur del país en un esfuerzo por perseguir y eliminar a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Fue esencialmente una extensión del conflicto israelí-palestino que se extendió a las fronteras vecinas, atrayendo a otros múltiples actores y constituyendo el catalizador de futuras incursiones en territorio libanés.

Qué: Retirada militar israelí del sur del Líbano

Cuándo: 13 de junio de 1978

Dónde: Sur del Líbano

¿Qué ocurrió?

En la noche del 14 de marzo de 1978, el ejército israelí lanzó una gran invasión del sur del Líbano tras la muerte de unos 30 israelíes en un atentado que tuvo lugar dos días antes en la costa de Israel desde la ciudad de Haifa hasta Tel Aviv. La responsabilidad del ataque fue reivindicada por Al Fatah, que tenía su base en el sur de Líbano tras su expulsión de Jordania en 1970.

A pesar de que la invasión se consideró en general como una represalia por la incursión en Israel, se llevó a cabo más ampliamente con el objetivo de erradicar las bases de los grupos de resistencia palestinos en la región y de establecer una zona de seguridad que se extendiera unas seis millas dentro del territorio libanés, como afirmaron los portavoces israelíes al día siguiente. Más tarde, ese mismo día, el ministro de Defensa israelí, Ezer Weizman, anunció en una conferencia de prensa que la operación se había lanzado "para despejar esta zona infestada de una vez por todas" y advirtió que Israel seguiría ocupando la zona hasta estar seguro de que la OLP ya no podría atacar a Israel.

Además de las 20.000-25.000 tropas terrestres israelíes respaldadas por tanques, artillería, aviones de combate y cañoneras, varias milicias cristianas libanesas también apoyaron la invasión israelí y se unieron a ellas. Estas milicias, la más destacada de las cuales era el Ejército del Sur del Líbano (SLA), se habían formado durante la guerra civil libanesa y el posterior colapso del ejército del país en 1976, y contaban con entre 1.500 y 2.500 efectivos.

LEER: Negando a Palestina mientras se protege a Israel de sí mismo

Al final del primer día de la invasión, las fuerzas israelíes invadieron al menos cinco posiciones palestinas al sur del río Litani, y lo que siguió fue el bombardeo del puerto de Tiro alegando que la OLP recibía armas desde allí. Los campos de refugiados de los alrededores fueron el objetivo porque Israel alegó que se utilizaban como bases de entrenamiento. La OLP se había anticipado al ataque israelí y retiró la mayoría de sus fuerzas, dejando sólo una quinta parte de los 5.000 combatientes originales en el sur del Líbano.

La alianza entre el ejército israelí y las milicias cristianas resultó desastrosa para la población de refugiados palestinos y la población musulmana en general, con el saqueo generalizado de los pueblos invadidos por la invasión y la supuesta masacre de unos 70 musulmanes que se refugiaban en una mezquita de la ciudad de Khiam.

La condena internacional de la invasión israelí estalló, especialmente por parte de los estados árabes, y el gobierno libanés presentó inmediatamente una queja formal al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para que enviara una fuerza internacional de mantenimiento de la paz a la zona. Una vez cumplidos sus objetivos en el sur del Líbano, el gobierno israelí declaró un alto el fuego el 21 de marzo, en medio de continuos llamamientos a la retirada militar por parte de la comunidad internacional, incluidos los de Estados Unidos, Gran Bretaña y otras naciones occidentales. Tras una serie de negociaciones con la ONU, el ejército israelí retiró finalmente sus últimas tropas terrestres de Líbano.

¿Qué ocurrió después?

Tras la retirada israelí, se entregó el territorio al sur del río Litani a una fuerza internacional recién creada, denominada Fuerza Provisional de las Naciones Unidas en el Líbano (FPNUL), que tiene la intención de permanecer durante un periodo de seis meses con las condiciones de Israel de que la zona "deje de servir como base para los terroristas y sus ataques asesinos", y que el control debe garantizar "el bienestar y el modo de vida normal de los ciudadanos de Israel y del sur del Líbano".

LEER: La bandera palestina se izará y ondeará en todos los rincones del mundo

Sin embargo, los militares israelíes no sólo entregaron territorio a la FPNUL, sino que también dieron a la destacada milicia cristiana -el ELS- muchas posiciones que fueron capturadas a lo largo de la invasión. La milicia, bajo el mando del comandante Saad Haddad, mantenía una extensa franja de ocho millas que cubría una zona predominantemente musulmana a lo largo de la frontera con Israel, y afirmaba que era lo suficientemente fuerte como para controlar toda la región fronteriza. El SLA iba a ser una espina en el zapato de las fuerzas de la ONU durante el resto de su estancia, produciéndose periódicamente disputas entre ambos hasta que la FPNUL se vio obligada a recurrir a permitir que la milicia mantuviera sus armas y el territorio bajo su control a cambio del derecho a participar en el patrullaje de la frontera.

La Operación Litani fue, efectivamente, el catalizador de las numerosas escaramuzas, invasiones y conflictos entre Israel y los actores dentro del Líbano, y fue la primera de muchas violaciones de la soberanía territorial libanesa. Esto se hizo evidente durante la Guerra Israel-Líbano - "Operación Paz para Galilea"- de 1982, cuando la invasión israelí en el sur de Líbano contó de nuevo con la ayuda de las fuerzas de Haddad, ahora convertidas en el autoproclamado "Estado Libre de Líbano", reconocido únicamente por Israel.

La retirada de Israel del sur del Líbano en este día, por lo tanto, iba a ser la primera de muchas, y es cada vez más relevante en medio de los temores contemporáneos de que Israel está planeando otra incursión en la zona. El casus belli, o la justificación para la guerra, sería esta vez supuestamente Hezbolá, que se ha afianzado en el país, y siendo el río Litani la frontera natural ideal que es, tal conflicto se presenciaría inevitablemente en la misma zona que en este día de la historia.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines