Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos "están destinados a ganar": Por qué los israelíes profetizan el fin de su Estado

El ex primer ministro Benjamin Netanyahu (izq.) y el ex ministro de Defensa Ehud Barak observan durante una rueda de prensa el 12 de noviembre de 2012 en Jerusalén [Lior Mizrahi/Getty Images].

Si bien es cierto que el sionismo es una ideología política moderna que ha explotado la religión para lograr objetivos coloniales específicos en Palestina, las profecías siguen siendo un componente crítico de la percepción que Israel tiene de sí mismo, y de la relación del Estado con otros grupos, especialmente los grupos mesiánicos cristianos en Estados Unidos y en todo el mundo.

El tema de las profecías religiosas y su centralidad en el pensamiento político de Israel se puso de manifiesto una vez más tras las declaraciones del ex primer ministro israelí Ehud Barak, en una reciente entrevista con el periódico en lengua hebrea Yedioth Ahronoth. Barak, percibido como un político "progresista", que en su día fue líder del Partido Laborista de Israel, expresó su temor a que Israel se "desintegre" antes del 80º aniversario de su creación en 1948.

"A lo largo de la historia judía, los judíos no gobernaron durante más de ochenta años, excepto en los dos reinos de David y la dinastía asmonea y, en ambos períodos, su desintegración comenzó en la octava década", dijo Barak.

OPINIÓN: Negando a Palestina mientras se protege a Israel de sí mismo

Basada en un análisis pseudohistórico, la profecía de Barak parecía confundir los hechos históricos con el típico pensamiento mesiánico israelí, que recuerda a las declaraciones del ex primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, en 2017.

Al igual que Barak, los comentarios de Netanyahu se expresaron en forma de miedo sobre el futuro de Israel, y la inminente "amenaza existencial", la piedra angular de la hasbara israelí a lo largo de los años. En una sesión de estudio de la Biblia en su casa de Jerusalén, Netanyahu había advertido entonces que el reino asmoneo -también conocido como el de los macabeos- sólo había sobrevivido 80 años antes de ser conquistado por los romanos en el año 63 antes de Cristo.

El "Estado asmoneo duró sólo 80 años, y tenemos que superarlo", dijo Netanyahu según uno de los asistentes, informó el periódico israelí Haaretz.

Pero, incluso de acuerdo con la supuesta determinación de Netanyahu de superar esa cifra, al parecer se había comprometido a garantizar que Israel superara los 80 años de los macabeos y sobreviviera durante 100 años. Es decir, sólo 20 años más.

La diferencia entre las declaraciones de Barak y Netanyahu es bastante insignificante: las opiniones del primero son supuestamente "históricas" y las del segundo son bíblicas. Sin embargo, merece la pena destacar que ambos líderes, aunque se adscriben a dos escuelas políticas diferentes, han convergido en puntos de encuentro similares: La supervivencia de Israel está en juego; la amenaza existencial es real y el fin de Israel es sólo cuestión de tiempo.

Pero el pesimismo en Israel no se limita a los líderes políticos, que son conocidos por exagerar y manipular los hechos para infundir miedo y agitar sus campos políticos, especialmente los poderosos grupos mesiánicos de Israel. Aunque esto es cierto, las predicciones sobre el sombrío futuro de Israel no se limitan a las élites políticas del país.

En una entrevista con Haaretz en 2019, uno de los historiadores más respetados de la corriente principal de Israel, Benny Morris, tenía mucho que decir sobre el futuro de su país. A diferencia de Barak y Netanyahu, Morris no estaba enviando señales de advertencia, sino afirmando lo que, para él, parecía un resultado inevitable de la evolución política y demográfica del país.

"No veo cómo vamos a salir de esto", dijo Morris, añadiendo: "Hoy ya hay más árabes que judíos entre el mar (Mediterráneo) y el (río) Jordán. Todo el territorio se está convirtiendo inevitablemente en un Estado con mayoría árabe. Israel sigue llamándose Estado judío, pero una situación en la que gobernamos a un pueblo ocupado que no tiene derechos no puede persistir en el siglo XXI".

Las predicciones de Morris, aunque seguían comprometidas con la fantasía racial de una mayoría judía, eran mucho más articuladas y también realistas si se comparan con las de Barak, Netanyahu y otros. El hombre que una vez lamentó que el fundador de Israel, David Ben Gurion, no expulsara a toda la población nativa de Palestina en 1947-48, habló con resignación de que, en cuestión de una generación, Israel dejará de existir en su forma actual.

LEER: La bandera palestina se izará y ondeará en todos los rincones del mundo

En sus comentarios destaca la acertada percepción de que "los palestinos lo ven todo desde una perspectiva amplia y a largo plazo" y que los palestinos seguirán "exigiendo el retorno de los refugiados". ¿Pero a quiénes eran los "palestinos" a los que se refería Morris? Ciertamente no a la Autoridad Palestina, cuyos líderes ya han marginado el Derecho al Retorno de los refugiados palestinos, y ciertamente no tienen una "perspectiva amplia y a largo plazo". Los "palestinos" de Morris son, por supuesto, el propio pueblo palestino, cuyas generaciones han servido y siguen sirviendo de vanguardia de los derechos palestinos a pesar de todos los reveses, derrotas y "compromisos" políticos.

En realidad, las profecías sobre Palestina e Israel no son un fenómeno nuevo. Palestina fue colonizada por los sionistas con la ayuda de Gran Bretaña, también basándose en marcos de referencia bíblicos. Fue poblada por colonos sionistas basándose en referencias bíblicas dedicadas a la restauración de antiguos reinos y al "retorno" de los pueblos antiguos a su supuesta y legítima "tierra prometida". Aunque Israel adoptó muchos significados diferentes a lo largo de los años -percibido como una utopía "socialista" en ocasiones, un refugio liberal y democrático en otras- siempre estuvo preocupado por significados religiosos, visiones espirituales e inundado de profecías. La expresión más siniestra de esta verdad es el hecho de que el actual apoyo a Israel por parte de millones de fundamentalistas cristianos en Occidente está impulsado en gran medida por las profecías mesiánicas del fin del mundo.

Todavía hay esperanza en Gaza a pesar de la destrucción - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Las últimas predicciones sobre el incierto futuro de Israel se basan en una lógica diferente. Dado que Israel siempre se ha definido como un Estado judío, su futuro está vinculado sobre todo a su capacidad de mantener una mayoría judía en la Palestina histórica. Según admiten Morris y otros, este sueño se está desmoronando, ya que la "guerra demográfica" se está perdiendo clara y rápidamente.

Por supuesto, la coexistencia en un único Estado democrático siempre será una posibilidad. Por desgracia, para los ideólogos sionistas de Israel, dicho Estado difícilmente cumplirá las expectativas mínimas de los fundadores del país, ya que ya no existiría en forma de Estado judío y sionista. Para que la coexistencia tenga lugar, la ideología sionista tendría que ser desechada por completo.

Barak, Netanyahu y Morris tienen razón: Israel no existirá como "Estado judío" durante mucho tiempo. Hablando estrictamente en términos de demografía, Israel ya no es un Estado de mayoría judía. La historia nos ha enseñado que musulmanes, cristianos y judíos pueden coexistir pacíficamente y prosperar colectivamente, como lo han hecho en todo Oriente Medio y la Península Ibérica durante milenios. De hecho, esta es una predicción, incluso una profecía por la que vale la pena esforzarse.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines