Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Demolición de casas de manifestantes musulmanes: La India sigue el ejemplo de Israel

Manifestación frente al Uttar Pradesh Bhawan en Nueva Delhi el 13 de junio de 2022, para protestar contra el gobierno estatal por la demolición de la casa de un líder musulmán local en Allahabad. [MONEY SHARMA/AFP vía Getty Images]

Durante el fin de semana, las autoridades indias derribaron varias viviendas pertenecientes a musulmanes en el estado norteño de Uttar Pradesh (UP). Los propietarios de las viviendas habían participado supuestamente en protestas organizadas el viernes en respuesta a los comentarios incendiarios sobre el profeta Mahoma (la paz sea con él) realizados por el ahora destituido portavoz del partido hindú de línea dura BJP, que gobierna el país. Se trata de la última provocación contra la considerable población musulmana de la India, tras la decisión de un tribunal superior del estado de Karnataka, en el sur del país, de prohibir que las mujeres lleven el hiyab en las escuelas y colegios.

El gobierno indio se vio obligado a distanciarse de los comentarios en medio de una tormenta diplomática entre Nueva Delhi y varios países de mayoría musulmana, entre ellos Irán y socios estratégicos del Golfo. Sin embargo, sobre el terreno el daño ya estaba hecho, pues la ira popular dio paso a manifestaciones de la importante pero marginada minoría musulmana de la India.

Entre las personas cuyas casas fueron arrasadas se encontraba la joven activista musulmana Afreen Fatima, hija de Javed Mohammad, activista asociado al Welfare Party of India, partido político lanzado por la organización musulmana Jamaat-e Islami Hind.

La policía india acusa a su padre de ser uno de los principales organizadores de las protestas que estallaron en la ciudad de Prayagraj, en Pensilvania (antes Allahabad, pero rebautizada en 2018 en consonancia con los sentimientos nacionalistas hindúes). Desde entonces, cientos de personas han sido detenidas y las fuerzas policiales han matado a tiros a al menos dos manifestantes musulmanes en la ciudad oriental de Ranchi en un intento de dispersar a los manifestantes.

LEER: India detiene a un líder de las juventudes del partido de Modi por comentarios antimusulmanes

La decisión de demoler las casas de las personas relacionadas con las protestas fue ordenada por el ministro jefe de UP, Yogi Adityanath, que justificó las acciones alegando que las propiedades eran establecimientos ilegales. Desde la orden, se han producido tres demoliciones en dos días: las propiedades de dos personas fueron arrasadas tras ser acusadas de lanzar piedras. El incendiario monje y político hindú, que pertenece al partido BJP del primer ministro Narendra Modi, ha prometido desde entonces continuar con la "acción demoledora".

Cuando las imágenes de las demoliciones se hicieron rápidamente virales en las redes sociales, los observadores y los críticos se apresuraron a señalar el marcado paralelismo con las políticas aplicadas desde hace tiempo por las fuerzas de ocupación israelíes contra los hogares de palestinos, ciudadanos de a pie, manifestantes y miembros de la resistencia por igual. Sólo el año pasado se estimó que las fuerzas israelíes demolieron 937 estructuras, desplazando a casi 1.200 personas.

El líder del Congreso, Shashi Tharoor, reaccionó ayer a la demolición de la casa de Afreen Fatima y cuestionó que el gobierno local se haya eximido de la Constitución del país. El diputado de Thiruvananthapuram tuiteó: "El debido proceso legal es fundamental para la democracia. ¿Bajo qué ley y siguiendo qué proceso se ha hecho esto? ¿Se ha eximido UP de la Constitución de la India?".

Aunque se trata de un hecho preocupante, ya que Israel e India han forjado fuertes lazos en los últimos años, ya que ambos países se rigen por ideologías religiosas-nacionalistas (sionismo e hindutva, respectivamente) y ambos se enfrentan a acusaciones de políticas de apartheid, en realidad estas acusaciones se remontan a 2002, cuando Modi era ministro jefe de Gujarat, cuando el estado fue testigo de una de las peores violencias antimusulmanas en décadas. Estas comparaciones son tanto más convincentes cuanto que ambos países se enorgullecen de sus supuestos valores democráticos de marca: Israel es "la única democracia de Oriente Medio" e India es "la mayor democracia del mundo".

OPINIÓN: El Profeta del Islam da una lección a los gobernantes musulmanes sobre la fuerza de la unidad

Se ha hecho evidente que el gobierno de Modi está tomando una hoja del libro de Israel en lo que respecta a la práctica de la destrucción de viviendas, alegando irónicamente "asentamientos ilegales" y "problemas de seguridad". Las recientes actividades desproporcionadas de la India por el mero lanzamiento de piedras en dos casos, también reflejan acciones israelíes similares. Sólo la semana pasada, un legislador israelí redactó un proyecto de ley que pretende duplicar el castigo por lanzar piedras a cuatro años y el año pasado se revisaron las reglas de enfrentamiento del ejército israelí para permitir formalmente la apertura de fuego contra los palestinos que lanzan piedras, incluso mientras huyen.

Incluso el caso de la demolición de asentamientos ilegales plantea cuestiones de derechos fundamentales y preocupaciones sobre el debido proceso. El Indian Express señalaba ayer en un informe que "en muchos casos, se emiten avisos pero la demolición se hace coincidir con una protesta y se apunta a una sección concreta, sin dar tiempo al sujeto a apelar".

El ex presidente del Tribunal Superior de Allahabad, Govind Mathur, fue citado en el informe diciendo: "Esto es totalmente ilegal. Incluso si se asume por un momento que la construcción era ilegal, que por cierto es como viven millones de indios, es inadmisible que se derribe una casa un domingo cuando los residentes están detenidos. No es una cuestión técnica, sino de Estado de Derecho".

El reciente derribo de casas pertenecientes a la minoría musulmana de la India es un precedente peligroso e ilustrativo de la dirección que toma el país, siguiendo el ejemplo de Israel. Sin embargo, la práctica en sí no es inédita, ya que en abril las autoridades de Nueva Delhi arrasaron con varios negocios "ilegales" de propiedad musulmana, lo que obligó al Tribunal Supremo a intervenir y detener más destrucciones. A raíz de este incidente, Pranay Somayajula, coordinador de promoción y divulgación de la organización estadounidense Hindus for Human Rights, opinó el mes pasado que "el hecho de que las excavadoras hayan aparecido tanto en India como en Israel como símbolo escalofriante de la represión estatal no es una coincidencia".

La continua adhesión y emulación por parte de India de las políticas de apartheid de Israel contra una minoría significativa y políticamente inconveniente, es una prueba más de que ninguno de los dos países es la democracia secular y basada en valores que dice ser.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIndiaRegión

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines