Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué gana Turquía regalando un dron a Lituania?

El dron Bayraktar en Turquía [Baykar/Anadolu Agency].

Lituania lanzó una campaña popular de recogida de donaciones para comprar el dron armado Bayraktar de Turquía para regalarlo a Ucrania. La cantidad requerida se recaudó en pocos días, pero la empresa turca Baykar, fabricante de los drones, anunció que regalaba uno de los drones a Lituania y pidió a esta última que enviara la cantidad recaudada a Ucrania como ayuda humanitaria.

La medida de la empresa Baykar fue un golpe de genio en varios aspectos, el primero de los cuales fue la promoción y publicidad de los drones Bayraktar, que han demostrado su eficacia en muchas batallas en diferentes regiones. El mundo entero -desde China y Japón hasta Europa y Estados Unidos- ha hablado de la empresa y de sus drones. También elogiaron a Turquía por estar junto al pueblo ucraniano contra la invasión rusa.

Turquía rechazó la adhesión de Suecia y Finlandia a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) antes de abandonar su apoyo a las organizaciones terroristas que amenazan la seguridad de Turquía. Esta postura llevó a los partidos occidentales a acusar a Ankara de obstruir la expansión de la OTAN y de servir a Moscú. Al donar la empresa progubernamental Baykar un avión no tripulado a Lituania, Turquía desmintió estas acusaciones, demostrando que sirve a la OTAN más que la mayoría de los demás miembros de la alianza. Ciertamente, el hecho de que Baykar haya donado el dron a Lituania, con la luz verde de Ankara, refutará las afirmaciones malintencionadas de los medios de comunicación occidentales sobre la posición turca respecto a la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN.

Las relaciones turco-ucranianas alcanzaron niveles máximos antes de la invasión rusa de Ucrania y, tras el estallido de la guerra, Ankara trató de mantenerlas sin renunciar a sus relaciones con Rusia. Existen acuerdos de cooperación entre Ankara y Kiev, así como proyectos conjuntos en diversos campos, especialmente en las industrias de defensa. Baykar incluso tenía previsto abrir una fábrica para producir sus drones en Ucrania.

LEER: La UE propone un acuerdo de importación de gas natural con Egipto e Israel

El movimiento de Baykar envía un mensaje al gobierno y al pueblo ucraniano de que la empresa está dispuesta a continuar la amistad y la cooperación con la parte ucraniana, y que Ankara seguirá estando al lado del pueblo ucraniano. El embajador ucraniano en Ankara, Wasil Bodnar, comentó la contribución de Baykar, expresando que un verdadero amigo aparece en un momento de necesidad.

Lituania es un país europeo y uno de los Estados bálticos, que se incorporó a la Unión Europea (UE) en 2004. La acción de Baykar confirmó a los pequeños países europeos que la amistad de Turquía es valiosa y beneficiosa. El ministro de Defensa lituano, Arvydas Anusauskas, calificó de "increíble" el regalo de un dron a su país, mientras que muchos lituanos, ucranianos y simpatizantes del pueblo ucraniano elogiaron a Turquía y a Baykar.

Se espera que estos movimientos cambien la opinión del público europeo, en cierta medida, a favor de Ankara, en un momento en el que Turquía está estipulando que Suecia y Finlandia accedan a sus legítimas demandas relacionadas con su seguridad nacional, para que Turquía acepte su ingreso en la OTAN. Turquía también está preparando el lanzamiento de una nueva operación militar en el norte de Siria para luchar contra el PKK kurdo y el establecimiento de una zona segura para los sirios desplazados en la franja fronteriza.

LEER: La UE advierte que Argelia viola el acuerdo con el bloque al detener el comercio con España

En los próximos días, la opinión pública europea en general, y la sueca y la finlandesa en particular, cuestionarán cada vez más las razones del apoyo de ambos países a las organizaciones terroristas y los beneficios de preferirlas a Turquía. Descubrirán, por ejemplo, que una parlamentaria de origen iraní-kurdo recibe órdenes de los dirigentes de la organización terrorista que se esconde en las montañas de Qandil, en el norte de Irak. Ella sola toma como rehén al gobierno sueco y amenaza con derribarlo si no apoya al PKK, porque el gobierno sueco necesita su voto para ganar confianza. La oposición sueca también actuará contra su gobierno, que a su vez obstaculiza la adhesión del país a la OTAN por su insistencia en apoyar a las organizaciones terroristas. Se planteará la pregunta: ¿qué es mejor para Suecia, seguir apoyando al PKK y quedarse fuera del paraguas de la OTAN o satisfacer las legítimas demandas de Turquía y entrar en la alianza? El gobierno sueco verá que el precio de apoyar al PKK será más caro cada día que pasa.

La opinión pública europea verá que Turquía está al lado de Ucrania y de los países bálticos, además de los países balcánicos. Esto ocurre en un momento en que los países europeos permiten al PKK organizar manifestaciones de protesta e izar sus banderas y las fotos de su líder en las calles de sus capitales, a pesar de que todos estos países lo clasifican como organización terrorista. En un futuro próximo verán que el monstruo que los países europeos criaron y alimentaron podría perjudicarles si Suecia y Finlandia acceden a satisfacer las demandas de Turquía, enfadando a la organización terrorista.

Traducido de Arabi21, 8 de junio de 2022.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaLituaniaOriente MedioTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines