Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Derrotará la oposición siria a Assad mientras Rusia está inmersa en Ucrania?

Civiles sirios en Azaz, Siria, el 22 de octubre de 2021. [Bekir Kasim - Agencia Anadolu]

Los momentos cruciales de la historia rara vez se presentan, pero cuando lo hacen, eso es exactamente lo que resultan ser. La dinámica de poder de toda una región puede verse alterada, los intereses de los gobiernos pueden cambiar y el escenario geopolítico puede ser dominado, al menos parcialmente, por los antiguos perdedores.

Ese es el tipo de oportunidad que la historia está presentando a los grupos de la oposición siria, que prácticamente se han quedado dormidos ante casi una década de golpes rusos. Ahora, en medio de la actual invasión rusa de Ucrania, que se inició hace más de tres meses y no tiene fecha de finalización a la vista, los grupos rebeldes sirios tienen por fin una oportunidad de continuar su lucha contra el régimen de Bashar al-Assad.

Aunque las cifras son discutidas, se estima que Moscú ha perdido hasta ahora más de 30.000 soldados en su invasión de Ucrania. Esas pérdidas son pocas en las hordas de cientos de miles que Rusia ha enviado -como ha ocurrido a menudo en su historia- contra sus enemigos. Hay informes de que el Kremlin ha enviado en gran medida a sus reclutas a la primera línea de fuego como carne de cañón mientras mantenía sus mejores fuerzas y tácticas en reserva.

Sea cual sea la veracidad de tales informes, es difícil negar que las fuerzas rusas están siendo atadas en Ucrania, obligando a retirar fuerzas militares y mercenarios de sus operaciones en Siria y Libia. Algunos informes sitúan el número de retiradas en miles, y otros sólo en cientos. Independientemente de la escala, la retirada se ha producido.

División entre los rebeldes

Una de las principales cuestiones que hay que tener en cuenta y contender al evaluar la posibilidad de que las fuerzas de la oposición siria lancen una nueva ofensiva contra el régimen de Assad es la división entre los grupos rebeldes. La revolución siria está lejos de los días dorados de los que gozaba hace diez años, cuando el Ejército Sirio Libre (ESL) crecía en fuerza y en número, y cosechaba el apoyo de gran parte de la comunidad internacional.

Ahora, los grupos revolucionarios se han dividido en numerosas facciones y movimientos propios -algunos islamistas, otros nacionalistas y secularistas, algunos respaldados por EE.UU. o Turquía, y otros etnocéntricos como las milicias kurdas. Para añadir a esa división, el mundo ya no está centrado ni cautivado por el conflicto en Siria, y lo ha dejado en gran medida con poco apoyo internacional para una renovada ofensiva de la oposición.

En la actualidad, las facciones más capaces y poderosas que pueden lanzar una ofensiva contra el régimen de Assad son los grupos rebeldes islamistas del noroeste de Siria, de los cuales el principal es Hay'at Tahrir al-Sham (HTS), una antigua filial de Al Qaeda que ha roto sus vínculos con el movimiento. En los últimos años, HTS ha estado dominando la provincia de Idlib y su política de poder, actuando como fuerzas armadas con el "Gobierno de Salvación" como frente civil.

Funcionario estadounidense: Turquía no dará marcha atrás en su operación militar en Siria

¿Está Assad arruinando la economía de Siria? - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Con años de experiencia de combate sostenido contra las fuerzas del régimen sirio en el sur de Idlib y la montaña de Jabal Zawiya y sus alrededores, HTS tiene al menos algunas capacidades para lanzar con éxito ataques contra las posiciones del régimen. Su posesión de armamento pesado de largo alcance también aumenta esas capacidades.

Sin embargo, a pesar de su supuesta destreza militar, HTS ha estado y sigue estando ocupado con la supresión de facciones rivales en el noroeste de Siria, lo que hace que muchos se muestren escépticos de que pueda llegar a enfrentarse a las fuerzas sirias. El grupo y sus dirigentes afirman que estos esfuerzos tienen como objetivo a largo plazo unir a la oposición siria en la región bajo un mismo paraguas, pero su pobre actuación contra la ofensiva del régimen y sus aliados en 2020 -que hizo que la oposición perdiera enormes extensiones de terreno y ciudades clave a manos de Assad- también pone en duda su capacidad para defender el territorio o su sinceridad a la hora de convertirlo en una prioridad.

¿Assad o los kurdos?El Ejército Nacional Sirio (SNA), descendiente del FSA que gobierna otras partes del noroeste y el norte de Siria y que cuenta con el apoyo de Turquía, también parece haber abandonado cualquier objetivo de relanzar cualquier ataque contra las posiciones del régimen de Assad. En cambio, está centrando sus esfuerzos en prepararse para unirse a Turkiye en su propia operación planificada contra las milicias kurdas en el norte y noreste de Siria.

Esto se debe, en gran medida, al respaldo que Ankara ha dado al SNA y a otros apoderados, pero también al hecho de que los grupos kurdos controlan las zonas que rodean directamente los territorios del SNA, por lo que les interesa apoyar dicha operación. La cuestión que deben afrontar los grupos de la oposición siria respaldados por Turquía es, pues, si los kurdos o Assad son la mayor amenaza.

Parece cada vez más probable que la sala de operaciones Fath al-Mubeen (Victoria Clara) -que se supone que representa un frente unido de grupos de la oposición listos para el combate contra el ejército sirio- establecida predominantemente por HTS y Ahrar al-Sham, una afiliación del SNA, no sea operativa en breve.

Por supuesto, todavía existe el acuerdo de alto el fuego firmado por Turquía y Rusia en marzo de 2020, que obstruye oficialmente una ofensiva de las fuerzas de Assad y Rusia contra los grupos rebeldes sirios, y viceversa. Sin embargo, cualquiera que conozca la situación en el noroeste de Siria prácticamente desde que se firmó el acuerdo, sabe que ha sido violado en innumerables ocasiones -principalmente por el régimen y Moscú- y que sólo existe de nombre.

De hecho, la idea de aprovechar la oportunidad que supone el amarre ruso en Ucrania no ha sido del todo descuidada por algunos segmentos de la oposición siria. En la edición de marzo de la revista mensual Balagh -escrita y publicada en el noroeste de Siria por figuras y clérigos contrarios al HTS- se reconocía que el "enemigo ruso está atrapado en una dura [guerra de] desgaste que le ha llevado a retirar a sus soldados de muchos lugares y desplegarlos en la campaña ucraniana, y ha trasladado de Siria a Ucrania a sus mejores oficiales que han adquirido experiencia de combate en Siria".

El fin del "laissez-faire": El intento de Rusia de remodelar la economía mundial

El editorial lamentaba que "a pesar del amplio desgaste y de la vergüenza de los rusos, la situación [es decir, la dirección rebelde] en Siria... se comporta como una planta de marihuana. Los líderes funcionarios que se vieron obligados a participar en la revolución se conforman con el papel de espectadores y se conforman con una variedad de exclamaciones".

Acusaba a esos dirigentes del HTS y del SNA de haberse hecho con "el control de los recursos de la revolución siria", y los calificaba de "nada más que esclavos que funcionan de acuerdo con los dictados de sus amos y no en interés de la yihad y la revolución".

El editorial condenaba además a los dirigentes por las luchas interfaccionales y las políticas opresivas sobre el pueblo que gobiernan en lugar de aprovechar la guerra en Ucrania. Se "hace odiar por la comunidad de combatientes; impone un asedio a la gente pobre de la región; realiza un censo completo de la gente de la zona, recoge información sobre ellos, sus pasados y sus actividades y todos estos detalles llegan sin problemas a todos los aparatos de seguridad".

Un liderazgo así, concluye, "es probable que provoque la caída de los territorios tal y como han caído en el pasado, pues la historia de sus fracasos militares que provocaron la pérdida de los territorios es conocida y familiar".

Si los grupos rebeldes sirios llegaran a formar una ofensiva contra el régimen de Assad mientras Rusia está distraída en Ucrania, seguiría habiendo riesgos considerables con los que contar. En primer lugar, Moscú sigue teniendo una presencia militar -aunque probablemente limitada- y algunos de sus cazas siguen estacionados en la base aérea de Khmeimim, cerca de Latakia.

También hay que contar con la presencia de fuerzas y milicias iraníes, lo que muchos analistas predicen que podría dar lugar a un ascenso de Irán en Siria en medio de la retirada rusa. Además, no hay garantías de que Turquía respalde o defienda adecuadamente a la oposición siria si ésta lleva a cabo su propia operación contra las posiciones del régimen, como ocurrió hace dos años, e incluso eso se debió principalmente a que las fuerzas sirias mataron a las tropas turcas.

Estas realidades garantizarán que cualquier ofensiva rebelde en Siria siga encontrando importantes obstáculos, pero actualmente los rusos -con mucho, el mayor factor que ha hecho retroceder a la oposición a lo largo de los años- están atados a otra parte, lo que proporciona a la "revolución" una rara oportunidad.

LEER: El peligroso camino de los refugiados ucranianos

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónRusiaSiriaUcrania

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines