Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La ONU se muestra complaciente por permitir el nombramiento del extremista Gilad Erdan

El enviado de Israel a la ONU, Gilad Erdan, destroza el informe del Consejo de Derechos Humanos [UNTV].

El nombramiento del embajador de Israel ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Gilad Erdan, el 7 de junio, para el cargo de vicepresidente de la Asamblea General de la ONU no sólo es una provocación a los sentimientos del pueblo palestino, sino también un insulto y una vergüenza para los valores de humanidad y justicia de la comunidad internacional.

Erdan no es un representante de un país normal sin disputas ni problemas con otros; pertenece a una entidad acusada de practicar políticas de apartheid contra toda una población. Representa a un régimen que mata, a sangre fría, a los palestinos y los humilla a diario.

Mientras el gobierno israelí intensifica y aumenta sus agresiones contra los palestinos en los Territorios Ocupados, su nombramiento es una recompensa para el régimen israelí, que ignora las decenas de informes de la ONU que documentan los crímenes israelíes contra los palestinos.

La sangre de la emblemática periodista Shireen Abu Akleh, asesinada por un soldado israelí el 11 de mayo mientras cubría una incursión israelí en Yenín, aún no se ha secado.

LEER: ¿Por qué Estados Unidos desconfía de todo el mundo con tal de servir a Israel?

Además, es una extraña coincidencia que el nombramiento de Erdan se produzca cuando la Comisión Internacional Independiente de Investigación, formada el año pasado por la ONU tras la agresión de Israel a Gaza, se prepara para presentar su informe en la 50ª sesión del Consejo de Derechos Humanos el 13 de junio de 2022. El informe denuncia, en un lenguaje claro, la violación de Israel contra los palestinos.

En contra de las advertencias del informe de que no responsabilizar a los líderes israelíes por sus crímenes contra los palestinos aumenta la sensación de impunidad, el nombramiento de Erdan alimenta este sentimiento y asegura a los líderes israelíes que, sean cuales sean los crímenes que cometan, pueden eludir su procesamiento.

No es exagerado decir que su nombramiento es una amenaza para la paz y la seguridad internacionales. ¿Cómo es posible que a esta persona, y a la entidad que la respalda, se le confíe la presidencia de las reuniones de la Asamblea General y que participe parcialmente en la elaboración del orden del día de las reuniones de la asamblea? ¿Cómo se van a escuchar los sufrimientos y los relatos de los palestinos en la Asamblea General bajo este nombramiento? ¿Cómo podría la ONU oponerse a los opresores y a los líderes acusados de violaciones de los derechos humanos en todo el mundo mientras permite que una persona como Erdan asuma este importante cargo?

Erdan insulta a la ONU

A nivel personal, Erdan no merece asumir este cargo debido a su mala conducta y comportamiento. Todavía recordamos el mes de octubre del año pasado, cuando rompió un informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU durante un discurso en la Asamblea General, arrojándolo a un cubo de basura antes de abandonar el podio.

Erdan podría simplemente oponerse, o incluso criticar, el informe de forma respetuosa y diplomática, pero eligió una forma que refleja su arrogancia, falta de respeto y de conducta diplomática, y su ausencia de respeto por el sistema de la ONU en general.

También recordamos cuando intentó justificar de forma ridícula y desesperada los ataques aéreos israelíes contra civiles palestinos mostrando una piedra que llevó a la sede de la ONU para demostrar lo que describió como "violencia palestina".

Gilad Erdan: un extremista en un alto cargo de la ONUErdan vive en Ganei Tikva, una ciudad israelí construida en las tierras pertenecientes a la aldea palestina de Al-Abbasiyya, que fue limpiada étnicamente y destruida por bandas judías en el transcurso de los acontecimientos de la Nakba palestina en 1948.

Erdan, hijo de dos inmigrantes judíos procedentes de Rumanía y Hungría sin ningún tipo de relación con Palestina, es conocido por sus posturas antipalestinas. Se opone a todos los intentos de paz con los palestinos y afirma que los palestinos son la razón por la que no se alcanza una solución al conflicto. Erdan estuvo detrás de la decisión israelí de impedir que las congresistas estadounidenses Rashida Tlaib e Ilhan Omar visitaran los territorios palestinos ocupados en agosto de 2019.

LEER: ¿Por qué el mundo permite que Israel siga oprimiendo a los palestinos?

Cuando Erdan era ministro de Seguridad Pública, incluso fue acusado por grupos israelíes de ser indiferente a los crímenes de odio llevados a cabo por extremistas judíos contra lugares religiosos cristianos y musulmanes, especialmente en la Jerusalén ocupada. Todo esto se suma a sus repetidas incitaciones contra los activistas del movimiento pacífico internacional de boicot (BDS), que denuncia las violaciones y los crímenes israelíes en todo el mundo.

Estas pruebas, junto con muchas otras, son suficientes para llevar a Erdan a juicio, o al menos para apartarlo de la ONU. Sin embargo, en lugar de ello, lamentablemente se le recompensa con un alto cargo, un ejemplo vivo de impunidad, en contra de lo que piden los informes de la ONU.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Ahmed Asmar está doctorando en Relaciones Internacionales en la Universidad Yıldırım Beyazıt de Ankara (Turquía).

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines