Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las comisiones de la ONU y la impunidad israelí

Maestros palestinos sentados frente a la sede de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (UNRWA) en la ciudad de Gaza durante una huelga general el 29 de noviembre de 2021 [MOHAMMED ABED/AFP via Getty Images].

El informe de la Comisión de Investigación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, publicado recientemente, sobre las violaciones en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO) ha enfurecido a Israel y ha provocado otra declaración del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre el llamado "enfoque parcial que no hace avanzar las perspectivas de paz". El informe de la Comisión, publicado hoy, no contribuye a aliviar nuestras preocupaciones", declaró el portavoz del departamento, Ned Price, en un comunicado de prensa.

Según EE.UU., el supuesto sesgo antiisraelí es el obstáculo para la paz, y no las violaciones de Israel, que son ignoradas habitualmente por la ONU, salvo para informes y fines estadísticos.

El informe detalla las violaciones de Israel y cómo sus acciones están fragmentando perpetuamente el territorio palestino a través de la expansión de los asentamientos coloniales, que atienden a la población de colonos y que, a su vez, imponen restricciones excesivas a los palestinos, lo que las organizaciones de derechos humanos califican claramente de apartheid incluso dentro de Israel.

Como si se diera cuenta por primera vez, el informe afirma: "La Comisión observa la fuerza de las pruebas creíbles disponibles a primera vista que indican de forma convincente que Israel no tiene intención de poner fin a la ocupación, tiene políticas claras para garantizar el control total del territorio palestino ocupado y está actuando para alterar la demografía mediante el mantenimiento de un entorno represivo para los palestinos y un entorno favorable para los colonos israelíes."

LEER: ¿Por qué el mundo permite que Israel siga oprimiendo a los palestinos?

Por supuesto, Israel no tiene ninguna intención de poner fin a la ocupación; la ONU pierde el tiempo con estas declaraciones tardías, como si intentara despertar de su propio estupor. De ahí que el informe siga plagado de referencias al "conflicto" y al "fomento de la coexistencia pacífica", cuando se debería haber prestado mucha más atención a la ausencia de voluntad política internacional para exigir responsabilidades reales a Israel. La diligencia a la hora de denunciar los crímenes de guerra y las violaciones del derecho internacional por parte de Israel nunca se ve acompañada de una respuesta adecuada, que sí se dio en los países que fueron objeto de destrucción por parte de Estados Unidos, incluso con pretextos inventados.

Sin embargo, en el caso de Israel, siempre se actúa con cautela, para que la comunidad internacional no interfiera en el proceso de colonización. "La Comisión tratará de identificar formas de abordar las causas subyacentes de las tensiones recurrentes, la inestabilidad y la prolongación del conflicto, y trabajará con las partes interesadas pertinentes para identificar medidas tangibles destinadas a contribuir a poner fin a la violencia y fomentar la coexistencia pacífica", afirma el informe hacia el final. Sólo que la comisión de investigación ni siquiera ha abordado realmente las "causas profundas de las tensiones recurrentes", ya que rara vez hay un esfuerzo por parte de la ONU y sus afiliados para abordar el proceso colonial sionista, o la Nakba en curso, como causas profundas de la actual violencia colonial.

El informe reconoce que aproximadamente el 50% de los palestinos viven en la diáspora y, sin embargo, sigue sin afirmarse la relación entre la anterior colonización de Palestina y la limpieza étnica que obligó a los palestinos a marcharse, y el actual ciclo de desplazamiento palestino. La ocupación militar de Israel no preocupa a la comunidad internacional. Por el contrario, proporciona el barniz necesario para mantener la violencia y la expansión coloniales lejos del escrutinio. Si las agencias y comisiones de la ONU siguen su propia narrativa conveniente cuando se trata del pueblo palestino, ninguna cantidad de investigación y redacción de informes hará mella en la marca de impunidad de Israel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines