Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Doble moral sobre la fragmentación y el desplazamiento de los palestinos

Los palestinos se ven en una calle estrecha en condiciones difíciles en el campo de refugiados de Jabalia, en la ciudad de Gaza, Gaza el 17 de diciembre de 2020. [Ali Jadallah - Agencia Anadolu]

En el 55º aniversario de la guerra de 1967 y del comienzo de la ocupación militar israelí sobre el territorio palestino, el primer ministro de la Autoridad Palestina, Mohammad Shtayyeh, reclamó débilmente a la comunidad internacional su aquiescencia con Israel y sus transgresiones del derecho internacional. "Esta ocupación no habría continuado si se le hubieran exigido responsabilidades por sus violaciones y si hubiera una voluntad internacional de ponerle fin", declaró Shtayyeh.

Décadas de ocupación militar israelí, por no hablar de la colonización en curso, y los políticos de la AP son incapaces de hilvanar una frase que vaya más allá de una advertencia obvia. Hacer algo más implicaría hablar en contra del compromiso de los dos Estados, lo que supondría la disolución de la AP. Mantener las desigualdades entre los palestinos, reforzadas por la complicidad con Israel y la comunidad internacional, es el papel de la AP. Shtayyeh haría bien en afirmar el papel de la AP en el afianzamiento del doble rasero del que acusa a la comunidad internacional.

Sin embargo, los aniversarios se han convertido en el centro de atención fugaz de la AP. Aunque su retórica oficial ni siquiera impresiona a sus donantes, por no hablar de los palestinos que han sufrido las consecuencias de la ciega adhesión de sus dirigentes al compromiso de los dos Estados.

La declaración de Shtayyeh refleja la manera simplista en que se presenta perpetuamente a Israel como un único ocupante militar. No es que la comunidad internacional no tenga voluntad de acabar con la ocupación militar de Israel, sino que la comunidad internacional ha normalizado a Israel hasta el punto de que la ocupación militar no es más que una preocupación secundaria. En cuanto a la colonización, la comunidad internacional ha adoptado de buen grado la narrativa de Israel sobre el Estado que creó tras la limpieza étnica del pueblo palestino. Cuanto menos se comprometa la diplomacia con Israel por sus violaciones del derecho internacional, más fácil será borrar la experiencia del pueblo palestino tanto de la Nakba de 1948 como de la Naksa de 1967.

LEER: El Día de la Nakba es cuando los palestinos recuerdan la catástrofe del robo de sus tierras 

En lugar de reconocer la continua brutalidad israelí contra los palestinos, la comunidad internacional ideó un plan para hacer que la población colonizada dependiera perpetuamente de la ayuda humanitaria, mientras financiaba a una élite políticamente inepta para que se hiciera pasar por un liderazgo, y además ilegítimo.

La fragmentación de Palestina comenzó como un concepto a implementar a través de la colonización sionista inicial con el objetivo de lograr el "gran Israel". Los líderes mundiales adoptaron la estrategia a través de los Acuerdos de Oslo, así como de otras varias iniciativas llamadas de paz que priorizan la existencia colonial de Israel por encima de los derechos políticos del pueblo palestino. A los refugiados palestinos, el baluarte de las narrativas y la resistencia palestinas, se les da incluso menos importancia que al comprometido derecho al retorno palestino, que se ha suavizado hasta convertirse en un eslogan sin sentido, sin preocuparse de que la propia resolución también priorice la narrativa de Israel y exija la adhesión palestina a vivir dentro del marco colonial.

Reprender a la comunidad internacional al tiempo que se participa en su borrado de Palestina no hará que Shtayyeh se gane el cariño del pueblo palestino. La negativa de la AP a articular el recuerdo en su totalidad refleja la narrativa internacional sobre Palestina, que está determinada por la expansión colonial de Israel. La ocupación militar de Israel afianzó su colonización, y el hecho de que la AP se sitúe como espectadora en las líneas laterales sólo sirve para dar prioridad al compromiso de los dos Estados, que ha exigido que los palestinos se aparten de Israel, al igual que la ocupación militar ha fomentado la separación de la población autóctona de su terreno.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
IsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines