Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué el mundo permite que Israel siga oprimiendo a los palestinos?

Ghofran Warasnah, de 31 años, fue asesinado a tiros por las fuerzas de ocupación israelíes situadas a la entrada del campo de refugiados palestinos de Al-Arroub, cerca de Hebrón. Ghofran era una periodista palestina que se dirigía a su trabajo. Según los informes, se impidió a los paramédicos llegar hasta ella durante 20 minutos y la ambulancia que llevaba su cadáver fue atacada por las fuerzas israelíes.

Esto nos recuerda el asesinato de Shireen Abu Akleh.

Por supuesto, este tipo de ejecuciones extrajudiciales son la norma en Cisjordania; sólo este año han sido asesinados 50 palestinos, entre ellos 15 niños. En la mayoría de los casos, los soldados de ocupación israelíes afirman que las víctimas eran asaltantes armados con cuchillos a los que había que disparar para proteger a las fuerzas de ocupación. Nunca se aportan pruebas de sus afirmaciones.

A diferencia de otros, Israel mata a los sospechosos y luego trata de legitimar el asesinato.

LEER: Recordando la Naksa

¿Cómo son capaces los israelíes de jugar el papel de víctimas? Son capaces de manipular los hechos y escapar de las consecuencias de sus acciones. Hechos básicos que no son "discutidos" por nadie, excepto por las fuerzas ilegales de ocupación israelíes, como que la mezquita de Al-Aqsa ha sido un lugar sagrado musulmán durante los últimos 1.400 años. Este hecho está reconocido por todas las organizaciones y leyes internacionales pertinentes.

Lamentablemente, la mayoría de los que lo reconocen no actúan en consecuencia, salvo algunas declaraciones vacías que denuncian las acciones de Israel, especialmente las relacionadas con las violaciones de los derechos humanos. Actúan con indiferencia ante las violaciones y agresiones israelíes, hasta el punto de que prácticamente han olvidado sus compromisos y obligaciones con los principios de la ONU y perciben y tratan a los palestinos que se resisten a una brutal ocupación colonial en Jerusalén como vagabundos y alborotadores, no como luchadores por la libertad y mártires. Este enfoque les hace cómplices de las atrocidades que se cometen.

Esta contradicción quedó patente cuando los fanáticos israelíes marcharon por la Ciudad Vieja de Jerusalén enarbolando banderas israelíes, insultando y maldiciendo al profeta del Islam Mahoma (la paz sea con él) y a los palestinos, y luego irrumpieron en la mezquita de Al-Aqsa y practicaron sus oraciones en el interior de este lugar sagrado musulmán bajo la protección de la policía de ocupación israelí, mientras los verdaderos propietarios de la mezquita eran golpeados con porras y acusados de perturbar la paz.

Estos crímenes están legalizados por el poder judicial israelí, que dio a los judíos el derecho a entrometerse en Al-Aqsa, protegidos por la policía israelí que los vigila cuando rezan sus oraciones, justificados por los medios de comunicación occidentales que siempre afirman que los lugares sagrados musulmanes son lugares disputados, gobernados por el gobierno israelí.

Entonces, ¿el mundo cree realmente que Israel es un Estado de ocupación? En teoría, sí. Sin embargo, en la práctica, este mismo mundo no ha hecho nada tangible en los últimos 55 años para disuadir a Israel o castigarlo. Por el contrario, las relaciones económicas han continuado y han contribuido a reforzar la influencia de la ocupación. Todos los países europeos, Estados Unidos y la mayoría de los latinoamericanos, asiáticos, africanos e incluso algunos países árabes tienen relaciones diplomáticas con Israel. Durante la era Trump, Estados Unidos -el país más poderoso de la Tierra- incluso trasladó su embajada a la Jerusalén ocupada, contraviniendo el derecho internacional. Convirtiendo en retórica la resolución de la ONU al respecto.

La inacción y la neutralidad ante la agresión es un signo de bancarrota ética. El mundo hace tiempo que ha cruzado esta línea para pasar a otra más inferior; la etapa de encubrir, justificar y ayudar a la agresión israelí al pueblo palestino. Ese mismo mundo que lleva 55 años dando luz verde a la ocupación, condenando a las víctimas palestinas cuando intentan defenderse.

Lo que vemos sobre el terreno demuestra sin lugar a dudas que el mundo sólo cree en el lenguaje de las cabezas de guerra nucleares, de los portaaviones, de los submarinos nucleares, de los cazas y de los misiles supersónicos, y no en la justicia para los oprimidos y para aquellos cuyos derechos les han sido arrancados.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines