Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La marcha de la bandera israelí y la decepción

Colonos judíos fanáticos se reúnen alrededor de la Puerta de Damasco en Jerusalén Este para la "Marcha de las banderas" el 29 de mayo de 2022 en Jerusalén. [Mostafa Alkharouf - Agencia Anadolu]

Cuando los usurpadores sionistas, es decir, los colonos, anunciaron su intención de organizar una marcha con la bandera israelí en Jerusalén, y el gobierno de la derecha radical les dio permiso para hacerlo el 29 de mayo, y cuando la resistencia palestina amenazó y juró que las consecuencias serían graves si la marcha seguía adelante y que respondería con la fuerza, todo el mundo árabe e islámico se preparó para este acontecimiento provocador y exigió que se celebraran marchas en todos los países árabes e islámicos, enarbolando la bandera palestina. Sabíamos que esto se ha vuelto imposible, dado el férreo puño de seguridad que los regímenes árabes ejercen contra sus pueblos, impidiéndoles salir a la calle para realizar manifestaciones o protestas, especialmente si son en solidaridad con la causa palestina, además de la prisa por la normalización con el enemigo israelí por parte de los regímenes árabes. Sin embargo, esto no impidió que expresáramos nuestras esperanzas de que esto ocurriera y de que fuera así.

Todo el mundo esperaba una respuesta contundente por parte de la resistencia palestina, ya que nos prometió y amenazó al enemigo sionista, y estamos seguros de que si hizo una promesa, la cumplirá; si amenazó, la cumplirá, como siempre ocurre. Recordamos la batalla de la Espada de Jerusalén del año pasado y cómo lo hizo la resistencia y la heroicidad de la resistencia palestina cuando estableció un centro de mando conjunto compartido por todas las facciones palestinas. Consiguieron intensificar sus ataques, causaron grandes pérdidas a la ocupación e impidieron que ésta lograra sus objetivos, dejándola en retirada, decepcionada.

LEER: El Día de la Nakba es cuando los palestinos recuerdan la catástrofe del robo de sus tierras

Desgraciadamente, esa solidaridad entre las facciones de la resistencia no se produjo ante la marcha de las banderas, escandalizando y decepcionando a todos. Lanzaron una furiosa campaña contra la resistencia y se culpó a ésta en las redes sociales de no haber cumplido su amenaza de lanzar una guerra desde la Franja de Gaza y de no haber enfrentado y disuadido la marcha de la bandera israelí.

Sin embargo, para ser justos, debemos leer la escena de otra manera. La marcha de la bandera se limitó y controló para pasar, sin provocación, al lado palestino y sin lograr su objetivo anunciado, que es asaltar la Mezquita de Al-Aqsa y violar la santidad de la Cúpula de la Roca para establecer un reparto del patio de la Mezquita, pero no pudieron hacerlo. Esto se considera una retirada por parte del enemigo israelí y cuenta como un punto para la resistencia.

 

El Estado de Israel - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Una cuestión importante a tener en cuenta aquí es que la marcha de las banderas de este año no pasó desapercibida, a diferencia de las anteriores marchas de las banderas que se celebran cada año. Por el contrario, la marcha de este año se enfrentó a la resistencia popular en forma de izado de banderas palestinas por primera vez, a diferencia de lo que ha venido ocurriendo en los últimos 55 años.

No es cierto que la marcha israelí transcurriera sin resistencia, como se rumorea, porque Gaza no intervino, como el año pasado. Más bien, Cisjordania y Jerusalén se convirtieron en un campo de batalla y una lucha popular que se prolongó durante todo el día. Los jerosolimitanos resistieron a la ocupación y a sus marchas, con takbirs y sentadas en las plazas de la mezquita de Al-Aqsa. Vimos en nuestras pantallas de televisión a un niño jerosolimitano enfrentarse a decenas de soldados con valor y determinación; vimos a los ancianos levantar sus bastones en la cara de los soldados, a las mujeres lanzarles piedras y a los jóvenes sostener sus zapatos en la cara de los invasores.

Los habitantes de Cisjordania se enfrentaron a los colonos y a los soldados y no cedieron al límite de sus capacidades y circunstancias, sobre todo teniendo en cuenta el control de seguridad de la autoridad de Abbas, que también los persigue. Sufren dos formas de ocupación: la de los sionistas y la de la Autoridad Palestina impuesta por los Acuerdos de Oslo, que actúa como brazo de seguridad de Israel.

LEER: Los niños palestinos se enfrentan a un "sufrimiento exponencial" bajo el apartheid de Israel

Esta amplia resistencia popular es más importante que los acontecimientos de la marcha de las banderas israelíes. El pueblo palestino no puede enfrentarse a la ocupación por un solo medio, porque eso es lo que quieren los sionistas.

El hecho de que la ocupación israelí llevara a cabo la marcha de las banderas de forma rápida y silenciosa significa que no requiere una respuesta de guerra, como todo el mundo esperaba. La ocupación no consiguió llevar a cabo su amenaza de asaltar Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca. Se equivocan quienes piensan que el ambiente previo al día de la marcha, que provocó declaraciones con amenazas descaradas por parte de algunos dirigentes, sólo iba dirigido a la marcha de la bandera.

Por lo tanto, el 29 de mayo no debe ser un día triste, ni los ciudadanos palestinos y árabes deben sentirse decepcionados. Por el contrario, es un día que se añade al historial de decepciones del enemigo, que se retractó de llevar a cabo las amenazas que hizo antes de la marcha. Los palestinos deberían considerarlo un día de victoria sobre el enemigo sionista.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines