Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El sionismo ha "fracasado" e Israel está en "apuros", reconoce un destacado lobby pro-israelí

Cientos de judíos ultraortodoxos como se conoce también a los antisionistas marcharon en el puente de Brooklyn para protestar contra Israel por la agresión a los palestinos y corearon como "el judaísmo no es sionismo" en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, el 27 de mayo de 2021. [Tayfun Coşkun - Agencia Anadolu]

Un destacado lobista de Israel ha admitido que el sionismo puede haber "fracasado" y que el Estado de ocupación está en "un problema mucho mayor de lo que nadie entiende". Las declaraciones fueron realizadas por Michael Koplow, del Israel Policy Forum. El grupo de presión pro-israelí dice estar "dedicado a promover el objetivo de una solución de dos estados para preservar el futuro de Israel como estado judío, democrático y seguro".

Se cree que Koplow es un líder intelectual del lobby israelí. Al igual que otros innumerables grupos de presión israelíes, el trabajo de Koplow consiste en proporcionar al establishment estadounidense una imagen positiva de Israel con el fin de mantener el continuo apoyo estadounidense al Estado del Apartheid. Su imagen cuidadosamente elaborada de Israel como una democracia y un aliado vital de Estados Unidos que se enfrenta a una amenaza existencial, ha preservado décadas de apoyo inquebrantable en Washington.

Esta imagen está empezando a resquebrajarse, sobre todo por el consenso entre los principales grupos de derechos humanos de que Israel está cometiendo el crimen del apartheid. Koplow también parece resignarse a que Israel puede haber superado el punto de redención. A lo largo de la historia, muchos han justificado su apoyo al sionismo con la esperanza de que el racismo y la limpieza étnica que conlleva la ideología de la supremacía judía se redujera con el fin de la ocupación ilegal de Palestina y la creación de una democracia floreciente. En cambio, Israel se ha transformado en un Estado de apartheid.

En su artículo, Koplow comenta un proyecto de ley en Israel que prohíbe izar banderas palestinas. "Si ondear una bandera amenaza la existencia de Israel, entonces no sólo Israel está en un problema mucho más grande de lo que nadie entiende, sino que el propio sionismo ha fracasado", dijo Koplow. "Los manifestantes que ondean banderas palestinas y los dolientes que las exhiben en los funerales no amenazan la soberanía o la seguridad de Israel de forma tangible, y pensar lo contrario delata un profundo e injustificado sentimiento de inseguridad sobre la durabilidad y la legitimidad de Israel", añadió.

Aunque Koplow expresa su consternación por la reacción exagerada de Israel ante la exhibición de banderas palestinas, no menciona que esto forma parte de un intento continuo de criminalizar las expresiones de la nación palestina y los símbolos de su identidad, que comenzó con la limpieza étnica de 1947/48 y cristalizó siete décadas después en un Estado de apartheid.

"La bandera palestina es una muestra de ideología y emoción, y tratarla como un arma la convertirá en un símbolo más potente y popular", continuó Koplow, señalando un evidente doble rasero puesto de manifiesto por la llamada Marcha de las Banderas de la derecha. "Esta semana se ha producido una particular ironía con los argumentos israelíes de que marchar por la Ciudad Vieja con banderas israelíes no es más que una demostración de legítimo orgullo israelí y no debe interpretarse en modo alguno como una incitación o amenaza hacia los palestinos, mientras que al mismo tiempo se insiste en múltiples frentes en que las banderas palestinas son intrínsecamente ilegítimas y deben interpretarse como una incitación y amenaza hacia los israelíes".

Koplow también reconoció que es un error considerar la ocupación israelí de Palestina como un conflicto entre dos fuerzas iguales; una visión que los defensores de los palestinos han tratado de transmitir todo el tiempo en Estados Unidos y que el lobby israelí trata de ofuscar: Por un lado está un Estado nuclear con el ejército más poderoso de Oriente Medio, por el otro un pueblo bajo ocupación con niños con hondas.

"Israel tiene un Estado y opera desde una posición de poder, y los palestinos no tienen un Estado y operan desde una posición de debilidad", argumentó Koplow. "Ese desequilibrio estructural debería, en teoría, hacer a los israelíes menos sensibles a los aspectos simbólicos del nacionalismo israelí y palestino, pero no es así. El hecho de la existencia de Israel y la fuerza de Israel -no sólo en relación con los palestinos, sino en términos absolutos- no ha disminuido apreciablemente las inseguridades de los israelíes, y las banderas palestinas siguen siendo tratadas en muchos casos como amenazas físicas que de alguna manera tienen la capacidad de acabar con el sionismo o la existencia de Israel".

LEER: Los diamantes representan el 50% del comercio entre la India e Israel

Categorías
IsraelNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines