Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Ucrania paga el precio de consolidar el dominio occidental

Un grupo de personas realiza una coreografía teatral durante una protesta contra los ataques rusos a ciudades ucranianas en el distrito de Beyoglu de Estambul, Turquía, el 22 de abril de 2022. [Arife Karakum - Agencia Anadolu]

La guerra ruso-ucraniana entró en su cuarto mes, sin lograr una victoria rusa decisiva que refuerce sus objetivos de la invasión, que anunció al principio de la guerra, salvo su control de algunas ciudades del este de Ucrania. La más significativa, por supuesto, es la ciudad de Mariupol y amplias zonas de la región de Donbás, que está siendo testigo de batallas campales y continuos bombardeos rusos para controlarla, después de que Moscú declarara su control sobre la estratégica ciudad de Lyman. Simultáneamente, las fuerzas rusas sufrieron grandes pérdidas, tanto humanas como de equipamiento. Miles de soldados rusos murieron y cientos de vehículos militares y tanques fueron destruidos. Aunque la pérdida más significativa de Rusia en esta guerra es la destrucción de su crucero militar más poderoso, el Moskva (el principal buque de la flota rusa del Mar Negro), considerado un duro golpe contra la flota rusa.

Rusia no consiguió entrar y ocupar la capital, Kiev, derrocar el régimen prooccidental de Volodymyr Zelenskyy y desarmar a Ucrania (y éste era uno de los objetivos rusos de la guerra). Debido a la feroz resistencia y a la heroica lucha del ejército ucraniano, que se enfrentó a esta flagrante agresión y consiguió derrotarla, el ejército ruso se vio obligado a retirarse y reagrupar sus fuerzas militares y trasladarlas hacia el este de Ucrania para continuar su invasión. El ejército ruso avanzó lentamente, y consiguió ocupar algunos pueblos y pequeñas ciudades situadas en la costa tras destruirlos por completo, y llevó a cabo la política de tierra quemada que ya aplicó en Grozni, en Chechenia, y en Alepo, en Siria.

Aquí se plantea una cuestión importante: ¿por qué Estados Unidos se apresuró a enviar el armamento más avanzado a Ucrania durante el intento ruso de invadir y ocupar la capital? Esto permitió a los militares ucranianos ganar esta batalla contra Rusia. ¿Por qué Estados Unidos dejó de enviar este tipo de armas modernas a Ucrania ahora, para defender su territorio en el Este? Sobre todo porque Zelenskyy siguió llamando y exigiendo el envío de tanques y cohetes de largo alcance, ¡pero nadie respondió a su llamada!

LEER: Perspectivas de una nueva intervención militar turca en Siria

Algunos expertos, entre los que me incluyo, creen que Estados Unidos no quiere que ambos bandos ganen al otro a corto plazo, con el fin de prolongar la guerra lo máximo posible, por razones puramente políticas. En primer lugar, Estados Unidos quiere consolidar su dominio sobre el mundo e impedir el ascenso de cualquier otra fuerza rival. Está luchando contra Rusia por delegación en el territorio de Ucrania, sin estar involucrado para entrar en Ucrania y estar comprometido en la guerra con sus militares. Rusia cayó en la trampa de Estados Unidos, y el arrogante Putin se deslizó en la trampa que Estados Unidos preparó para él, con gran voluntariedad y malicia. Del mismo modo, Ucrania también se involucró en una guerra innecesaria y evitable, que ha destruido su país, desplazado a su pueblo y matado a miles de sus soldados. Zelenskyy, con su estupidez política, no se dio cuenta de que era un juego en manos de EE.UU., que lo utilizó para conseguir sus objetivos. Que arda Ucrania, para que EEUU siga siendo el único polo poderoso del mundo. ¡Es el juego de las naciones que el comediante no entendió!

Estados Unidos quiere agotar a Rusia lo más posible, después de haberla sumergido en el atolladero ucraniano para debilitar sus capacidades militares, empujar al ejército ruso a perder su prestigio y reputación, y mostrar su debilidad junto con la fragilidad de sus armas al mundo. Así, la demanda de armas rusas se reduce, y no encuentra la manera de promoverlas y venderlas.

Aumentan las tensiones entre Rusia y Ucrania en la frontera compartida - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

La guerra ruso-ucraniana entró en su cuarto mes, sin lograr una victoria rusa decisiva que refuerce sus objetivos de la invasión, que anunció al principio de la guerra, salvo su control de algunas ciudades del este de Ucrania. La más significativa, por supuesto, es la ciudad de Mariupol y amplias zonas de la región de Donbás, que está siendo testigo de batallas campales y continuos bombardeos rusos para controlarla, después de que Moscú declarara su control sobre la estratégica ciudad de Lyman. Simultáneamente, las fuerzas rusas sufrieron grandes pérdidas, tanto humanas como de equipamiento. Miles de soldados rusos murieron y cientos de vehículos militares y tanques fueron destruidos. Aunque la pérdida más significativa de Rusia en esta guerra es la destrucción de su crucero militar más poderoso, el Moskva (el principal buque de la flota rusa del Mar Negro), que se considera un duro golpe contra la flota rusa.

Rusia no consiguió entrar y ocupar la capital, Kiev, derrocar el régimen prooccidental de Volodymyr Zelenskyy y desarmar a Ucrania (y éste era uno de los objetivos rusos de la guerra). Debido a la feroz resistencia y a la heroica lucha del ejército ucraniano, que se enfrentó a esta flagrante agresión y consiguió derrotarla, el ejército ruso se vio obligado a retirarse y reagrupar sus fuerzas militares y trasladarlas hacia el este de Ucrania para continuar su invasión. El ejército ruso avanzó lentamente, y consiguió ocupar algunos pueblos y pequeñas ciudades situadas en la costa tras destruirlos por completo, y llevó a cabo la política de tierra quemada que ya aplicó en Grozni, en Chechenia, y en Alepo, en Siria.

Aquí se plantea una cuestión importante: ¿por qué Estados Unidos se apresuró a enviar el armamento más avanzado a Ucrania durante el intento ruso de invadir y ocupar la capital? Esto permitió a los militares ucranianos ganar esta batalla contra Rusia. ¿Por qué Estados Unidos dejó de enviar este tipo de armas modernas a Ucrania ahora, para defender su territorio en el Este? Sobre todo porque Zelenskyy siguió llamando y exigiendo el envío de tanques y cohetes de largo alcance, ¡pero nadie respondió a su llamada!

LEER: La CPI es una herramienta del Occidente arrogante e imperialista

Algunos expertos, entre los que me incluyo, creen que Estados Unidos no quiere que ambos bandos ganen al otro a corto plazo, con el fin de prolongar la guerra lo máximo posible, por razones puramente políticas. En primer lugar, Estados Unidos quiere consolidar su dominio sobre el mundo e impedir el ascenso de cualquier otra fuerza rival. Está luchando contra Rusia por delegación en el territorio de Ucrania, sin estar involucrado para entrar en Ucrania y estar comprometido en la guerra con sus militares. Rusia cayó en la trampa de Estados Unidos, y el arrogante Putin se deslizó en la trampa que Estados Unidos preparó para él, con gran voluntariedad y malicia. Del mismo modo, Ucrania también se involucró en una guerra innecesaria y evitable, que ha destruido su país, desplazado a su pueblo y matado a miles de sus soldados. Zelenskyy, con su estupidez política, no se dio cuenta de que era un juego en manos de EE.UU., que lo utilizó para conseguir sus objetivos. Que arda Ucrania, para que EEUU siga siendo el único polo poderoso del mundo. ¡Es el juego de las naciones que el comediante no entendió!

Estados Unidos quiere agotar a Rusia lo más posible, después de haberla sumergido en el atolladero ucraniano para debilitar sus capacidades militares, empujar al ejército ruso a perder su prestigio y reputación, y mostrar su debilidad junto con la fragilidad de sus armas al mundo. Así, la demanda de armas rusas se reduce, y no encuentra la manera de promoverlas y venderlas.

La invasión rusa de Ucrania podría provocar escasez de pan en algunas partes del mundo árabe - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Desde el comienzo de la guerra, Putin ha tratado de crear pretextos para el mundo invocando la historia para justificar su invasión de Ucrania, que él no considera una invasión, sino una corrección de un rumbo equivocado cometido por Lenin.

Se trata, sin duda, de una lógica retorcida. Según la lógica de Putin, todos los países del mundo tienen derecho a invadir un país vecino para volver a las fronteras anteriores a la Primera Guerra Mundial, o quizás incluso antes. Todos los países que existían después de la Primera Guerra Mundial tienen disputas fronterizas con sus países vecinos. De hecho, muchos territorios rusos formaban parte del Imperio Otomano, por lo que Turkiye tiene derecho a recuperarlos y lanzar una guerra contra Rusia.

En conclusión, el mundo actual asiste a un conflicto de estrategias ante la intensa rivalidad entre Rusia y China para formar un nuevo orden mundial frente a Estados Unidos que, a su vez, hace todo lo posible por mantener su dominio sobre el mundo y establecer las reglas del sistema unipolar, con una referencia occidental. Estados Unidos estableció este sistema tras la caída de la Unión Soviética y la caída del Muro de Berlín en los años noventa del siglo pasado. Así pues, Ucrania es una de sus víctimas y, por supuesto, no será la última.

LEER: Israel es un Estado de apartheid, jurídica, política y moralmente", concluye una conferencia histórica

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines